Secciones
Síguenos en:
HUMOR MÉDICO

HUMOR MÉDICO

Tomás Quevedo Gómez es un médico nacido en Medellín, egresado de la Universidad de Antioquia. En su familia ya son 27 médicos o sea que su vocación es genética. Es miembro honorario de las sociedades colombianas de Gastroenterología y Endoscopia Digestiva, lo mismo que de la Academia de Medicina de Medellín. Es miembro fundador de la Sociedad Colombiana de Historia de la Medicina. Es decir un hombre inquieto en asuntos culturales y científicos.

Pues este excelente profesional que hace orgullo a nuestra profesión ha escrito un libro cuyo nombre es Humor y Medicina en donde usted puede encontrar a través de su lectura anécdotas humorísticas y graciosas no solo de él sino de todo lo que compete a su profesión. Es un libro ameno en cuya lectura usted no requiere ser médico para encontrarle gracia a todas las cosas que le pueden suceder a un médico durante el ejercicio de su profesión. Como lo dice él mismo en su prefacio: La medicina tiene muy poco de humor, pero el humor tiene mucho de medicina .

En pocos meses agotó la primera y la segunda ediciones y está para salir la tercera. Libros hechos como los míos con mucho cariño y esmero por la Editorial Lealon de Medellín.

He disfrutado mucho de este libro y quiero compartir con ustedes queridos lectores algunas de la infinidad de anécdotas que allí se encuentran.

Le preguntó un médico a una señora que le llevó un niño desnutrido: Ese niño si acepta bien el pecho, señora? Eh Ave María doctor, como uno grande.

Y es como decía el humorista Klim: los senos de las mujeres son como los trencitos eléctricos: están hechos para los niños pero los que gozan con ellos son los papás.

Contaba el doctor Vásquez la historia de un ciego López que era un chofer de taxi que perdió la vista y a quien le dijeron que fuera a rezarle a la imagen del Señor Caído de Girardota, a quien el pueblo le adjudica milagros. Llegó López allá, se arrodilló y dijo: Señor, ya me quitaste la luz; déjame por lo menos el agua y el teléfono .

El doctor Quevedo tenía un amigo, el doctor Luis Carlos Uribe Botero, que fuera de médico era un gran pescador y sostenía que el coito interrupto era como cuando se pescaba sabaletas: había que sacarlas a boquear afuera.

A una paciente a quien el doctor Quevedo le preguntó si era casada o soltera, contestó: Arrepentida, doctor. Y otra le contestó: Soy soltera doctor pero he tenido intimidades.

Cuentan que en el viejo manicomio de Bermejal semanalmente se mataba novillo para la alimentación de enfermos y trabajadores y un día el animal que iban a sacrificar se escapó, llegó asustado y se detuvo en la puerta de entrada de uno de los corredores en donde estaba de espaldas el doctor Alberto Morales interrogando a un enfermo que tenía alucinaciones. Cuéntame hombre, decía el doctor Qué es lo que usted está viendo? Yo veo decía el paciente un toro. Y cómo es ese toro?, le pregunta el médico. Negro y con unos cachos muy puntudos. Dígale que entre, le dice el doctor. Y en ese mismo instante el animal entró bufando y enfermo y médico salieron en espantada.

Le preguntan al doctor Quevedo si le cobra a los amigos, y contesta; Y si no a quién le voy a cobrar, si los enemigos no vienen por aquí...

Le pregunta a un paciente: Qué cardiólogo lo esta viendo a usted? Un doctor Moreno El doctor Moreno Pareja? No, uno que es moreno parejo.

A una enferma que estaba amamantando consultó por una grieta en el pezón y al examinar al niño se le encontraron un par de dientecitos y le dijo a la señora: Si usted no desteta al niño... el niño la desteta a usted.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.