Revive el debate migratorio

Revive el debate migratorio

Como bien dice el paradójico lugar común que pregona que no hay mal que por bien no venga, la irresponsable y mal intencionada ley de Arizona que criminaliza la inmigración ilegal autoriza a la policía estatal a convertirse en improvisados agentes de inmigración y coloca bajo sospecha a la población latina del estado, ha reavivado el debate nacional sobre la reforma migratoria integral.

27 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Y si en algo coinciden los dos bandos, que por cuestiones de principio y de estrategia política mantienen posiciones aparentemente irreconciliables en el tema migratorio, es que la única manera de evitar que los gobiernos estatales se entrometan en los asuntos que pertenecen al ámbito federal es obligando al gobierno federal a que cumpla con sus funciones.

Enfrentada a una situación política complicada, a la gobernadora Jan Brewer no le tembló la mano para firmar una ley que la muestra sensible al clamor de la población, que le ayuda en su campaña a la reelección y le congracia con los votantes para que le aprueben un nuevo impuesto.

Obama también se insertó con fuerza en el debate político sobre la inmigración y rompiendo con los protocolos se lanzó en un ataque directo contra una ley estatal que, a su juicio, aborda el tema migratorio de manera irresponsable. Obama dijo que la senda descarriada que toma la ley “socava las nociones fundacionales de equidad y trato justo que los americanos tanto apreciamos”.

Al mismo tiempo, coincidió el Presidente con los ciudadanos de Arizona en la necesidad imperiosa de resolver el problema de fondo y urgió al Congreso a esforzarse por aprobar una reforma migratoria integral. Pero subrayó que sin contar con el apoyo de un puñado de congresistas republicanos no hay posibilidad de aprobarla. Los demócratas solos no cuentan con los votos necesarios.

Aparentemente, la estrategia del Presidente y de los líderes del Partido Demócrata en el Congreso es forzar a los republicanos a que declaren su oposición a la reforma antes de la elección de noviembre para utilizarlo en estados como Nevada, Colorado e Illinois, y en todos aquellos estados en los que el voto de los hispanos puede marcar la diferencia entre el triunfo y la derrota.

Lo que está en discusión ahora es si el debate en el Congreso debería darse este año o el próximo. Quienes abogan por que sea este año señalan que sería más fácil convencer a unos cuantos republicanos moderados que esperar al año próximo y arriesgar que, como algunos predicen, variara la conformación del Congreso después de las elecciones de noviembre y los republicanos aumentaran su representación en ambas Cámaras.

En este sentido, la apuesta del Presidente es convocar a los republicanos moderados a que adopten una posición conciliatoria y no se arriesguen a que se repita la historia que protagonizaron en California en 1994.

La moraleja es simple. En ese momento crucial, el entonces gobernador republicano Pete Wilson se lanzó con fuerza contra los inmigrantes ilegales.

Al mismo tiempo, los activistas dentro de su partido patrocinaron una iniciativa de ley que les negaba a los indocumentados acceso a servicios de salud y a los hijos de estos el derecho a la educación. La proposición 187 fue aprobada por los votantes aunque después fue declarada inconstitucional en los tribunales. Políticamente, sin embargo, el apoyo de los republicanos a estas drásticas medidas terminó teniendo un enorme costo político. Desde entonces, el Partido Republicano carece de fuerza política real en el estado.

Y esta es, precisamente, la apuesta de los demócratas este noviembre en estados como Nevada, Colorado e Illinois, donde el voto hispano ya demostró su poder en la elección del 2008, y en otros estados donde, inexorablemente, los hispanos serán quienes decidan el triunfo o la derrota de los políticos.

Más claro, ni el agua. Si los republicanos no entienden lo que está en juego con la reforma migratoria, bien podrían pagar las consecuencias en noviembre

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.