‘Aquí morimos todos los días un poquito’

‘Aquí morimos todos los días un poquito’

Después de varios años de incertidumbre sobre la situación en cautiverio del cabo del Ejército Salín Antonio Sanmiguel y del mayor de la Policía Guillermo Javier Solórzano, sus familiares en Ibagué y en Cartagena volvieron a tener un momento de alegría y de esperanza.

14 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Las Farc entregaron pruebas de supervivencia de ellos en videos que fueron dejados ayer en la mañana en la recepción de Caracol Cali. Aparentemente, fueron grabados el 14 de marzo pasado y cada uno dura 6,19 minutos.

El mayor Solórzano, secuestrado el 4 de junio del 2007 siendo capitán y comandante de la Policía de Florida (Valle), dijo que el acuerdo humanitario es un clamor y un anhelo nacional e internacional.

“Nosotros, en cabeza de mi general Mendieta, coronel Murillo, coronel Dorado, todos compañeros míos, policías y militares, que seguimos prisioneros en la manigua colombiana, esperamos con ansias, con esperanza y fe que muy pronto con el nuevo panorama político, con las nuevas situaciones que se han dado, podamos salir adelante, que las partes se encuentren”, agregó.

“Nosotros aquí morimos todos los días un poquito, que no pase mucho tiempo por favor, que Colombia no se recuerde como ese país que dejó que valientes hombres, personas al servicio de la patria, fenecieron. Aquí seguimos esperando y, como dice un compañero, un hombre tiene dos vidas: una que sufre y una que resiste”, concluyó el mayor Solórzano.

El oficial felicitó a su esposa, Julia Orozco, por su cumpleaños y le mostró una torta dibujada en un papel. Le agradeció no haberlo abandonado y consideró “un milagro bonito” que haya llegado a sus manos una revista en la que aparece su hija. “Te amo”, le dijo y luego envió un saludo a su madre, Noemí Julio, a quien le dijo que paradójicamente él también cumplía 1.000 días sin libertad.

El cabo Sanmiguel también insistió en el acuerdo humanitario. “Esperamos que en estos nuevos vientos de la política, tanto el señor presidente Uribe, con su gabinete, como el gobierno que entre, por favor nos ayuden a poder salir de esta selva, a poder volver abrazar a nuestras familias”, dijo.

El suboficial, secuestrado el 23 de mayo del 2008 en El Tambo (Tolima), en un enfrentamiento con el frente 21 de las Farc, también pidió apoyo para la senadora Piedad Córdoba.

Sanmiguel saludó a su esposa Angélica, a su bebé y a su mamá, Olga Valderrama. “Hola, amor, me haces muchísima falta. Acá les tengo presentes a cada una. Espero abrazarlas prontamente, aunque por esta situación he tenido que depender de un radio para escucharcómo crecen y crecen y yo mientras sigo acá en la selva, esperando mi libertad, que Dios así me lo va a permitir”, dijo.

Las familias de Solórzano y Sanmiguel le solicitaron al Gobierno actuar con prontitud para devolver a sus hogares a estos padres, esposos e hijos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.