Secciones
Síguenos en:
Se viene revolcón en basuras

Se viene revolcón en basuras

REDACTORA DE EL TIEMPO El Distrito tiene listo el nuevo esquema de cómo se cobrará y prestará el servicio de recolección de basuras en los próximos 8 años y que empezará a aplicarse desde octubre próximo.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
11 de abril 2010 , 12:00 a. m.

Está contenido en la licitación pública por la cual la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (Uaesp) adjudicará a seis empresas el servicio de aseo hasta el 2018, por 2,5 billones de pesos.

EL TIEMPO conoció que ese nuevo esquema –que se le presentará a la Comisión de Regulación de Agua Potable (CRA) la próxima semana para que emita su concepto– contempla cambios en el cobro, rebaja en la tarifa del 5 por ciento (unos 4.000 pesos en la factura), modificaciones en la operación y controles más estrictos en la recolección.

Según ese esquema, las 6.000 toneladas diarias de basuras que producen los usuarios se cobrará por peso y no con tarifa fija, como ocurre actualmente.

Así, el Distrito entrará a cumplir con la regulación que dispuso la CRA en el país para el cobro del aseo.

Para tal efecto, la directora de la Uaesp, Miriam Margoth Martínez, explicó que una vez entren a operar las nuevas firmas que se contratarán para el servicio –hacia octubre– toda la basura que se lleve al relleno sanitario Doña Juana se pesará, carro por carro, en las modernas básculas que se instalarán en el lugar.

“El peso global de los residuos llevados al relleno se promediarán cada mes y se dividirán entre los usuarios para efectos del cobro, según las ponderaciones establecidas por la norma y que tiene cada estrato”, dijo Martínez.

Lo anterior significa que mientras más basura se saque para arrojar al relleno sanitario Doña Juana, mayor será el peso y, en consecuencia, el costo por tonelada para el usuario. Y si esta baja, el cobro será menor”, anotó.

Por tal razón, la factura del aseo cada bimestre podrá variar.

En cualquier caso, para controlar la alteración en los pesos, la Uaesp vigilará directamente la operación. Al mismo tiempo, los carros que transporten esos desperdicios –de acuerdo con la nueva concesión– deberán contar con equipos sensores para registrar el pesaje y un rastreador satelital (sistema GPS).

“Esto permitirá, por un lado, cruzar los datos del pesaje de los carros recolectores con los arrojados por las básculas del relleno y evitar la sobrecarga en los vehículos. Con el GPS –que hoy es opcional, pero que en adelante será obligatorio para las empresas de aseo– se sabrá a ciencia cierta si los carros cumplieron con las rutas y horarios establecidos”, dijo Martínez. Es esa aplicación del cobro por peso exigido por la reglamentación nacional la que podría generar una disminución del costo de la factura de unos 4.000 pesos.

En cuanto a la operación, la Uaesp decidió mantener las seis áreas de servicio exclusivo (ASE) como está dividida la ciudad hoy para que las empresas de aseo (Lime, Atesa, Ciudad Limpia y Aseo Capital) recojan las basuras. Sin embargo, según la nueva licitación, ningún consorcio podrá prestar el servicio en más de una ASE, como ocurre actualmente con Aseo Capital y Lime, que tienen dos cada una.

Otras novedades Los consorcios quedarán obligados, además, a recoger las basuras en el área rural, hasta donde puedan llegar los carros; a retirar los afiches ‘mal pegados’, sobre todo, en los puentes de TransMilenio, y a levantar hasta un metro cúbico (40 lonas) de escombros, en un plazo de 24 horas.

El reciclaje no quedará como ruta exclusiva para los operadores, sino que se permitirá a los recicladores organizados que hagan esa operación. .

El mal servicio será también castigado con descuentos a los operadores que incumplan frecuencias y recorridos y los montos dependerán de la falla presentada.

Para expertos como Eduardo Behrentz, director del Grupo de Estudios de Sostenibilidad Urbana de la U. de los Andes, el esquema del aseo en Bogotá ha funcionado, pero han faltado más campañas de cultura ciudadana y sanciones efectivas para quienes no sacan la basura en los horarios ni en los lugares fijados.

Libardo Espitia, de la Red de Veedurías Ciudadanas, consideró que “la nueva licitación debe hacer lo que la anterior no cumplió: que la eficiencia y el reciclaje se beneficien con un descuento en la tarifa para los usuarios”.

lucgom@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.