Que suenen los acordeones

Que suenen los acordeones

Esta noche, en Valledupar, sonarán los acordeones para dar oficialmente comienzo a la edición número 43 del Festival de la Leyenda Vallenata. Una vez más, los fuelles, las cajas, las guacharacas y las voces llevarán un tono nostálgico, pero igualmente emotivo. Será el gran homenaje a Rafael Escalona, genial y prolífico compositor, que va a estar, desde el balcón de su ‘casa en el aire’, viendo complacido los actos en su honor, al igual que su ciudad llena por cuenta de los duelos de acordeoneros, ya en la tarima Francisco El Hombre o en el Parque Consuelo Araújo, donde novatos y veteranos se medirán en busca de la codiciada corona de Rey.

27 de abril 2010 , 12:00 a.m.

El maestro Escalona era una figura emblemática, dentro de las que fundaron el que hoy es uno de los eventos más sonoros y simbólicos del folclor nacional, cuyos ecos hace rato retumban allende las fronteras. Sin pasar por alto a personajes como el Nobel Gabriel García Márquez, quien, aparte de su presencia en algunos de los festivales, condujo el vallenato a la literatura universal.

Sobra destacar el sentido cultural del Festival, donde, entre ritmos de paseo, merengue, puya y son, sus grandes juglares, como el viejo Emiliano Zuleta, Leandro Díaz, Lorenzo Morales, Alejo Durán, Colacho Mendoza, entre una larga lista, han divulgado tradiciones, identidad, poesía, leyendas, amores y en general la idiosincrasia de ese alegre pueblo. El vallenato ya no es solo una música que ha terminado por conquistar la representación internacional del folclor colombiano: es un mundo que atrae a escritores, guionistas de telenovelas, sociólogos, directores de cine y pintores.

Este festival tiene, además, un atractivo especial, pues Lorenzo Morales, ‘Moralito’, uno de los que más bellamente han tocado el acordeón y quien dio origen a La gota fría, de Emiliano Zuleta, a sus 95 años, quiere estar ahí.

Mermado en su salud, pero no en su alma de folclorista, el compositor desea presentar su canción La nevada y mi jardín, un paseo que compuso hace más de 40 años y que competirá en la modalidad de canción inédita. ‘Moralito’ ha tenido que visitar últimamente los centros médicos, pero como la música es su vida, había recomendado: “Si me muero, no dejen de presentar mi canción”.

Su sueño de oírla se le va a cumplir.

Miles de turistas se congregarán, otra vez, en la cálida Valledupar, pues este festival, aparte de propulsor de la música y defensor de las tradiciones regionales, se ha constituido también en una veta turística de localidades cercanas y del interior del país. Suenen, pues, los acordeones, que Escalona será uno de los primeros en aplaudir.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.