Secciones
Síguenos en:
GUERRA AL DENGUE EN BARRANQUILLA

GUERRA AL DENGUE EN BARRANQUILLA

Luego de que el Centro Departamental de Enfermedades Transmisibles e Investigaciones, (Ceti) divulgara la semana pasada unas cifras alarmantes sobre brotes de Dengue en Barranquilla, el Distrito inició una campaña para combatir la génesis de la enfermedad: el cultivo del temible mosquito Aedes Aegypti.

Entre las prohibiciones se encuentran desde colocar vidrios rotos, cuellos o fondos de botellas en la protección de muros y paredillas, hasta usar agua en los floreros que se llevan a los cementerios.

En la mayoría de las paredillas divisorias, los barranquilleros colocan --como protección-- vidrios, los que también sirven para almacenar agua que facilita la incubación del Aedes.

La orden también dispone estar atentos a las cavidades de los árboles, las cuales deben ser selladas con mezclas de cemento y los tubos que se utilicen para la construcción de cercas o paredes deben estar acondicionados de tal forma que en los extremos no retengan agua.

El objetivo es cerrarle todas las puertas al insecto, para que su capacidad de reproducción quede anulada en un ciento por ciento.

La decisión de la Administración distrital también toca a las puertas de las empresas constructoras, a las que les recomienda que en el levante de edificios o en cualquier otra obra, no hagan excavaciones para almacenar o retener agua que estén por fuera de las especificaciones que en tal sentido señalen las autoridades de salud pública.

En cuanto a los propietarios de los inmuebles o a los inquilinos, se les obliga desinfectar por su cuenta de manera quincenal los depósitos de agua que se forman en los cimientos o sótanos por filtraciones.

A las empresas públicas Pero si el estricto cumplimiento de estas disposiciones se les ordena a los particulares, la ley también entra por casa, y es así como a las empresas prestadoras de servicios públicos domiciliarios se les exige mantener debidamente sellados sus ductos para que sus registros no almacenen agua.

El incumplimiento de estas normas establecidas en el Decreto 371 acarreará sanciones que consistirán en amonestaciones, multas (que oscilan entre uno y 10.000 salarios diarios mínimos legales), decomiso de productos o artículos, suspensión o cancelación de un registro o de una licencia y el cierre temporal o definitivo del establecimiento, edificación o servicio respectivo.

Aunque la aplicación de estas disposiciones es obligatoria en todos los sectores de la población de Barranquilla, el Distrito señaló los siguientes sitios como neurálgicos: Instituciones de salud, clínicas, hospitales, centros de salud, laboratorios, consultorios, etc, viviendas unifamiliares y multifamiliares.

También se consideran potenciales focos del vector transmisor del Dengue, los lugares de trabajos, bancos, oficinas, almacenes, bodegas, estaciones de servicio, chatarrerías, fábricas, restaurantes, tiendas, droguerías, centros de recreación, terminal de transporte, puertos fluviales y marítimos, funerarias.

Vertederos de desechos sólidos y líquidos, establecimientos especiales como cárceles, pensiones, hoteles y cementerios, espacios públicos como parques, teatros y escenarios deportivos.

La orden del Distrito trata de comprometer a todos con la solución del problema, y por ello obliga a los propietarios, arrendatarios y administradores a colaborar con los servidores públicos de la salud para que puedan realizar inspecciones y determinar la presencia de focos del mosquito.

En conclusión, lo que se pretende es que la ciudadanía asuma las conductas tendientes a descubrir, destruir y evitar los puntos de propagación del mosquito y que se cumpla con los compromisos que se acuerden y con las recomendaciones que señalen las autoridades de salud.

Las inspecciones Los trabajadores de la salud en el Distrito están obligados a realizar inspecciones físicas a los sitios considerados como potenciales criaderos del vector transmisor del Dengue.

Esta labor la realizarán en horas hábiles, previa identificación. El objetivo es detectar y controlar los criaderos existentes.

Indicar métodos correctivos a las irregularidades que se puedan presentar y suscribir actas de compromiso. Tomar información de interés, dar capacitación continua sobre el Dengue y practicar control del vector que lo propaga, supervisar a los responsables de la erradicación del foco de cada institución y obtener la información útil para el servicio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.