‘Confesión de Ricky Martin ayuda a aceptar a los homosexuales’

‘Confesión de Ricky Martin ayuda a aceptar a los homosexuales’

El homosexualismo es tan antiguo como la vida. Desde Sócrates, cuando examina cómo el amor comienza en la pasión erótica de un hombre mayor por un hermoso joven, y quien prefirió envenenarse con cicuta antes de que ejecutaran su condena a muerte por gay; hasta grandes genios militares cuyo amor hacia hombres ha tratado de ser ocultado, como Alejandro Magno, Julio César, Federico El Grande o Lawrence de Arabia.

04 de abril 2010 , 12:00 a.m.

Es a una poetisa, Safo, en el siglo IV a.c., nacida en la isla de Lesbos, en el Mar Egeo, a quien se adjudica el nacimiento de la historia del lesbianismo, porque sus poesías tratan sobre sus relaciones con otras mujeres, su atracción por ellas. El nombre de la isla donde nació ha servido para definir el amor entre mujeres.

El tema del homosexualismo saltó esta semana a las primeras planas de los diarios del mundo, cuando el archiconocido Ricky Martin escribió en su página web: “Ha sido un proceso muy intenso, angustiante y doloroso, pero también liberador. Les juro que cada palabra que están leyendo aquí nace de amor, purificación, fortaleza, aceptación y desprendimiento. Que escribir estas líneas es el acercamiento a mi paz interna, parte vital de mi evolución. Hoy acepto mi homosexualidad como un regalo que me da la vida.

¡Me siento bendecido de ser quien soy!” Estas palabras condujeron a mencionar a otros famosos que salieron del clóset: Elton John, George Michael, Ellen DeGeneres, Miguel Bosé, en el mundo artístico. O de Johanna Sigurdardottirr, casada con otra mujer desde el 2002 y elegida recientemente primera ministra en Islandia.

En el país, una organización, Colombia Diversa, defiende los derechos de la gente homosexual. Fue fundada por Virgilio Barco Isakson, hijo del ex presidente Barco, y por Marcela Sánchez Buitrago, quien hoy la preside.

Caldense, trabajadora social, con una maestría en estudios de género, mujer y desarrollo, Marcela tiene más de un centenar de publicaciones y ponencias y ejerció como catedrática en la Universidad Nacional de Colombia.

¿Qué es Colombia Diversa? Una organización cuyo objetivo es promover y defender los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas.

¿Cómo nació? La creamos Virgilio Barco, cinco personas más y yo, como consecuencia del hundimiento de un proyecto de ley en el Congreso, en el 2003, que había presentado Piedad Córdoba para el reconocimiento de los derechos patrimoniales de las parejas del mismo sexo.

¿Y lograron esto? No por ley, sino por sentencia de la Corte. En este momento las parejas heterosexuales no casadas y homosexuales en Colombia son casi iguales: tienen los mismos derechos y deberes.

Excepto adoptar… Excepto adoptar como pareja, porque como individuo se puede hacer. Ahí es donde uno no entiende las incongruencias de la ley, que no se ajusta a la vida real.

¿Cuáles son los derechos que defiende Colombia Diversa? Los que tiene cualquier ser humano: la vida, la dignidad, la libertad, el trabajo, la salud. Nadie puede tener limitación de derechos por ser gay.

¿Y hay esa limitación? No como antes, pero los hay. Son expulsados de los colegios ilegalmente; los fondos no quieren reconocer la pensión, a pesar de que la Corte dijo que es un derecho de toda pareja, homosexual o heterosexual; hay abuso policial, especialmente sobre travestis.

¿Cómo es el caso de las pensiones? A las parejas gay nos están obligando a declarar en notaría cuando no debería ser un requisito; es una interpretación errónea del fallo de la Corte. La Constitución dice que no se puede discriminar a nadie por sexo, edad o raza.

¿Tienen cifras sobre discriminación? Es muy difícil. Todavía la gente prefiere permanecer en el clóset. Muchos tienen su trabajo, su relación familiar bien, porque han ocultado su vida.

¿Por qué se oculta la condición homosexual? Por miedo. Miedo a ser expulsado del estudio, a perder el trabajo, a ser rechazado por la familia.

¿Hay persecución en Colombia contra la gente homosexual? Sí, pero si estoy en Bogotá, soy profesional, independiente económicamente, me pasará menos que si estoy en una ciudad pequeña. Es cada vez menos, pero siguen existiendo casos. Lo que pasa es que a la gente le da pena denunciar.

¿Qué porcentaje de la gente gay lo confiesa a sus padres? La mayoría no lo dice, por miedo al rechazo.

¿Qué deben hacer los padres ante un hijo gay? Aceptarlo, porque es una condición completamente normal del ser humano. Hay mucha desinformación y mucho prejuicio. Todavía hay gente que cree que esto es una enfermedad y que es pecado. Aunque no es delito, todavía utilizan estrategias legales para quitar derechos. Por eso es importante informarse.

¿Usted le reveló a su familia que era gay? A mi mamá y a mis hermanos, a los 20 años. Antes lo oculté.

¿Cuándo una persona siente que es homosexual? En cualquier momento de su vida, cuando siente atracción por el mismo sexo.

¿Una persona nace homosexual? Lo mismo habría que preguntar por la heterosexualidad: ¿uno nace heterosexual? ¿Usted nació homosexual? No sé. Yo creo que hay factores biológicos, hormonales y culturales, lo mismo que en la heterosexualidad.

Un heterosexual se puede volver homosexual… Sí, o lo contrario. La sexualidad es móvil, no está encajonada como creemos.

El origen de esta entrevista es la confesión de Ricky Martín. ¿Por qué cree que mantuvo oculta su homosexualidad tanto tiempo? No sé las razones, pero si decide hacerlo ahora es porque tiene un objetivo, porque finalmente la orientación sexual de una persona hace parte de su vida íntima, y deberíamos llegar al punto de que no importe si yo soy lesbiana o soy heterosexual, como no debe importar si yo soy blanca o soy negra, para tener los mismos derechos. La declaración de Ricky Martin es una liberación personal. Seguramente, no soportó más esa doble vida, porque es una doble carga. Lo que hace él como objetivo, aunque no lo plantee, es decir: “Yo soy exitoso, soy un cantante y también soy homosexual; no importa”. Y eso ayuda.

Que personajes públicos lo digan, ayuda a cambiar los estereotipos negativos, porque la gente asocia la homosexualidad con cosas negativas; ayuda a que la gente vea positivamente la homosexualidad.

¿Cree que los prejuicios contra la homosexualidad desaparecerán? En algún momento deberían desaparecer. La declaración de Ricky ayuda a que gente no gay acepte que ser gay es normal. Que si el hijo es homosexual, el padre lo apoya; que si tiene un empleado homosexual, que lo valore por su trabajo y no lo rechace.

¿Confesar esa condición homosexual libera? Por supuesto; porque uno tiene que ser real, ser como es. La homosexualidad tiene la ventaja de que puede esconderse, hay otras razones de la discriminación que no se pueden esconder: si yo soy negra, no lo puedo ocultar.

¿Usted aconseja contar? Ese consejo no se le puede dar a todo el mundo; depende del tipo de padres que tenga. Si les ha escuchado comentarios homofóbicos, si viendo la televisión dicen: “¡Uuyyy, ese maricón!”... Ante padres así, confesarlo, al contrario de ser una liberación es un riesgo de rechazo e, inclusive, de violencia física y emocional. Hay personas que han tratado de cambiar a sus hijos con terapia psicológica.

¿Una persona, a simple vista, puede descubrir si alguien es homosexual? No puede deducirla de nada. Puede haber un hombre completamente afeminado que sea heterosexual, o una mujer muy masculina que sea heterosexual. La homosexualidad no se adivina.

¿Usted ha sido homosexual toda la vida? Creo que sí. He tenido también relaciones con hombres, claro. Tuve novios en la adolescencia, pero yo sentía atracción por las mujeres desde muy niña. La sexualidad no sólo es adulta, también es adolescente y es infantil. Lo que pasa es que uno no sabe que eso se llama homosexualidad, o heterosexualidad. ¿Por qué tiene tanto rechazo la homosexualidad? Por la desinformación. Hubo un momento en que la Organización Mundial de la Salud la tuvo como un trastorno y como enfermedad, pero eso desapareció. Los zurdos en la edad media eran también considerados anormales y enfermos. En Colombia ser homosexual fue delito hasta 1981. Lo establecía el Código Penal. Desapareció porque era un ‘delito’ casi imposible de probar. Habría que descubrir a la gente en flagrancia. Lo eliminaron cuando establecieron que el Estado no puede meterse en la cama de las personas.

¿Es cierto que, en promedio, en todos los países el 10 por ciento de la población es homosexual? Esa cifra se utiliza, pero puede ser mucho más porque la gente no lo confiesa.

¿En Colombia habría unos 4 millones de homosexuales? Es difícil saberlo, pero creo que es más. Es muchísima la gente que oculta su homosexualidad.

¿Hay más hombres o mujeres homosexuales? Dicen que hay más hombres, pero yo creo que es por la mayor aceptación social del hombre gay. Hay percepciones negativas más fuertes sobre las mujeres lesbianas. Mucha gente dice “yo tengo muchos amigos gay”, pero muy poca gente dice “yo tengo amigas lesbianas”.

¿Alguna vez ha sido agredida por ser homosexual? Verbalmente, una vez. Cuando hablé de mi homosexualidad en un medio de comunicación, en mi oficina una señora me dijo: “¿Por qué no deja sus aberraciones para su cama, para su vida privada, por qué se las tiene que andar contando a todo el mundo?”. La gente se ofende y no entiendo la razón.

El actual Procurador ha hecho muchas declaraciones en contra de la unión de parejas del mismo sexo. ¿Qué opina? Hemos utilizado los mecanismos legales para recusarlo, para que no pueda hablar del tema en la Corte Constitucional, porque, desde antes de ser Procurador, se había pronunciado sobre el tema negativamente, y no solamente en ejercicio de su libertad de opinión y de su libertad de cátedra. Él cree que lo estamos atacando por sus convicciones religiosas. No lo atacamos, nos defendemos. Él tiene tanto derecho a ser católico, como nosotros a ser homosexuales. Lo que él no puede es llevar sus convicciones religiosas a sus textos jurídicos. Colombia es un Estado no confesional.

¿Qué es LGTB? Saber quién me gusta, con quién quiero compartir mi cuerpo. Lesbiana: me gustan las mujeres. Gay: me gustan los hombres.Travesti: nací biológicamente hombre, pero yo me siento mujer. Bisexual: me gustan tanto hombres como mujeres.

¿Qué siente usted por la gente travesti? Mucho dolor porque son más discriminados, incluso más que lesbianas, gays y bisexuales. Son a quienes más asesinan, a los que no dejan entrar a bares, a los que más acosa la Policía; son los primeros expulsados de la casa, del colegio. Apenas un hombre empieza a vestirse de mujer, hay rechazo. Endry Cardeño, ‘Laiza’, la de la televisión, dice que biológicamente sigue siendo hombre, pero se siente toda una mujer. Para el Estado, Endry, por su cédula, sigue siendo hombre.

¿Los travestis sufren? Pero no por ser travestis.Uno no sufre por ser lesbiana o gay, sufre por el rechazo.

¿Hay herramientas para salir del clóset? Hay mucha producción sobre este tema, obras para papás y mamás de gays y lesbianas, para que no se sientan culpables, porque siempre se ve como algo negativo. Lo primero que hace el papá que se da cuenta de que su hija es lesbiana es sentirse culpable: ¿qué hice mal, qué me faltó? Y resulta que no tiene nada que ver con eso. Poco a poco nos vamos acercando a que todos admitamos que eso es así

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.