Más experiencia pero menos apto

Más experiencia pero menos apto

Son las ironías de la vida: los que parecen estar más preparados para ser presidentes son los menos apropiados para dirigir el país hacia una sociedad mejor. Cuando los candidatos dicen: “Yo empecé tal política”, “yo representé tales cargos”, “yo me inventé ese proyecto”, se están clavando un cuchillo.

14 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Si lo medimos por los logros obtenidos, no parece bueno reseñar los cargos públicos desempeñados o la experiencia política acumulada o los esfuerzos realizados para convencer a la opinión de que lo bueno está hecho y que sólo falta poco. No es sano que se presenten así.

Primero, porque si todo eso que hicieron hubiese sido eficaz, tendríamos un país mucho mejor. Si es verdad que ya hicieron lo que dicen, entonces, ¿cuál es la razón de repetirlo en su programa de gobierno? ¿No funcionó? ¿Por qué va a funcionar ahora? Segundo, si habiéndolo hecho, tenemos el país que tenemos, ¿qué esperanza nos queda con esa manía de repetir los errores? Es posible que la nación haya alimentado la esperanza de que esto pueda mejorar. Para ello se necesitan unos dirigentes que nos guíen hacia un país y que no repitan la injusticia, la consolidación de las diferencias, la exclusión y la pobreza.

No. El país del cual dicen ser artífices los candidatos no es el que necesitamos.

Tercero, los salvaría el que a veces se echan sus mentiritas y no siempre han hecho lo que dicen y, por lo tanto, no es de ellos toda la responsabilidad de los fracasos. Creen que ganan indulgencias con avemarías ajenas, pero se están condenando. Desde las embajadas no se gobierna, desde un ministerio no se dirige toda la política de un gobierno, no se hace la seguridad democrática, ni se desarrolla la nación, ni se logra exportar lo que no se produce.

Peor aún, mal puede decir alguien que desde el Legislativo llegó primero a la seguridad democrática. La verdad es que esos candidatos que tanto se ufanan de ser los constructores del país que tenemos, ni han gobernado plenamente, ni han dirigido las políticas de este país. Lo han consagrado.

Solo se han beneficiado del poder, de la maquinaria política, del transar apoyos por puestos y de ser partícipes o cohabitantes de este sistema de corrupción. En eso tienen razón. Son los que más experiencia tienen. Pero es la experiencia equivocada.

Es paradójico pensar que el que dice ser más apto, Juan Manuel Santos, es el que nos aseguraría el desastre de un par de gobiernos (o tres, con doble reelección, pues fija metas de empleo para el 2020) desastrosos de continuismo, de concentración de poder y de consolidación de privilegios en detrimento de los colombianos pobres.

Cabe pensar que los que han ejercido el cargo de alcaldes están menos contaminados de esa experiencia política y que, por lo tanto, pueden llevarnos a un país con más esperanzas. Hay gente que lo piensa así; lo muestran las encuestas que benefician a Mockus y Fajardo. Espero que la gente los entienda, porque por ahora el lenguaje críptico que usan parece que sirve más para que se entiendan entre sí que para que la gente sepa lo que va a ocurrir con su presidencia, “siesque llegan”.

Subrayan varios columnistas los esfuerzos que hacen los candidatos para disfrazarse de lo que no son: Santos de “antioqueñito”; Noemí de joven; Petro de costeño; Vargas de niño bueno, y Pardo de niño malo. Mockus ha sido un experto en disfraces.

Pero esos disfraces y apariencias no me preocupan. La gente no es tan tonta como piensan los políticos. El verdadero disfraz consiste en no tratar en la campaña los problemas fundamentales. Si quieren guiarnos hacia un nuevo país, los Verdes, o los que sean, no tienen que hablarnos solamente de los principios filosóficos o de ajustes y programas menores. Queremos saber cuáles son las verdaderas propuestas de transformación de este país. De eso nadie habla. ¿Todos se sienten cómodos con este statu quo?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.