¡Alos violadores no los perdona ni Dios!

¡Alos violadores no los perdona ni Dios!

¿Puede haber un peor pecado ante Dios y un crimen mayor ante los hombres que cometer alguna atrocidad contra un niñ@)? Y la violencia sexual contra ellos es eso, una atrocidad, un delito que no perdona ni Dios.

17 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Día a día salen a la luz pública denuncias sobre episodios de violencia sexual, en los que las víctimas son menores de edad y los violadores, sacerdotes. Esas atrocidades suceden en parroquias, colegios o instituciones de protección; gracias a Dios, por excepción, lugares en los que los niñ@s deberían estar seguros y felices, pero que sus agresores convierten en infiernos, usando el poder y la confianza que generan los guías espirituales.

Es grave y ofensiva la forma como reaccionan algunos jerarcas de la Iglesia al conocer esas atrocidades. Normalmente ocultan los delitos y guardan silencio, y cuando los niegan, resulta inverosímil. Y cuando por fuerza de las pruebas no los pueden ocultar, los reducen a ‘errores’; como si violar un niño fuera un error y no un delito. Informan que a los violadores los separan de sus actividades, y que los conducen a retiros para enmendar sus ‘errores’ y ser atendidos por psicólogos, que sí necesitan con urgencia –y normalmente no tienen– las víctimas por cuenta de los traumas que les causan los abusos. De los niñ@s víctimas no hablan. Y algunos feligreses protegen a los violadores, movidos por la fe o por la indolencia.

Resulta doloroso conocer las declaraciones del máximo jerarca de la Iglesia católica, quien afirmó frente a las violaciones de sacerdotes contra niñ@s en Irlanda, que “quien esté libre de pecado, tire la primera piedra”. Es equivocado asociar la violencia sexual con el homosexualismo o el celibato, buscando justificar lo injustificable y desconociendo que la mayoría de los violadores son heterosexuales activos.

La Iglesia y todas las instituciones deben entender que la violencia sexual contra los niñ@s es un delito que repudia la sociedad, tanto que en Colombia lo queremos castigar con prisión perpetua, y en Europa están pidiendo judicializar al Papa. Quienes cometen esos delitos, sacerdotes, profesores, familiares o militares, quienes sean, deben responder por sus crímenes.

Quienes insistan en proteger a los violadores son cómplices. Las autoridades deben investigar y sancionar estos delitos sin ninguna consideración. Esas actitudes alejan a las personas de la Iglesia católica, mi iglesia y la de la mayoría de colombianos, a la que pertenecen sacerdotes maravillosos, muchos dedicados a proteger niñ@s. La Iglesia se debe ante todo a las enseñanzas de Jesuscristo, quien dejó claro el valor de los niñ@s cuando dijo: “Dejad que vengan a mí, porque de ellos es el reino de los cielos”.

*Senadora electa impulsora de la cadena perpetua para violadores de menores

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.