Las pistas del caso Pizarro que la justicia ignoró por 20 años

Las pistas del caso Pizarro que la justicia ignoró por 20 años

Gerardo Gutiérrez Uribe, el sicario que mañana hará exactamente 20 años asesinó al jefe del M-19 y candidato presidencial Carlos Pizarro Leongómez, fue entrenado directamente por Carlos Castaño en su casa quinta del sector de El Poblado, en Medellín.

25 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Fue en esa misma mansión donde semanas antes se planearon los últimos detalles del crimen, que hizo parte de un macabro plan de ultraderecha que se cocinó en Montería, en la finca Las Tangas, en una cumbre de ‘paras’ y narcos a la que supuestamente asistió también una docena de oficiales del Ejército.

Esos datos son algunos de los más recientes consignados en el expediente por ese magnicidio, que esta semana fue declarado crimen de lesa humanidad para evitar que la demora de la justicia impida seguir con la investigación. Los entregó un ex ‘para’ que estuvo con Castaño desde que este era el que cumplía las órdenes de su hermano Fidel hasta que se convirtió en el máximo jefe de las autodefensas.

Los hermanos fueron condenados en el 2002 como autores intelectuales del crimen de Pizarro, el hombre que llevó al M-19 a la paz con el gobierno Barco. Ahora, la Fiscalía mira de nuevo hacia los sobrevivientes de la llamada ‘Casa Castaño’ para llegar hasta los otros cerebros del crimen, que según les dijo el propio Fidel a dos ex jefes del M-19 que lo entrevistaron hace más de 15 años, fueron “muchos más; los de siempre”.

Además del ex Auc que ya está declarando, los fiscales emplazarán a Antonio de Jesús Roldán, el jefe paramilitar ‘Monoleche’ –cuñado de Carlos Castaño y su asesino en el 2004– para que diga lo que sabe y mantenga así los beneficios de rebaja de pena que tiene por estar en Ley de Justicia y Paz.

Entre las preguntas pendientes está la supuesta pertenencia del entonces coronel Iván Ramírez al esquema de los Castaño. Es el mismo general (r.) Iván Ramírez que está llamado a juicio por el caso de los desaparecidos del Palacio de Justicia y que esta semana fue mencionado por el jefe ‘para’ Salvatore Mancuso como ficha de las autodefensas.

Los ‘suizos’ Los procuradores y fiscales que investigan los magnicidios de Pizarro, de Luis Carlos Galán (ordenado por el cartel de Medellín) y Bernardo Jaramillo Ossa no dejan de sorprenderse porque las decisiones que ellos están tomando ahora no hubieran llegado hace años.

A Pizarro Leóngómez lo mató un ‘suizo’ el 26 de abril de 1990. ‘Suizo’ era una palabra clave para ‘suicida’. Y les decían así no porque los sicarios tuvieran la certeza de que iban a morir durante el crimen, sino porque parte del plan era que los mataran minutos después de que cumplían su cometido.

“El modus operandi utilizado en uno y otro magnicidios, en los que después de cometidos los crímenes se dispara contra los autores materiales con el fin de acallarlos, fue el mismo”, dice el único fallo de la justicia colombiana sobre el crimen de Pizarro.

En 20 años, sin embargo, no se investigó a fondo esa conexión. La hipótesis que planteó el juez en el 2002 es que los infiltrados de Castaño en el DAS no solo le informaban de los movimientos de sus protegidos –”(los ‘paras’) podían contar con informantes del DAS que formaban parte de las escoltas asignadas”, dice la sentencia– sino que tenían orden de asegurarse de que los asesinos murieran durante la reacción al ataque.

Por eso, todos los escoltas de Pizarro, incluidos los del M-19, serán llamados a declarar en el proceso. Pero la atención está puesta en Jaime Ernesto Gómez Muñoz, quien según testigos disparó contra el sicario cuando este estaba ya reducido por otros escoltas.

Aunque el DAS y otras autoridades de la época hablaron de un sicario suicida, lo cierto es que el asesino contaba con una norma que ese día, precisamente, se violó porque Pizarro llegó tarde: nadie debe ir armado en la cabina de un avión comercial. Por el afán, los guardaespaldas no entregaron sus armas sino que se comprometieron a quitarles los proveedores. 20 años después, las autoridades se preguntan por qué las investigaciones internas no terminaron en nada, si el de Pizarro era ya el tercer magnicidio de personas cuya protección había sido asignada al DAS. “¿Por qué razón no fueron sancionados los funcionarios cuando era evidente la seguidilla de errores?”, dice la Procuraduría. Incluso, se investiga si un escolta asignados a Pizarro venía de trabajar también con Jaramillo.

Entre los dos crímenes pudo haber una conexión de alto nivel en el DAS, según indicios en manos de la Procuraduría: por eso pidió que el ex jefe de Inteligencia Alberto Romero fuera llamado a declarar por los dos magnicidios, pues para la época él tenía contacto con un informante secreto que resultó ser Carlos Castaño. Romero también fue señalado por el testigo que entregó la ubicación de la mansión de los Castaño en Medellín, cuya existencia ya fue comprobada por la Fiscalía.

Entre los testimonios de la época que hablan de un infiltrado de Castaño en altos niveles del DAS estuvieron los de Carlos Mario Urquijo, ‘el Arete’, ex sicario del cartel de Medellín que hoy vive en el exterior; y el de un testigo sin rostro, identificado como ‘45’, que resultó ser el asesinado Diego Londoño White, ex dirigente paisa enredado con el cartel de Medellín. Una policía del aeropuerto Eldorado que nunca fue llamada a declarar a pesar de que siempre estuvo plenamente identificada puede dar también luces en el proceso. Se llama Herminda Barragán García y, poco antes del despegue del fatídico vuelo 0532 de Avianca, entró a la sala de abordaje con la excusa de que un pasajero había olvidado un paquete al otro lado del puesto de control. El pasajero resultó ser Gerardo Gutiérrez Uribe, el sicario.

“Llevaba no sé si una revista y el muchacho la metió al maletín”, dijo un testigo. Ese paquete pudo ser la ametralladora miniingram 3,80, especialmente adaptada para que solo disparara ráfagas, que mató a Carlos Pizarro.

- OTTY PATIÑO HABLA DEL LÍDER SACRIFICADO “Lo grave del asesinato de Carlos es que no fue un crimen contra un can- didato a la Presidencia. También quisieron matar un proceso de paz”, advierte Otty Patiño, ex inte- grante del M-19 que lideró la inves- tigación por el crimen de Pizarro, acordada con el gobierno de Virgi- lio Barco.

Según Patiño quienes decidieron la muerte de Carlos no fueron los Castaño.

Detrás de ellos hubo un grupo que se reunía en la terraza de un conocido hotel de Medellín. “A Bernardo Jaramillo y a Pizarro los mató 'la Terraza': “no la banda de Medellín, sino un grupo de extrema derecha”. Patiño, que hoy trabaja con el Distrito, advierte que un avance importante en la investigación de la Fiscalía sería llegar a saber quién era la gente de la terraza del hotel. “Espero que los que ordenaron su asesinato digan la verdad”, señala.

- ANTONIO NAVARRO, OTRO EX JEFE DEL ‘EME’, DICE QUE PIZARRO ERA MAL BAILARÍN “Su forma de hablar era única porque tenía mucha poesía. A pesar de lo tímido tenía un encanto adicional, era apuesto y gran líder militar. Las mujeres se derretían por él y eso que era un bailarín terrible. Terminaba pisando a la que sacaba”, dice Antonio Navarro, ex miembro del M-19 y actual Gobernador de Nariño. Sobre el crimen, señala que Pizarro “se confió de la protección que teníamos y se ha demostrado que esta protección fue cómplice, por lo menos parcialmente, del crimen”. “Carlos tomó la iniciativa de que se iniciara un proceso de paz. Incluso él y Fayad viajaron a la Uribe para convencer a las Farc de que lo hicieran juntos. No los convenció pero no desistió de hacerlo aún en solitario”.

- SEGÚN EL DAS, LA ESCOLTA NO FALLÓ Aunque Carlos Pizarro fue el tercer candidato presidencial custodiado por el DAS asesinado en medio año –entre agosto de 1989 y abril de 1990–, la investigación interna de ese organismo no encontró mayores motivos de reproche para sus escoltas.

La investigación se cerró el 10 de agosto de 1990, a cuatro meses del crimen. Aunque el protegido murió, el inspector de seguridad del DAS consideró que no hubo ninguna falla y que la muerte del sicario “fue una acción hábil de la seguridad” del candidato.

El crimen, concluyeron, “no era previsible, ni siquiera con diligencia máxima”, pues se trató de “un acto suicida por cuanto la audaz acción del agresor le costaría la vida con certeza absoluta”.

En el informe no quedó registro de quién fue el agente del DAS que mató al sicario.

- PARDO HABLA DEL QUE HIZO LA PAZ "Con Pizarro, el M-19 logró pasar de la guerra a la paz. Y el país le recom- pensó ese paso", dice Rafael Pardo, ex consejero presidencial de Paz, al frente de los diálogos con Carlos Pizarro en las montañas de Ortega (Tolima) en 1989. "Tuvimos un año largo de negociaciones muy inten- sas y decisivas.

En ese escenario Carlos Pizarro fue leal y franco en la negociación y ejerció un lideraz- go", señala Pardo, hoy candidato presidencial del partido Liberal. El desarme del 'Eme' se da en marzo de 1990, y la vida de su líder, Piza- rro, es cegada días después. "So- brevivió 20 años en la guerra y fue infortunadamente asesinado en 20 días de paz", dice Pardo. "Su muer- te fue un retroceso pero por fortu- na el M-19 tuvo el liderazgo de Antonio Navarro para aportar al país, que participó en la Asamblea Nacional Constituyente". "Directo, analítico, sincero y fácil para negociar porque no tenía nada bajo de la mesa", así describe Pardo al hombre con el que negoció la paz.

- A. NAVARRO, OTRO EX JEFE DEL ‘EME’, DICE QUE PIZARRO ERA MAL BAILARÍN “Su forma de hablar era única, tenía mucha poesía. A pesar de lo tímido, tenía un encanto adicional: era apuesto y gran líder militar. Las mujeres se derretían por él y eso que era un bailarín terrible. Terminaba pisando a la que sacaba”, dice Antonio Navarro, ex jefe del M-19 y actual Gobernador de Nariño. Sobre el crimen, señala: “Pizarro se confió de la protección que teníamos y se ha demostrado que esta protección fue cómplice, por lo menos parcialmente”. “Carlos tomó la iniciativa de un proceso de paz. Incluso él y Fayad viajaron a Uribe (Meta) para convencer a las Farc de negociar juntos.

No los convenció, pero no desistió de hacerlo solo”.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.