EN 1996 NO HABRÁ RECUPERACIÓN

EN 1996 NO HABRÁ RECUPERACIÓN

Los banqueros siempre estarán en el centro del debate económico. Si el negocio financiero va bien, para muchos es a costas del sector productivo. Si las cosas van mal para los bancos, hay problemas de confianza en la economía.

17 de junio 1996 , 12:00 a.m.

El presidente de la Corporación Financiera del Valle, Julio Manuel Ayerbe, analizó los distintos aspectos de la situación económica que vive el país, sus posibilidades de crecimiento y las dificultades que enfrenta.

La economía colombiana está resentida. Desde su óptica de banquero, cual es el principal problema?.

Hay un problema de demanda muy fuerte, en buena parte explicado por unas altas tasas de interés y la salida es perderle un poco el temor a la inflación. En otras palabras, si hay una caída en el consumo, uno no tendría que preocuparse tan severamente por la estabilidad de precios, sino por buscar la recuperación. Y es el momento de actuar dando señales muy fuertes para que bajen los intereses. Creo que la principal tiene que ver con una baja en los encajes.

Uno puede decir que las tasas de interés ya están cayendo y eso es cierto, pero no es una reducción sutancial y consistente. Creo que a finales del año volveremos a tener unos niveles altos, porque entre otras cosas, el gobierno va a competir con el sistema financiero por los recursos y esto se refleja en el costo del dinero.

Pero esto no tiene que ver con la defensa del dólar?.

Si. Y en esto hay ser claros: la prioridad es bajar las tasas de interés, pero de ninguna manera esa reducción se debe dar haciendo una presión indebida sobre el dólar. Ahí una una palanca muy grande desestabilización de la economía, sobre la cual hay que tener mucho cuidado.

Se podrá esperar pronto una recuperación de la economía? Yo no creo que ya en 1996 se de una recuperación de la economía. Pienso que esta se podrá dar en 1997 siempre y cuando se actúe en renglones claves como la aceleración de las obras públicas, ya sea por parte del gobierno o el sector privado. Es una forma de recuperar la demanda.

Hay factores que se deben tener en cuenta y que están pesando. Uno de ellos es el efecto del IVA que condujo a redireccionar los presupuestos familiares y el impacto que está produciendo el costo de los servicios públicos y la educación sobre el ingreso familiar. En 1997 se habrá dado ese ajuste y podrá darse una recuperación de la demanda.

Por qué hay esa brecha tan grande entre el costo del crédito interno y el externo?.

Hay unos problemas en el sistema financiero nacional que tienen que ver con asuntos como el encaje y los costos de intermediación, pero también hay un problema de disposición entre la gente de salir a conseguir crédito externo o emitir papeles y que no está ligado a impedimientos legales o restricciones de la Supervalores. El debate al interior de la comisión de capitales ha sido muy profundo, en el sentido de encontrar las razones por las cuales hay cierta aversión al crédito externo y de la baja tasa de renovación de empréstitos. Uno podría pensar que hay una barrera sicológica y temor a la devaluación. Este es un asunto que merece ser debatido y estudiado mucho.

A propósito del mercado de capitales, uno de los instrumentos de fortalecimiento son los fondos de pensiones. Pero eso no se notado hasta ahora. Que ha pasado?.

La ley fue muy severa con los fondos privados de pensiones y estos nacieron muy débiles. Los inversionistas están colocando recursos que no esperaban. Es cierto que llegará el momento en que los fondos se autosostengan, pero el crecimiento será muy duro. Adicionalmente, la Superbancaria les ha cargado demasiado la mano a los fondos con un extremo de cautela, como el caso del manejo de las inversiones en acciones.

Cada día se conocen más concordatos. Le preocupa esto a los banqueros?.

La preocupación no es tanto por los concordatos en sí que son una figura que está presente en la dinámica de la economía. La preocupación está en que no hay una ley con colmillos que permita actuar a los acreedores en el sentido de tomar posesión de los bienes de la empresa en problemas para encontrarle una salida en términos de capitalización o venta. Hoy las cosas van al ritmo que el deudor quiere con la complacencia de la Supersociedades. El resultado es que los acreedores son burlados y se incumplen los compromisos de pago. En forma paralela al deterioro de la cartera, la ley debería permitir que los acreedores tomen posesión de los activos.

Cual es el renglón industrial que más le preocupa?.

Me preocupa mucho el sector textil, aunque no todas sus empresas.

La crisis política no puede ser ajena a la economía. Hay asuntos como el sector externo que puede ser el efecto de la coyuntura. Que opina?.

Para seguir hablando de preocupaciones, me parece muy grave el manejo de las relaciones con Estados Unidos, más en la coyuntura que viven allá de próximas elecciones. Creo que el sector privado de aquí podría servir de intermediario entre los dos gobiernos. También tiene que preocuparnos las eventuales sanciones económicas que en casos como las flores tendrían un efecto devastador.

Nosotros no se hemos sentido el impacto de la crisis en términos de recursos de crédito o tasas de interés. Pienso que los bancos ya descontaron el efecto Samper . Sin embargo, si iniciamos un segundo capítulo de la crisis podría ser muy dañino, en el sentido que los agentes del exterior no van a esperar indefinidamente que solucionemos un problema interno.

Su imagen Julio Manuel Ayerbe Muñoz se conoce a la Corporación Financiera del Valle como la palma de la mano: está en ella desde enero de 1969. Y su posicionamiento en el mercado financiero nacional e internacional ha sido trabajo de Ayerbe.

Pero Ayerbe tiene una constante personal: lo primero que entra en su maleta de viaje son los zapatos de hacer deporte, no importa a donde vaya, Londres, Nueva York o Bogotá.

Su hijo Julio Manuel lo volvió hincha del América de Cali y ahora sueña con el trofeo más deseado por los hinchas rojos: campeón de la Copa Libertadores de América.

Para Ayerbe, las cosas se hacen bien o mal. No hay términos intermedios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.