El lado oscuro de Fabio Rubiano

El lado oscuro de Fabio Rubiano

Fabio Rubiano se imaginó a algunos fanáticos religiosos o a ancianos al estilo del peregrino que identifica a la Avena Quaker para darle forma a su personaje de Ignacio, en la serie Kdabra, que se estrenó ayer en el canal de televisión paga Fox.

23 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Sin embargo, de poco le sirvió: “Yo pensé en un tipo religioso a la antigua, pero la gente del programa quería a un tipo con camisa de cuadros y buzo de cuello en V, lo más parco posible”, recuerda.

Ignacio es uno de los protagonistas con más peso en la serie, que se centra en la historia de Luca (encarnado por el ex cantante de RBD Christopher von Uckerman), adolescente que vive protegido por una secta, pues tiene el don de hacer magia, y un día decide escapar de su círculo para enfrentar el mundo.

Ahí, aparece Rubiano como el papá del protagonista, un ser extraño y rígido que trata de mantener a raya los impulsos del hijo.

“Me gustó ese perfil y me quedé con lo que ofrecía. Lo único que pedí fue que el personaje usara siempre la misma ropa”, recuerda.

Así mismo, le dio retoques a la imagen creada por los libretistas. “Traté de que no se moviera tanto, que no tuviera expresividad, porque es un hombre con una fuerza espiritual que pasa la frontera de la obsesión. Tiene un objetivo claro con su hijo y cumple con una labor de orientación en la cofradía en la que se mueve”, agrega.

No es el perverso del paseo, pero su condición le da un tono extraño a una serie marcada por lo onírico y lo sobrenatural. Es lo más humano y retorcido de este drama sobre un mundo de la magia, por lo que se hace odiar y no pasa inadvertido.

“Hay una escena en la serie en la que llega una adolescente a donde trabaja este señor, y mi personaje la mira como si fuera ganado, como si fuera un carro que está comprando. Además, tiene la manía de oler cuando llega a un sitio como si quisiera encontrar evidencia de algo malo”, explica.

Para darle el tono psicológico adecuado, se basó en personajes que han cometido delitos, pero esconden la culpa en una imagen pulcra y políticamente correcta.

“Es algo así como esa dualidad del bombero pirómano, el médico que mata a gente”, agrega.

Kdabra tiene todo para llamar la atención, dice.

‘‘Es un hombre con una fuerza espiritual que pasa la frontera de la obsesión.

Tiene un objetivo claro con su hijo”.

Fabio Rubiano, sobre su personaje en ‘Kdabra’.

‘Todo son ciclos’.

“Creo que la serie tiene elementos novedosos, en un medio en el que muchas veces se cuenta la misma historia todo el tiempo. Aquí hay buena producción y actores de mucho peso”, anota Rubiano.

Al principio, temía que se iba a encontrar con una telenovela de Miami, de esas en la que el papá es argentino, el hijo cubano y la hija colombiana.

“Pero en este caso la tensión es tan fuerte que uno se olvida de eso. Menos mal que no se planteó lo del acento neutro. Es como si nos dijeran que nos operaran el rostro para tener el prototipo del actor”, asegura. Y no cree que Ignacio sea una constante en su carrera. “Cuando hice Vuelo secreto me decían que servía más para la comedia; luego, hice de sicario y la gente dijo que eso era lo mío. Todo son ciclos y este es uno buenos”, dice

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.