COSAS QUE PASAN Con mimos y girasoles

COSAS QUE PASAN Con mimos y girasoles

La intervención del presidente Uribe en política partidista, a pesar del tibio y tardío llamado del Procurador General para que no lo hiciera, le está costando caro al candidato Juan Manuel Santos. Pues, por meterse donde no debe y por opinar cuando no le toca –“de cara a las elecciones les digo a mis compatriotas que voten por el candidato que siga adelante con la seguridad democrática”–, el propio Uribe podría causar la derrota de Santos. Como causó una vez la derrota de Enrique Peñalosa. A última hora, Uribe se puso a apoyarlo y Peñalosa perdió la Alcaldía de Bogotá.

24 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Por subir en las encuestas más de la cuenta, el candidato Antanas Mockus ha sido víctima de muchos golpes bajos. Superando al ex candidato Uribito, quien lo atacó diciendo que no se puede gobernar a base de mimos y girasoles, en alusión a las campañas cívicas que con mimos desarrolló Mockus como alcalde de Bogotá, el muy católico presidente Uribe descalificó al descreído ex alcalde diciendo: “Gobernar no es flor de un día; no es esfuercito de caballo discapacitado”. Esa innoble manera de atacar al respetable candidato la utilizó también Fernando Londoño, quien, desconociendo el dictamen de eminentes especialistas, según el cual el párkinson no afecta las facultades mentales, en su columna de EL TIEMPO, y recurriendo a ejemplos que no vienen al caso, descalificó a Mockus como posible gobernante por sufrir esta enfermedad. Dice que se vería obligado a gobernar con un entorno palaciego. Olvidó que Uribe tiene un entorno palaciego que encabeza José Obdulio Gaviria. Y en esta lucha por el poder, ¿quién entiende que luminarias del Polo, como el senador Jorge Robledo y el ex candidato Carlos Gaviria, menosprecien la importancia que Mockus le da a la ética, tema que el candidato pone de relieve en todas sus acciones y en todas sus propuestas? Escrito lo anterior, conocí los resultados de la encuesta de CM&, la cual arroja un empate técnico entre los aspirantes: Juan Manuel Santos y Antanas Mockus, lo cual me confirma que al primero lo está perjudicando el descarado apoyo oficial, mientras que al último lo benefician, quién lo creyera, los golpes bajos que recibe.

Sin embargo, el tema del momento no son los candidatos, sino las encuestas.

Un proyecto de la magistrada Adelina Covo, miembro del Consejo Nacional Electoral, que intenta imponer a las firmas encuestadoras una serie de normas, calificadas por los interesados como inoportunas, irrespetuosas y caprichosas, ha puesto a la opinión a revolar en cuadro. Una crítica inicial es la inoportunidad. “Cambiarles a los ciudadanos las reglas de juego en medio de un debate electoral, además de absurdo, es una actitud caprichosa e irrespetuosa”, opinó Carlos Lemoine, el más veterano de los encuestadores. Y encuestadores y periodistas rechazaron la absurda propuesta de obligar a los primeros a que, antes de hacer una encuesta, envíen al CNE las preguntas que van a formular, para que los magistrados las revisen y las aprueben o desaprueben según su leal saber y entender.

Además de denotar desconfianza en la idoneidad de las firmas encuestadoras, que cumplen por ley determinadas condiciones, esas normas coartan la libertad de empresa y la libertad de opinar. Desde luego, toda actividad pública debe ser reglamentada y las encuestas no pueden ser la excepción.

Pero todo tiene su momento y el momento escogido por la doctora Covo para lanzar semejante propuesta fue el peor. Y por ser, como dicen, de Cambio Radical, su salida a deshoras perjudica al candidato Germán Vargas, pues los suspicaces dirán que fue idea suya. Porque, a pesar de haber hecho la mejor campaña, la más intensa, extensa y profunda, está entre los últimos en las encuestas.

Mientras se arreglan las cargas, ojo al proyecto del senador caucano Aurelio Iragorri: él propone, a pesar de que la entidad más desprestigiada es el Congreso, que se aumente la pensión de los sufridos congresistas. ¿Qué tal esto? lucynds@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.