Secciones
Síguenos en:
BARCAZAS NO FUERON BIEN ASEGURADAS

BARCAZAS NO FUERON BIEN ASEGURADAS

El escándalo de las barcazas, que de nada sirvieron para disminuir el apagón, se agudizó ayer al descubrirse que parte de los 12 millones de dólares que costó el proyecto no fueron debidamente asegurados. Aunque el contratista internacional HMS compró pólizas por ese monto a la compañía privada Seguros del Estado, la Superintendencia Bancaria determinó que están en riesgo 3,2 millones de dólares, unos 2.240 millones de pesos. La razón: cuatro reaseguradoras se han negado a responder por la totalidad de las pólizas, porque, según ellas, no les informaron a tiempo sobre el fracaso del proyecto.

En el lío de las barcazas generadoras de energía se cometió otro error, que hasta el momento se desconocía y que puede significar pérdidas superiores a los 3,2 millones de dólares, unos 2.240 millones de pesos.

Los seguros constituidos para respaldar el contrato entre HMS e Interconexión Eléctrica S.A. (ISA) no tenían los reaseguros adecuados y por ello una buena parte del valor del contrato quedó desprotegido. Esto significa que la firma aseguradora deberá responder por el faltante.

Las barcazas nunca produjeron un solo kilovatio de energía que ayudara a disminuir el apagón que soporta el país desde hace un año. En cambio, sí han sido el gran dolor de cabeza de los funcionarios del sector eléctrico. Pero, la jaqueca aún no termina y esta vez les tocó sufrirla a los aseguradores.

Todo comenzó el jueves 25 de junio del año pasado, cuando la firma HMS Global Corporation y la compañía Prevel, su representante en Colombia, tomaron un seguro a favor de ISA por 5,6 millones de dólares para garantizar la correcta inversión del primer anticipo que entregó ISA a HMS para iniciar los trabajos de generación desde Cartagena.

Adicionalmente, se exigió una póliza por tres millones de dólares con la cual ISA se protegía del incumplimiento en el que pudiera incurrir el contratista.

De esta forma, si la empresa fallaba en los plazos previstos en el contrato, ISA cobraba una multa o sanción a HMS. Y para respaldar ese pago, se contrató un seguro. Carrera de dificultades A partir de entonces comenzó una carrera contra el tiempo en la que HMS tenía que realizar todas las gestiones para que la primera barcaza estuviera generando 20 megavatios el 17 de julio, un mes después de la firma del contrato.

La firma de Houston (Texas) comenzó a trabajar en la consecución de los equipos necesarios y para ello inició connversaciones con empresas especializadas en la generación con barcazas, como la NREC, de Estados Unidos.

Pero, ahí empezaron las dificultades. HMS no llegó a un acuerdo definitivo con NREC.

Adicionalmente, la sociedad entró en una situación de estrechez financiera extrema. No logró negociar la carta de crédito que ISA le entregó por 16,8 millones de dólares. Bancos nacionales y extranjeros se negaron a aceptar el documento porque tenía cláusulas extremadamente restrictivas.

La gerencia de ISA, para protegerse de posibles pérdidas de los recursos públicos comprometidos, había condicionado la carta a que la firma empezara a generar energía en forma adecuada. Antes de ello no tenía validez.

Ante esa situación, HMS, por intermedio de Prevel, solicitó que se modificaran los términos de la carta y que se le entregara un segundo anticipo para continuar el proyecto.

Esta petición se realizó en septiembre del año pasado, cuando la HMS ya tenía cerca de dos meses de retraso. Por ello, ISA condicionó la entrega del segundo anticipo y la flexibilización de la carta de crédito a que HMS aceptara en un documento que estaba incumpliendo y que tenía que empezar a responder por cerca de tres millones de dólares de multa. Empieza la crisis El acuerdo se logró. El viernes 11 de septiembre se produjo la segunda negociación de seguros. HMS tomó una segunda póliza para garantizar los cuatro millones de dólares que ISA entregó como segundo anticipo.

De esta forma, la compañía Seguros del Estado quedó respaldando cerca de 12 millones de dólares: cinco del primer anticipo, cuatro del segundo y tres de la póliza de cumplimiento.

Como toda aseguradora, esa firma distribuyó su riesgo entre cerca de veinte reaseguradoras. Cada una entró en el riesgo de aceptar una porción de los 12 millones de dólares.

Un mes después, HMS aún no había empezado a generar. Por ello, el Gobierno tomó la determinación de declarar la caducidad del contrato y con ello se consolidó el fracaso de uno de los proyectos del plan de emergencia adoptado para contribuir a la disminución del racionamiento.

Para la compañía de seguros, esto significó un siniestro: a partir de la caducidad del contrato, los 12 millones de dólares quedaron bajo la responsabilidad de Seguros del Estado.

Pero allí empezó un segundo vía crucis hasta hoy desconocido. Cuando la aseguradora reclamó ante las reaseguradoras para que respondieran por la parte que les correspondía del monto asegurado, la empresa recibió respuestas negativas de cuatro empresas.

La Compañía Mundial de Seguros, Seguros del Comercio, La Nacional de Seguros y la Colombiana de Seguros (Colseguros) se rehusaron inicialmente a respaldar el contrato, es decir, las empresas afirmaron no estar en riesgo .

Se trata de un hecho insólito en el mundo de los seguros. Diversos expertos consultados por EL TIEMPO coincidieron en afirmar que esta situación es extremadamente rara. Nunca sucede que un reasegurador se niegue a estar en riesgo , expresó el superintendente bancario, José Elias Melo.

En el mundo de los seguros estos negocios se hacen telefónicamente. Las empresas de seguros llegan a acuerdos verbales con las reaseguradoras sobre un contrato determinado. Esto significa que en la mayoría de los casos no existen documentos firmados.

Y en el seguro de las barcazas no fue diferente el procedimiento. En forma verbal, muchas de las empresas aceptaron reasegurar las pólizas con que Seguros del Estado respaldó el contrato entre HMS e ISA. Otras se negaron. Por qué no responden? De acuerdo con fuentes consultadas por este diario, los cuatro reaseguradores condicionaron la aceptación del negocio al envío de mayor información sobre las características de lo que estaba en juego: el contrato, la empresa y otros aspectos.

Estas empresas sostienen que Seguros del Estado no envió la información suficiente y por ello los contratos no podían consolidarse. Nunca conocieron estados financieros de HMS o la situación sobre el desarrollo de las obras.

Otros explicaron que se les ocultó información, ya que Seguros del Estado nunca dijo, cuando se autorizó el segundo anticipo, que la empresa HMS estaba incumpliendo el contrato y que tres días después de la venta del seguro, se impusieron multas por tres millones de dólares.

De acuerdo con Jorge Mora, presidente de Seguros del Estado, su empresa también fue víctima de la desinformación. Hasta el 22 de septiembre, ocho días después de la imposición de las multas, ISA no envió un fax a Seguros del Estado para comunicarle la decisión de las sanciones.

El Gobierno también tiene una opinión al respecto. Para el ministro de Minas y Energía, Guido Nule Amín, Seguros del Estado debía conocer las características financieras de la firma contratista que adquirió el seguro.

Ramón Lozada, secretario general de ISA, explicó que es imposible que la aseguradora no estuviera al tanto del incumplimiento de HMS, ya que la cláusula adicional del contrato dice claramente que el contratista no estaba cumpliendo con los plazos estipulados.

Es claro, además, que HMS tuvo que presentar el contrato con todas las modificaciones para que Seguros del Estado expidiera la póliza. Alerta en Superbancaria La porción del contrato que quedó sin la estructura adecuada de seguros tendrá que ser respaldada completamente por los accionistas de Seguros del Estado y no por el patrimonio de la compañía, porque ello implicaría para la empresa entrar en dificultades financieras.

Las instrucciones de la Superintendencia Bancaria son claras: la entidad debe buscar la contratación de lo que se denomina un reaseguro financiero. Este consiste en obtener el respaldo de otra empresa por el monto total de los recursos que están en riesgo. Para ello tendrá que constituir una garantía especial.

Por lo pronto, según el Superintendente Bancario, el Gobierno estará atento a todas las decisiones que tome la junta directiva de Seguros del Estado para responder por los recursos de la Nación sin que se ponga en juego la confiabilidad de la entidad aseguradora.

Todo dependerá del acuerdo a que lleguen ISA y la aseguradora sobre la forma de responder por los 12 millones de dólares que se garantizaron mediante las pólizas de cumplimiento.

Inicialmente, Seguros del Estado propuso pagar con generación de energía, mediante la barcaza que está en Cartagena y que tiene capacidad de producir 10.000 kilvatios. Jorge Mora considera que la barcaza tendría que producir energía durante un año y medio para cubrir los costos.

Para ISA esta no es la solución más adecuada. La empresa estatal preferiría recibir los 12 millones de dólares, que fue el monto del seguro inicial contratado. Multas de la Superbancaria El segundo anticipo que entregó Interconexión Eléctrica S.A. (ISA) a la empresa HMS Global Corporation, encargada de instalar las barcazas, se quedó sin el respaldo de compañías reaseguradoras.

Esto significa que la compañía Seguros del Estado asumió el riesgo total sobre la posible pérdida de los 3,2 millones de dólares (2.240 millones de pesos) que quedaron si reaseguro en el segundo pago de cuatro millones de dólares.

Y como el siniestro que se aseguró ya ocurrió, es decir, HMS nunca puso en funcionmiento los equipos y se declaró la caducidad del contrato, los accionistas de Seguros del Estado tendrán que responder con sus propios recursos por el posible pago de lo que quedó sin respaldo.

Para la Superintendencia Bancaria esta situación es irregular y por ello impuso una multa por 13 millones de pesos a Seguros del Estado, porque la compañía quedó respondiendo por más del 10 por ciento de su patrimonio técnico que es lo máximo permitido.

En cifras sucedió lo siguiente: el 10 por ciento del patrimonio técnico de Seguros del Estado equivale a cerca de 133 millones de pesos y la aseguradora entró a respaldar cerca de 2.300 millones de pesos, varias veces su patrimonio técnico.

Por esa razón la Superintendencia Bancaria expidió una resolución en la que sanciona a la aseguradora porque puso en riesgo una porción importante de su capital, lo que podría afectar la solidez y confiabilidad de la compañía. Sin embargo, no hay temor, porque los accionistas se meterán la mano al bolsillo para cubrir el seguro. Los acuerdos logrados En el negocio de los seguros, uno de los procesos claves se refiere a la minimización del riesgo. Para ello, cada seguro que se vende en el mercado lleva sus correspondientes reaseguradoras que lo respaldan y éstas, a su turno, se aseguran con otras compañías y así sucesivamente hasta formar una extensa cadena de reaseguros.

De esa forma, el riesgo de un siniestro queda repartido entre un número indeterminado de empresas.

Pero, en el caso de las barcazas, la cadena se rompió desde el primer eslabón porque cuatro de las compañías se negaron a respaldar el contrato y así quedaron inicialmente descubiertos poco más de tres millones de dólares.

De acuerdo con el presidente de Seguros del Estado, Jorge Mora, con tres de las empresas se llegó finalmente a un acuerdo que permite disminuir el monto descubierto a 2,7 millones de dólares. La Superbancaria estima que son 3.2 millones.

Para cubrir ese valor, el presidente informó que se tomó un reaseguro financiero con la compañía venezolana Americana de Seguros. Sin embargo, la empresa tuvo que contituir una garantía bancaria.

Esto significa que los accionistas de Seguros del Estado tienen que consignar en una cuenta bancaria a favor de Americana de Seguros la suma de 2.062 millones de pesos (los 2,7 millones de dólares).

De esta forma, la firma de Venezuela se protege en caso de que Seguros del Estado tenga que pagar en efectivo la totalidad de los 2,7 millones de dólares a Interconexión Eléctrica S.A. (ISA). (RECUADRO MAC)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.