Así es el hombre que ‘mueve’ el teleférico en Monserrate

Así es el hombre que ‘mueve’ el teleférico en Monserrate

La vida de este hombre transcurre muy lentamente. Va a la velocidad máxima que alcanza el teleférico que sube y baja del Cerro de Monserrate y pasa, además, 11 horas al día en una cabina de 4 toneladas de peso.

17 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Se llama Edwin Castellanos, tiene 31 años y es padre de dos niños. Hace cinco años es el encargado de operar el teleférico de Monserrate. Para moverlo no debe hacer mayor cosa, pues los viajes están programados desde un cuarto de máquinas.

“Lo que hago es hacer ingresar las personas a la cabina, después cierro la puerta con seguridad y suena una alarma. Luego hago sonar un timbre dos veces para confirmar que ya estamos listos, dice.

Parece aburrido hacer todos los días lo mismo: recoger el tiquete de los visitantes, hacer sonar un timbre y subir entre 80 y 100 veces al Cerro, seis de los siete días de la semana.

Por extraño que parezca, para Edwin lo bueno de su trabajo es que todos los días son diferentes.

–¿Cómo pueden serlo? –Uno no sabe con qué se va a encontrar, me refiero a que no todas las veces veo la misma gente, todos los días vienen personas de todo el mundo y son muy distintas–, responde Edwin.

Él se dio cuenta de que la mayoría de turistas que visitan el Cerro anualmente hablan inglés, por lo que actualmente estudia el idioma.

Ahora para hacer los viajes, que duran 4 minutos y 30 segundos por trayecto, más divertidos, conversa con los turistas y responde toda clase de preguntas.

“Me gusta atender bien a los turistas para que ellos no se sientan tan perdidos en un país extraño y así vuelvan a la ciudad”, dice.

Hace poco recuerda que un turista brasilero, un hombre de unos 30 años y 1,80 metros de estatura, con el pelo rapado y bastante acuerpado, en la mitad del trayecto se asustó y como si fuera la estatua del famoso Cristo Redentor abrió los brazos, se arrodilló, comenzó a llorar y empezó a repetir desesperadamente la palabra ‘Jesús’.

“Las personas no se asustaron, al contrario, creo que todo nos extrañamos de que un hombre tan ‘grandote’ se asustara de tal manera”, señala.

Hay días que no le provoca nada, sube y baja ‘calladito’ y aunque tiene sus ojos abiertos ya ni el paisaje observa, pues aprovecha para pensar en su familia y estudia en mente los verbos en inglés para llegar preparado al parcial

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.