Desaplicados de Colombia… uníos

Desaplicados de Colombia… uníos

En el batallón femenino, el juvenil y en el periodístico de todas las edades, se siente un aire de fiesta por el matrimonio político que lograron el matemático y filósofo Antanas Mockus con el filósofo y matemático Sergio Fajardo.Frente a la peluquería señorera, un joven escribió en la pared: “Desaplicados de Colombia… uníos con Mockus y Fajardo”. Se vino un huracán a favor de ellos para superar a Noemí Sanín y luego derrotar a Juan Manuel Santos.

07 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Habla muy bien de Colombia (país donde abundan lo atroz, lo feo y lo penoso del ser humano) que formen llavería política dos tipos filósofos, que, aparte, multiplican mentalmente por cinco cifras. A Mockus lo vi ayer en la librería Biblos y le dije: “Profesor, como me juraron que usted multiplica mentalmente, ¿podría responderme ya cuánto da el multiplicar 45.997 por 89.076? Atérrense: a los siete segundos me dio el total. Lo comprobé con mi calculadora china y salió igualito.

Una verdad grandísima: todos los que fuimos desaplicados en el colegio queremos ahora, muy creciditos, darles el voto a dos “pilos”, a los dos más aplicados de la clase. Y no lo duden, todas las mujeres entre los 19 y los 59 años que son o fueron desaplicadas, maquetas y copietas en muchos colegios bogotanos, votarán por Mockus & Fajardo como un acto de autocrítica por la vagancia en el bachillerato.

Me preguntaban ayer varias señoras en la peluquería el motivo de tanta felicidad por el matrimonio Mockus & Fajardo. No dudé en decirles que ellos dos, por buenísimos alumnos en el colegio y la universidad, merecen ser capitanes de un serio partido político. Si esa dupleta llegara al Palacio Presidencial, ante el mundo quedaríamos como civilizados y no como paisanos de salvajes secuestradores.

Estuvo ayer Maricarmen en la peluquería. Estaba por Madrid. Entró muy opinadora y soltó su artillería verbal: “Joder, tengo una ira de siete madres contras las Farc, las que, derrochando cinismo o burla perversa, le mandaron a decir a toda Colombia que al coronel Guevara le habían hecho honores militares”. Allí terció una “paisa” rubia, muy Botero-Jaramillo-Botero, y dijo: “Vea, pues, lo humillaron en la selva, murió secuestrado y ahora piden que les demos las gracias. Eh, Ave María, les quedamos a deber”. El peluquero Dorian, secador en mano, dijo: “Menos mal que no dijeron que el Coronel se había suicidado”.

El drama sigue y pregunto: ¿qué quiere decir acuerdo humanitario? Que lo expliquen y ojalá no tenga “gato encerrado”

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.