La ola verde

La ola verde

Ayer, 9 de abril, llegó como anillo al dedo la frase de Benjamín Herrra, que recogió Jorge Eliécer Gaitán por allá en el 46: “La patria por encima de los partidos”. Que los políticos modernos y los dirigentes del fútbol colombiano la han cambiado por “la plata por encima de los partidos”.

10 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Otra vez vienen Maturana y ‘Bolillo’ a manejar la selección. Volver es ganar un poco. Nos devolvemos 20 años. Nuevamente, el toque toque envolvente, o sea, estilo rosca, y de aquello nada. Aquí sí tendremos reelección, para mantener la seguridad burocrática. No vamos a ser capaces de traer a un técnico extranjero, independiente, que no se deje tocar las pelotas en la cancha de los favoritismos. El nivel que tiene hoy el fútbol es de Tronquiño de Nacimento. Se juega más con los sentimientos nacionales y de la afición, que en la propia cancha.

Política y fútbol juegan en el mismo estadio. En esta también se dan guayo, se entra por detrás, hay zancadillas, se negocia con los pases de los senadores –perdón, de los jugadores–, hay goles y autogoles. En la política, como en el fútbol, hay cambios de camiseta según la oferta. Transfuguismo se llama.

Un pensador catalán, Pi y Margall, dijo, y no por mamargall, que las convicciones políticas son como la virginidad: una vez perdidas, no vuelven a recobrarse. En nuestra política de hoy, pocos llegan al altar de la patria vestidos de blanco. Napoleón Bonaparte dijo en alguna parte una frase que se comparte: “La política no tiene entrañas”. Pues sí, don Napo. Pocón de filosofía, de convicciones, de fidelidades, de principios, de amor por la camiseta. Los partidos hoy están muy repartidos.

Muchos conservadores, tan parecidos hoy a Millonarios, con la virginidad política embolatada, andan mostrando pierna y girando en U. ¿Quién iba a pensar, en épocas de Gaitán, que un Santos hubiese ‘Hurtado’ para su partido a un hijo de Laureano Gómez? ¿O que un hijo de Mariano Ospina dijera que Juan Manuel es su santo de devoción? Esa es la política, y como le decían a una mujer que tenía varios hijos de distinto marido, el Señor se los bendiga. Cada uno es libre de cambiar de equipo. Los conservadores son expertos en girar en U, y en este gobierno han girado en Bu. O sea en burocracia.

En la política, como en el fútbol, a veces surgen equipos que comienzan a captar hinchadas y a llenar estadios. Esta vez es el Partido Verde, encabezado por los tres tenores: Antanas Mockus, al que ya le dicen el Messi colombiano; Enrique Peñalosa y Lucho Garzón, con un refuerzo de Medellín, como lo tuvo aquella Selección maravillosa, el ‘Bendito’ Fajardo.

Esa ovación cerrada con que los pasajeros de un vuelo entre Bogotá y Cartagena saludaron a Mockus indica el fenómeno. Hay un nuevo sentimiento político, una ola verde en el país, que será muy difícil de contener, pues va ‘encuesta’ arriba. Los pueblos buscan cambios, esperanzas, un juego distinto en la cancha, sin odios, generosos, una política diferente. El mensaje que envía Mockus es que se puede jugar de otra manera, bajo la legalidad; que la corrupción, que se lleva la taquilla nacional a la que aportamos todos, se puede derrotar y esto convence a la opinión y a una juventud, los ‘primivotantes’, que no han estrenado la cédula y que se están identificando con él y el ‘Bendito’ Fajardo. Por eso ya van de segundos. Muy cerca de don Juan Manuel Santos, quien tuvo altura ayer al decir que jamás se va a referir, por respeto a la dignidad, a la enfermedad de Parkinson que tiene Mockus y no quiere que lo hagan los miembros de su campaña. Eso es juego limpio.

Mockus rompió el hechizo y se viene una campaña apasionante. En mi movimiento, Polvo Democrático, con mi fórmula vicepresidencial, el famoso filósofo Pol Vorete, dejamos a los ‘polvistas’ en libertad. El voto, como la virginidad, es libre y depende de quién se lo gane. Pero hay que darlo por amor y convicción. Pensando en el futuro. De lo que no deben sufrir los pueblos y los candidatos es de alzhéimer.

luioch@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.