UNA EXPOSICIÓN SOBRE EL RÍO MAGDALENA LLEGA A MEDELLÍN Para viajar por el alma de Colombia

UNA EXPOSICIÓN SOBRE EL RÍO MAGDALENA LLEGA A MEDELLÍN Para viajar por el alma de Colombia

24 de abril 2010 , 12:00 a.m.

VÍCTOR HUGO VARGAS PARA EL TIEMPO Desde hace más de 500 años el río Magdalena arrastra en sus ocres aguas historias de culturas indígenas y de conquistadores asombrados. Luego, relatos de pescadores lanzando su atarraya y románticos viajes en coloridos barcos de vapor. Como el reflejo de las luces de los pueblos ribereños en su espejo de agua, así pasa la historia de Colombia a través de él.

Por ese vínculo especial entre el pueblo colombiano y su principal afluente, el Museo Nacional de Colombia y el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh) crearon en el 2008 la exposición ‘Río Magdalena, navegando por una Nación’. Esta muestra, que fue todo un éxito en Bogotá llega por cuenta de la Alcaldía, la Biblioteca Pública Piloto y las cajas de compensación Comfama y Comfenalco, que la traen hasta el 10 de julio a los Parques Biblioteca de la Quintana, San Javier y Belén.

En conjunto, la propuesta museográfica es una experiencia de viaje por 20 de los 128 municipios que toca el río al cruzar por 18 departamentos.

Para la curadora Margarita Reyes, ‘Navegando por una Nación’ “es una expedición que invita a la reflexión sobre lo que significa el río para los colombianos”, y a su vez un diálogo pedagógico y didáctico sobre nuestro principal río, su pasado y presente.

Con sus 1.540 kilómetros de múltiples paisajes, que van desde el páramo hasta los valles, el Magdalena es el alma misma de la nación colombiana, aunque hoy muchos de sus recursos estén disminuidos: la pesca se ha reducido hasta en un 88 por ciento, según Cormagdalena.

La exposición está estructurada de manera geográfica: Magdalena alto, que se puede disfrutar en el Parque Biblioteca Tomás Carrasquilla, en Robledo; Magadalena medio, en el Parque Biblioteca Belén, y Magdalena bajo, en la biblioteca de San Javier.

En medio de fotografías, videos, piraguas, atarrayas, testimonios de personajes representativos de cada región y una multiplicidad de recursos, el ‘viajero’ podrá acercarse a la verdadera dimensión, al valor simbólico y real de ‘navegar’ por el río Grande de la Magdalena.

Daniel Bustamante / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.