Secciones
Síguenos en:
CLINTON OFICIALIZA SU ESTRATEGIA ANTIDROGAS

CLINTON OFICIALIZA SU ESTRATEGIA ANTIDROGAS

El presidente estadounidense, Bill Clinton, prepara un cambio en la estrategia de la lucha contra las drogas para centrarse más en la prevención del consumo que en la represión, informaron ayer funcionarios estadounidenses. Thomas McLarty, jefe de gabinete de la Casa Blanca, anunció que Clinton cree que los recursos de la lucha contra las drogas deben ser destinados a la educación, al tratamiento y al combate a nivel nacional y estatal .

El martes, Clinton anunció la reducción en un 83 por ciento del personal de la Oficina de la Política Nacional de Control de las Drogas, dentro del plan más amplio de reducción de gastos en el Gobierno.

El cambio de estrategia que proyecta Clinton modificaría la prioridad que dio el anterior presidente, George Bush, quien se centró en la represión y la lucha militar en el exterior contra el narcotráfico.

Bush pasó de 6.600 millones de dólares en la asignación presupuestaria en la lucha contra la droga a 10.841 millones en 1991, 11.953 en 1992 y 12.729 para 1993.

En ese contexto, la administración estadounidense incrementó las partidas de ayuda al exterior, particularmente a las naciones andinas como Bolivia, Colombia y Perú, que, en 1991, se elevaron a 640 millones de dólares; 763 en 1992 y 768 para 1993.

Durante un largo período en el gobierno de Bush la Casa Blanca insistió en militarizar la lucha contra las drogas en el extranjero. Clinton, que durante su campaña electoral dijo que debe continuarse con la lucha contra el consumo de drogas en EE.UU., redujo el martes de 146 a 26 el número de los funcionarios de la Oficina de la Política Nacional de Control de las Drogas dependiente de la Casa Blanca.

Sin embargo, en los planes del nuevo presidente está restablecer la jerarquía ministerial del zar de la lucha contra las drogas para un trabajo más directo y coordinado con la Casa Blanca.

El demócrata Charles Rangel, presidente del Comité Antinarcóticos de la Cámara de Representantes, dijo que la oficina de lucha antidrogas de la Casa Blanca se había convertido, durante el gobierno de Bush, en una burocracia política.

William Bennett, primer zar de la lucha contra la droga que tuvo rango ministerial, criticó los planes de Clinton y predijo ayer que la oficina encargada de la Casa Blanca dejará de ser una prioridad. Cuando Bennett fue sustituido por Robert Martínez, a éste ya no se le reconoció el nivel ministerial y paulatinamente su importancia fue disminuyendo hasta quedar en un limbo burocrático por su falta de influencia, según algunos comentaristas. Reducción en masa De otra parte, Clinton eliminó ayer 100.000 puestos de la fuerza federal laboral mediante la disolución de comisiones consideradas innecesarias y la reducción de gajes extras del poder, tras alegar que los estadounidenses no desean un gobierno que cueste más y haga menos .

En la segunda ronda de su campaña, dirigida a reducir el costo de la burocracia, Clinton firmó tres órdenes ejecutivas destinadas a reducir la burocracia, tal como lo prometió durante su campaña electoral. Clinton anunció la reducción del 25 por ciento de los empleados de la Casa Blanca.

Durante una reunión de gabinete, dijo que el pueblo demanda y merece un gobierno activo. No quiere un gobierno que malgaste el dinero .

Entre los privilegios eliminados por Clinton figuran limusinas conducidas por choferes para uso de vicesecretarios del gabinete; salones comedores para ejecutivos en las oficinas federales y algunos vuelos en aviones gubernamentales.

Clinton dijo que sus medidas reducirán en un 12 por ciento los costos administrativos en un período de cuatro años. El presidente expresó que lograría las reducciones de la mano de obra federal mediante el retiro normal de empleados gubernamentales No creo necesario dictar cesantías .

Una semana antes de dar a conocer un programa económico de aumento de impuestos, nuevos gastos y una exención de impuestos tanto para promover la economía como para reducir el déficit, Clinton dijo que quiere demostrar al país que el Gobierno puede hacer más con menos .

Clinton impartió órdenes ejecutivas que reducirán en 100.000 empleados la fuerza laboral federal de 21 millones de civiles para fines de 1995, en que un 10 por ciento de los cortes provendrán de cargos directivos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.