‘Richi’, el bumangués que les enseña a extranjeros a ‘volar’

‘Richi’, el bumangués que les enseña a extranjeros a ‘volar’

El piloto estadounidense Ron Hott, quien durante seis meses del año trabaja en una estación de investigación en la Antártida soportando temperaturas de hasta menos 30 grados centígrados, viaja en todas sus vacaciones a Colombia para perfeccionar sus técnicas de vuelo en parapente, en Bucaramanga.

18 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Ron, de 56 años, se encuentra en la capital santandereana con decenas de extranjeros que llegan al país buscando la escuela Colombia Paragliding (parapentismo en Colombia), que el bumangués Ricardo Mantilla Gómez, mejor conocido como ‘Richi’, fundó hace cuatro años para enseñar los procedimientos para vuelos seguros en parapente.

Junto a Ron llegan en promedio a la ciudad 150 extranjeros provenientes de Estados Unidos, Somalia, Grecia, Alemania, Australia, Inglaterra e Irlanda, entre otros países, atraídos por los buenos comentarios que amigos y conocidos hacen de la escuela.

“En nuestros países tan sólo se puede volar en primavera y en otoño, en algunas regiones. En Colombia podemos venir a volar todos los días, disfrutar de un excelente clima y corregir nuestros errores en vuelo”, dijo Ron, minutos antes de lanzarse en parapente del voladero situado en el sector de Ruitoque, en las afueras de la ciudad.

‘Richi’, de 42 años, vivió en Estados Unidos y en Canadá entre 1998 y 2006 y trabajó como promotor turístico y guía de parapentistas.

“Aprendí a volar en Bucaramanga y me fui para Estados Unidos y luego a Canadá a trabajar como instructor de parapentistas. Ocho años después me di cuenta del auge que el parapente estaba tomando en Colombia y me devolví para seguir enseñando, pero sin proponérmelo terminé siendo el teacher (profesor) de los extranjeros”, afirma Ricardo.

En dos hostales, situados en Ruitoque y en un barrio residencial de la capital santandereana, se acomodan los extranjeros que duermen en camarotes y hamacas, y que preparan su comida después de hacer mercado en las plazas públicas.

Clases teóricas Mientras dirigía por radio el vuelo de varios extranjeros, ‘Richi’ narró que luego de enseñar en clases teóricas lo básico del parapentismo, sus alumnos, que deben aprender y practicar, entre 10 y 12 días, ya vuelan dirigidos desde el tercer día de clase.

“Todo el tiempo hablo en inglés, y aunque en Colombia hay muy buenos instructores, tuve que apoyarme en mi trabajo con un amigo canadiense (Russell Agnew), porque infortunadamente los profesores nacionales no dominan el idioma”, agregó.

Gary Newell, otro estadounidense de paso por la escuela, señaló que llegó atraído por los comentarios de varios amigos y por lo que leyó en la página web www.colombiaparagliding.com, donde aparece la información de la escuela, que también ofrece recorridos turísticos y vuelos desde el cañón del Chicamocha, San Gil, Barichara y La Mesa de los Santos.

“Muchos han comprado tierras y apartamentos acá porque se enamoran de esta zona, que está tomando mucho auge turístico”, dijo ‘Richi’.

Y algunos, como Gary, se han casado con colombianas y muchos ya tienen novias santandereanas.

“Sin querer (risas) me estoy volviendo un Cupido. Eso sí, soy muy rígido con ellos y, si me llegan tomaditos (borrachos), simplemente no vuelan”, afirma ‘Richi’

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.