En Cartagena se habla de economía

En Cartagena se habla de economía

Han pasado casi cuatro décadas desde cuando en 1971 un joven profesor alemán llamado Klaus Schwab puso en marcha una iniciativa consistente en reunir a la clase empresarial europea para hablar sobre temas de administración y especialmente la manera de adoptar prácticas usadas en Estados Unidos. Dirigido en un comienzo a personas de negocios, el evento alcanzó un éxito casi inmediato y empezó a tener un carácter mucho más global, bajo el inflexible criterio de que solo un selecto grupo de invitados podía estar presente en las discusiones. Con el tiempo, las reuniones anuales, siempre organizadas a finales de enero en Davos, una pequeña población de los Alpes suizos, incluyeron a un número creciente de dirigentes políticos de las más diversas latitudes.

07 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Así, nació el Foro Económico Mundial en 1987, bajo cuyo manto se encuentran los principales dirigentes de las mil compañías más grandes del mundo, con decenas de jefes de Estado y un buen número de pensadores de todo el orbe.

Es esa versión regional, la de América Latina, la que con el mismo espíritu ha convocado en Cartagena a centenares de personas, incluyendo a varios presidentes de países del continente. El objetivo no es otro que conversar sobre la recuperación sostenible de la región, una vez que los efectos de la recesión global del 2009 empiezan a quedar atrás. De manera que se hablará de economía, pero también sobre asuntos claves como la demografía, la infraestructura, la educación o la lucha contra el crimen. En todos los casos, se trata de analizar tendencias de mediano y largo plazo y, por qué no, encontrar oportunidades de negocios o de desarrollo.

Es particularmente afortunado que el marco del evento sea Cartagena, una ciudad llena de historia, en la que abundan las oportunidades, pero también las desigualdades. Con una base industrial en plena expansión, como lo certifica el ambicioso proyecto de la refinería, y con un sector turístico cada vez más amplio, la capital de Bolívar constituye un microcosmos de las inmensas contradicciones de Latinoamérica. No obstante, a pesar de sus dificultades, La Heroica es un lugar en el que la renovación de las costumbres políticas ha servido para atraer inversiones y enfrentar problemas de vieja data.

Ojalá esas posibilidades, como las de Colombia en general, sean apreciadas por los participantes de 42 países, que con su presencia demuestran que hay confianza en una nación que ha superado grandes retos, pero a la que le falta trabajar mucho más para ser más competitiva, próspera, segura e igualitaria. Esta versión regional del Foro Económico es una buena oportunidad para pensar en esos temas.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.