Nexos entre ‘oficina de Envigado’ y cartel mexicano de ‘los Zetas’

Nexos entre ‘oficina de Envigado’ y cartel mexicano de ‘los Zetas’

Dionisio Jiménez Sinisterra, capturado el jueves de la semana pasada en una humilde habitación en una zona popular de Barranquilla, sabe los secretos de los negocios entre dos de las organizaciones criminales más temidas en la mafia mundial: la ‘oficina de Envigado’ y el sanguinario cartel de ‘los Zetas’ de México.

07 de marzo 2010 , 12:00 a.m.

La operación la realizaron comandos Jungla de la Policía –expertos en combate– dados los antecedentes de las dos bandas para las que trabajaba Jiménez. La pobreza de la pieza donde lo capturaron contrastaba con los negocios que realizó el año pasado: figura como propietario de tres empresas exportadoras cuyo valor se cuenta por centenares de millones de pesos.

El hombre, conocido como ‘el Negro’, manejaba una red en puertos de la Costa que sacaba semanalmente cargamentos de coca hacia Centro y Norteamérica. La droga, según la Policía, le pertenecía a Maximiliano Bonilla –alias ‘Valenciano’, uno de los jefes de ‘la Oficina’, que pasó de ser el principal brazo sicarial de la mafia a manejar rutas y producción de narcóticos– y tenía como destino en México a ‘los Zetas’, brazo armado del poderoso cartel del Golfo de México. Estos hombres, reconocidos porque casi todos son ex militares y han protagonizado algunas de las vendettas de la mafia más violentas en el país norteamericano, ya son considerados como otro cartel.

Tanto Sinisterra como otros tres colombianos, capturados también la semana pasada en Barranquilla, están solicitados por un tribunal de Nueva York por narcotráfico.

En marzo del 2009 la DEA le entregó a la Policía Antinarcóticos varios nombres, números telefónicos y otros datos sobre una red a la que le fueron incautados 2.130 kilos de cocaína en Guatemala. El alijo iba en un cargamento de baldosas que Jiménez Sinisterra logró ‘contaminar’ gracias a la plata que le llegaba de México.

El rastreo duró casi un año y se centró en cuatro ‘pines’ (chats) de equipos BlackBerry. Así se supo de una reunión con dos ‘sombrerotes’ (mexicanos) en Medellín en la que se pactó el negocio, el primero conocido de ‘Los zetas’ en Colombia como cartel independiente.

Uno de los enviados de ‘Valenciano’ fue un narco del Magdalena Medio que, según la Policía, se mueve con cerca de 30 hombres armados por esa zona. Los ‘zetas’ hicieron el año pasado varios viajes, para revisar su inversión.

La estrategia fue comprar pequeñas empresas que tuvieran un ejemplar historial como exportadoras y usar sus envíos para meter la droga.

Según la investigación, Sinisterra participó en tres adquisiciones. “Sabía de transporte marítimo, tipo de carga, nombres de empresas, tenía muchos contactos en el puerto”, dice un investigador.

‘El Negro’ estaba apoyado por Roger Nieto, técnico en comercio exterior y quien prestaba servicios como consultor en una agencia de intermediación aduanera. En este momento se investigan sus contactos en Colombia y México.

Los otros dos capturados, también con solicitud de extradición, son Adolfo Hernán Pernett y José Romero Pino, que supuestamente prestaron sus nombres para la constitución de una de las exportadoras. El general Álvaro Caro, director de Antinarcóticos y quien dirigió la operación, le dijo a EL TIEMPO que la red es más grande y que la Policía sigue rastreando hasta dónde han entrado los ‘zetas’ al país

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.