SON ALREDEDOR DE 50 FANÁTICOS DE LA SAGA DEL JOVEN Y VALIENTE MAGO BRITÁNICO ‘Paisa Potter’ ponen su magia

SON ALREDEDOR DE 50 FANÁTICOS DE LA SAGA DEL JOVEN Y VALIENTE MAGO BRITÁNICO ‘Paisa Potter’ ponen su magia

24 de abril 2010 , 12:00 a.m.

SIMÓN MAYA O.

Para EL TIEMPO Hogwarts, el emblemático colegio donde estudia Harry Potter, hace dos años tiene una sucursal en Medellín, pero sin una sede específica sino que se rota por distintos sitios públicos de la ciudad.

Mensualmente los Paisa Potter, como se hacen llamar los fanáticos de este personaje creado por J.K. Rowling se reúnen bien en el Parque de los Deseos, el Jardín Botánico o el Parque de los Pies Descalzos para recrear las escenas de la saga y compartir, como lo harían en un centro de estudios de magia: no faltan las varitas mágicas, bufandas, gorros, camisetas, capas y todo lo que les hace sentirse como los protagonistas de la saga.

Cuando llegan organizan carteles, bases y demás elementos necesarios para hacer los duelos de magos y actividades entre las que se encuentran el ajedrez mágico, el pañuelito y el Quiddich (el juego más importante de la saga).

Muchos transeúntes se detienen a observarlos y a compartir la magia que transmiten; unos se ríen, otros se acercan a preguntarles quiénes son y otros los felicitan.

En ese momento Luisa Rubiano pasa a ser Hermione Granger; Santiago Ortiz, Cygnus Black; Daniela Agudelo, Akane; Natalia Alzate, Azula; y así sucesivamente. Son nombres de la obra o elegidos a voluntad del portador, que decide mudarse a la personalidad que le señala su fantasía.

Para todos es una forma de alejarse momentáneamente de una cotidianidad no tan divertida, y en la cual son calificados de raros debido a la trascendencia que le dan a historias fantásticas.

Su ‘goma’ es tan absorbente que no pasa un día sin pensar o actualizarse sobre lo último que haya salido con relación a su héroe. Fue todo un suceso que Rowling creara una cuenta en Facebook en la cual pueden conocer sobre ella.

Para Natalia Alzate, miembro del grupo hace un año, ser un Paisa Potter es “ponerle magia a todas las cosas que se hacen para que la vida no sea tan plana, es darle ese toque especial a todo lo que te rodea”, y esa magia es la que buscan transmitir a la ciudad.

El principio de todo fueron siete personas que se reunieron en el foro de internet Harrylatino para conversar acerca de sus lecturas, a medida que crecieron adaptaron los juegos mágicos a las reuniones. Aun mantienen la red como mecanismo de comunicación y forma de intercambiar sus experiencias con otros jóvenes de Iberoamérica. Pero adicionalmente, aseguran el contacto cara a cara con los del valle de Aburrá con reuniones mensuales.

En marzo fue su segundo aniversario y lo celebraron en la terraza del centro de convenciones Plaza Mayor, discutiendo temas relacionados con el futuro del grupo. Pero después de solucionar asuntos serios culminaron con un momento que para ellos tiene un valor ritual que resalta el sentido de hermandad.

Akane sacó una galleta de soda con toda la ceremoniosidad, la mordió y la pasó a cada uno de los cerca de 30 'harrymaníacos' que la acompañaban. Cada uno le dio un mordisco pequeño para que alcanzara a rotar tres veces.

Pero lo normal es que los encuentros se desarrollen en torno a Harry Potter, recreando sus hazañas. Dependiendo de las habilidades de los asistentes, se dividen en cuatro casas, tal como en la saga: los ambiciosos van a dar a Slytherin; los inteligentes, a Ravenclaw; los valientes, a Gryffindor, y los luchadores estarán en Hufflepuff. Para descubrir quién es quién, se someten a un test que cumple la función de sombrero seleccionador.

En una ocasión usaron el ajedrez gigante de la estación Estadio del Metro para escenificar la partida del libro Harry Potter y la piedra filosofal, donde el pequeño mago tiene que vencer a Voldemort, su antagonista. Ahí, cada ‘Paisa Potter’ tomó posiciones en las respectivas casillas, como piezas humanas y se movían a voluntad del líder. Al final ganaron los negros, pero solo con argucias de hechicería blanca.

Lo más importante es que entre todos reina un gran compañerismo y ni la edad es limitante, pues se relacionan desde los 14 hasta los 27 años, sin que esto sea un impedimento para hacerse buenos amigos.

Al fin y al cabo poseen los mismos gustos, que no se limitan solo al niño del rayo en la frente; se extienden a temas como el rock y el gusto por las prendas oscuras.

Ingresar no es complicado, simplemente se debe estar dispuesto a compartir su fanatismo y ‘empelicularse’.

Javier Agudelo - EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.