Y el ‘príncipe de la salsa’... resucitó

Y el ‘príncipe de la salsa’... resucitó

Seguidores y críticos creyeron que el cuarto de hora de Luis Enrique había terminado en los noventa. Por años, el artista nicaragüense estuvo fuera de los listados de la música comercial y sus temas no se escucharon en los grandes escenarios.

04 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Parecía un enano de la industria pero el año pasado, a sus 47 años, reapareció con el álbum ‘Ciclos’ y demostró ser un gigante de la salsa.

“Una bendición de la vida”, en sus propias palabras.

Con ‘Ciclos’, el cantautor ganó dos Grammy latinos, uno anglo y dos premios Lo Nuestro, además de cuatro nominaciones a los Billboard; y, de paso, confirmó su título de Príncipe de la Salsa, como es conocido en el género.

Con el éxito ‘Yo no sé mañana’ derribó el estigma de que el género sólo se escuchaba en emisoras especializadas. Su música, que había sido olvidada, fue acreditada hasta en emisoras pop. Por eso, el cantante habló con EL TIEMPO en Bogotá y reconoció que hasta ahora está tocando la fama.

¿Por qué tan perdido en los últimos años? Por cambios en casas disqueras, pero no dejé de hacer música. Mi último disco con Sony fue ‘Génesis’ (1996). Luego salió ‘Timbalaye’ con Universal.

Con Warner hice ‘Evolución’ y ‘Transparente’ (2004) y ‘Dentro y fuera’ para bajar por Internet. Todos se quedaron en el aire. Como no estaba en la radio con nada nuevo, la gente me paraba en la calle y me decía: ‘¿Usted ya no se dedica a cantar?’. Eso pasa cuando no hay promoción.

¿Durante este tiempo exploró otros géneros? Sí, hice dos discos pop: ‘Génesis’ y ‘Evolución’. Fusioné salsa neoyorquina con timba cubana y música urbana.

Nicaragua no es un país de esencia salsera. ¿De dónde viene el gusto por la salsa? Cuando se dio la revolución de la Fania All Star, mi padre era percusionista e hizo que desde muy niño me sintiera identificado con la percusión. Logré asemejar de dónde venía la música a través de Celia Cruz, Ismael Miranda y Héctor Lavoe.

¿Por qué hacer ‘salsa-pop’? No nací en la cuna de la salsa, como el maestro Gilberto Santa Rosa o Víctor Manuelle. Mi música propone otras cosas; por eso, en mi primer disco estaba ‘Tal vez un día, amor’, que era pop. Visionando el futuro, entendí que si mezclaba géneros me abría un mercado.

¿ Qué otro ritmo diría que ha sido una influencia clave en su trabajo? La música brasilera: cambió mi mundo, por su riqueza en letra y ritmo. La descubrí en 1981 con Milton Nascimento y Caetano Veloso.

¿Alguna vez estudió en conservatorio? No, todo lo que he creado ha sido por oído. Vengo de una familia de músicos.

¿Cómo comenzó su carrera? En el 84 me mudé a Miami con la orquesta de charanga Sensación 85 y como solista hice un ‘demo’ del bolero ‘La mentira’, ese fue el primer paso verdadero dentro de mi historia.

¿Cuál fue su prueba de fuego? Cantar temas románticos dentro de un género tan agresivo como la salsa. Una modalidad que se comenzó a dar con el grupo Noche Caliente de Nueva York.

¿Ahí surgió su salsa rosa? Le han puesto tantos nombres: sensual, de cama… para mí es música romántica que se baila.

¿La salsa ha cambiado? Ha evolucionado y ha podido ser escuchada por personas a las que no les interesaba. El problema es que todavía sigue el mito de si la salsa es o no para todos.

¿Renació con el álbum ‘Ciclos’? Sí, por supuesto. Hay momentos en los que se puede estar muy arriba o muy abajo. Nunca lo vi así aunque me sentía ausente. Habría querido que uno de mis primeros trabajos hubiera sido premiado, pero lo que sembré está siendo recompensado solo hasta hoy.

¿De dónde sale el tema ‘Yo no sé mañana’? Jorge Luis Piloto me envió varias canciones que no me gustaron y me preguntó qué quería; le dije que algo con poesía; entonces me mandó un tema que escribió con el colombiano Jorge Villamizar. Estaba mal grabado, mal cantado y había cosas que no se entendían pero la esencia estaba ahí. En el estudio no querían grabarla porque era demasiado sencilla, pero pasó lo inevitable: fue un éxito.

¿Cree que canciones como esta, con mensaje, han sido desplazadas en la radio? A Jorge Luis Piloto coautor de ‘Yo no sé mañana’ le pregunté ¿qué pasa con estas canciones? y me dijo que nadie quería temas que expresaran algo, pero yo sigo prefiriendo letras sentidas como ‘Inocencia’ (de ‘Ciclos’), una canción que compuse con Fernando Osorio, el de ‘La negra tiene tumbao’, para los que tenemos hijos y se nos hace difícil dejarlos volar.

¿Qué hace de ‘Ciclos’ un éxito? Que su columna vertebral son las canciones, porque la gente siempre está buscando temas que expresen lo que sentimos y eso es lo que me llena de esta producción.

El disco tiene acordes similares a los de Rubén Blades, ¿no es verdad? Toda mi obra tiene que ver con él porque me mostró que se podía hacer música para bailar pero con sentido. Aunque, por más influencia que tenga, siempre he intentado no ser Blades

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.