Mirada singular a lo de todos los días

Mirada singular a lo de todos los días

Durante un día entero, Mónica Espinosa llamó por teléfono, cada dos horas, a distintos lugares del mundo, siguiendo la línea de la noche. Números elegidos al azar en Bogotá, Sao Paulo (Brasil), Los Ángeles (E.U.), Sídney, Moscú, Alaska (E.U.), entre otros sitios del mundo, recibieron su llamada.

27 de abril 2010 , 12:00 a.m.

“Hola, soy Mónica. ¿Ya es de noche?”, preguntaba.

“Sí, claro –contestaba una voz al otro lado de la línea–.

“Llamaba para desearte buenas noches”.

Así, esta mexicana que ahora expone ‘El peso del mundo’ en la galería Casas Riegner, de Bogotá, con la curaduría del experto Michel Blancsubé, siguió la llegada de la noche por todo el planeta.

“Cae la noche –se llama este audio– surge porque mi trabajo tiene que ver con lo oculto en el mundo. Lo que nadie ve, pero que actúa en silencio, aunque creemos que sin nuestra presencia no existe. Hablo de lo que pasa cuando cierras los ojos. Creemos que el mundo desaparece porque uno duerme, pero, en otra parte, todo sigue activándose”, dice.

‘Capturar’ lo cotidiano y devolverle la importancia a lo que generalmente no se la damos es la línea de esta exposición. Así, presenta Sunbeam, varios cuadros en collage hechos con partes de cartulinas que cortó y luego envió a amigos en Alemania, Colombia, Brasil y distintas zonas de México. “Ellos los pusieron al sol un tiempo y, luego, me los devolvieron. Como eran distintos climas, el sol hace un ‘quemado’, un desgaste del papel diferente, cambiándolo del blanco al ocre. Es una pieza que trata de captar los rayos del sol”.

La artista muestra varios objetos que “salen a trabajar” cada día, como un sacapuntas, un metro y una rueda dentada. Los ubicó en varios contextos y los fotografió durante una semana. De nuevo, resalta cosas que la gente, generalmente, no tiene en cuenta.

“Habitamos constantemente en fronteras, como de la cocina al comedor, por ejemplo”. La artista se fotografía a sí misma en el límite de un aguacero: a sus espaldas llueve, pero al frente está seco y ella escurre agua en el borde de la lluvia. Una mirada poética a lo que vemos cada día.

ARTISTA CON BUEN COMIENZO.

Mónica Espinosa nació hace 32 años en el Distrito Federal de México. Es egresada de la Escuela Nacional de Pintura y Grabado, de ese país. Desde el 2000, cuando empezó profesionalmente su carrera, ha expuesto en colectivas en Alemania, Brasil, Nueva York, Alemania, México, Polonia, Perú, Argentina y esta exposición individual en la galería Casas Riegner, de Bogotá. El curador fue Michel Blancsubé, que ha coordinado exposiciones en Sao Paulo, Buenos Aires, México y la Biblioteca Luis Ángel Arango

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.