Brasilia, feliz con medio siglo

Brasilia, feliz con medio siglo

Brasilia, una de las pocas ciudades del mundo nacidas de la nada para ser capitales de un país, cumple 50 años y se mantiene como una urbe única y diferente de todas las antiguas metrópolis.

22 de abril 2010 , 12:00 a.m.

La ciudad que surgió de los tableros de los arquitectos Óscar Niemeyer, aún activo a sus 102 años, y Lucio Costa, fallecido en 1998, se ha consolidado como capital administrativa de Brasil, pero no deja de ser un sitio extraño, en el que pese a la amplitud de espacios y parques el concreto se impone de forma aplastante al ser humano.

Medio siglo después de su fundación, el 21 de abril de 1960, la mayoría de sus casi tres millones de habitantes sigue siendo oriunda de otras ciudades de Brasil, mantiene y hasta mezcla sus propias costumbres.

Brasilia no tiene esquinas ni referencias precisas de orientación, en parte por la monotonía de un paisaje urbano en el que cada edificio parece calcado del anterior. Es una metrópoli planificada, en la que las zonas residenciales casi carecen de comercios y donde nadie vive en las áreas comerciales, mientras que en las administrativas solamente se trabaja.

Las grandes distancias entre unas y otras hacen del automóvil un artículo de primera necesidad. Muchos extranjeros que llegan a la capital brasileña se sienten atrapados en un laberinto, pese a que el horizonte está casi siempre a la vista y a que la ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987, dispone de 50 millones de metros cuadrados de áreas verdes.

Brasilia se destaca por su concepción futurista y sobre ella han escrito Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir, quienes estuvieron en Brasilia a fines de 1960.

Simone de Beauvoir la describió como “una gran maqueta” y Sartre observó que su arquitectura era “fascinante”, pero que “organizaba de forma demasiado rígida la vida de sus habitantes”.

Los críticos de Brasilia la consideran artificial, fría y sin alma, pero sus defensores no cambian la tranquilidad de una ciudad con los más bajos índices de inseguridad, la mayor renta per cápita y la calidad de vida más alta de todo Brasil

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.