DE LA EUFORIA AL COMPROMISO Y del ‘voto joven’, ¿qué?

DE LA EUFORIA AL COMPROMISO Y del ‘voto joven’, ¿qué?

La Registraduría Nacional ha calculado que para las próximas elecciones del mes de mayo unos cuatro millones de colombianos entre los 18 y los 26 años concurrirán a las urnas para elegir Presidente.

24 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Si estos cálculos se confirman, la juventud colombiana representaría el 25 por ciento de los votos totales que serían de unos 16 millones, según vaticinó el propio Registrador. Pero si a ese fragmento poblacional con menos de 26 años le sumamos el de quienes tienen entre 27 y 35, diríamos, sin duda, que las nuevas generaciones de colombianos tendrán un peso definitivo en la elección del sucesor de Álvaro Uribe.

De allí que uno se explique por qué contar con la simpatía de las juventudes siempre ha sido obsesión de los candidatos. En todas las campañas existen capítulos especiales para los jóvenes cada vez con mayor peso dentro de ellas e, incluso, con capacidad de decisión en los partidos políticos.

Para mostrarlo con ejemplos concretos, habrá que decir que Mockus ha basado su exitosa estrategia mediática en la juventud y que la última rebelión de algunos ‘godos’ en contra de Noemí Sanín viene precisamente de los representantes de las juventudes conservadoras que tienen asiento en el directorio nacional de esa colectividad. Ambas manifestaciones demuestran que los jóvenes ya no sólo sirven para repartir volantes dentro de las organizaciones políticas.

No obstante, hay ciertos factores que nos obligan a revisar con más cuidado el fenómeno del ‘voto joven’.

Si bien es cierto que las redes sociales por Internet cambiaron el ritmo de la política y convocaron a sus usuarios naturales, los jóvenes, a no quedarse por fuera del ajetreo electoral, la pregunta es cuántos de esos mismos cibernautas acudirán con el mismo entusiasmo a depositar su voto físico el domingo 30 de mayo. Todavía más: ¿cuántos de esos ‘ciberfans’ de los políticos en el Facebook o Twitter han alcanzado su mayoría de edad? ¿Cuántos reclamaron su cédula ya? ¿Cuántos saben en qué punto de la ciudad les corresponde votar? ¿Cuántos, trasnochados haciendo caso omiso de la ley seca, se levantarán al día siguiente para darle el voto al candidato por el que insultaron y se hicieron insultar en los interminables foros del famoso Facebook? La realidad es que el voto más indisciplinado –o al menos el más impredecible– ha sido históricamente el de los jóvenes. Aunque su indiferencia por los asuntos políticos del país se ha mermado, de la euforia electrónica al verdadero compromiso ciudadano hay todavía mucho trecho.

Con todo, habrá que decir que el ‘voto joven’ no traga entero y no vive de mera propaganda. Por eso, los candidatos tendrán que recurrir a una equilibrada combinación de medios efectivos de comunicación, más un énfasis programático alrededor de las preocupaciones de la juventud, que han variado mucho en estos últimos cuatro años.

En el 2006, los jóvenes colombianos entre 18 y 26 años creían que el problema que más los afectaba era el de la seguridad. Una encuesta de Datexco de la época mostraba que el 25 por ciento de los consultados con menos de 26 años percibían que la guerrilla, en particular, era el mayor problema que tenía Colombia. Hoy, en cambio, más del 35 por ciento considera que el desempleo es el tema que con mayor urgencia debe enfrentar el próximo presidente.

Su preocupación no es gratuita: según recientes datos del Dane, 1,2 millones de colombianos con menos de 26 años son desempleados. La tasa de desocupación de los jóvenes es el doble de la del promedio general, al superar el 22 por ciento.

Entre tanto, el futuro de instituciones como el Sena y el Icetex también hace parte de sus inquietudes, y los aspirantes tendrán que llegar con propuestas puntuales para convencer a los electores con menos años.

Por eso decimos que las elecciones presidenciales de mayo se convertirán en pretexto para analizar el comportamiento electoral de una juventud cibernéticamente apasionada, cuyo activismo práctico y preferencias programáticas aún están por verse

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.