Secciones
Síguenos en:
LA TIERRA SUPREMA DE LOS INDÍGENAS

LA TIERRA SUPREMA DE LOS INDÍGENAS

Aquellos amantes del turismo que piensan en que algún día podrán disfrutar de la belleza plena de la Sierra Nevada de Santa Marta, en especial estar en contacto con sus nieves perpetuas, pueden ir olvidándose de ese sueño. Por encima de su deseo está la supremacía de los indígenas que en ella habitan.

Al menos ese el punto de vista del Fondo Mixto de Turismo del Cesar, que dirige el compositor de música vallenata, Santander Durán Escalona, quien señala que por ley los indígenas tienen soberanía sobre la Sierra Nevada.

Ellos tienen un tipo de cultura y son sumamente celosos de la penetración, entre comillas, civilizada y han manejado con mucho cuidado la parte del turismo. Han tenido demasiados problemas; es más, han puesto muchísimos muertos y esto los ha obligado a organizarse , afirma.

Los indígenas, tal como lo señala Durán, conformaron la denominada Liga Tayrona que involucra a Koguis, Arhuacos, Arsarios y Kankuamos. La Liga ha planteado un rechazo total al turismo en la Sierra Nevada, principalmente al de tipo masivo.

Explicó el funcionario que la decisión se desprende de diversos factores, pero el que impera es la oposición al turismo masivo por su territorio, porque consideran que sería un irrespeto permanente a sus creencias y cultura, dada a la concepción diferente que los indígenas sobre lo que es la vida.

Por decir algo, la vida la tiene en los elementos que guarda la tierra. Para ellos tienen vida las rocas; o ciertas rocas en la Sierra Nevada tienen carácter sacramental , manifiesta Durán.

Esa situación fue expuesta en un reunión con los miembros del Fondo Mixto de Turismo del Cesar, indicando que así como el hombre blanco no permite que alguien entre a una iglesia a poner música o hacer sus necesidades fisiológicas; para ellos es una posición igual.

Durán destaca dentro de las múltiples manifestaciones de rechazo, que en una ocasión en un encuentro en Pozos Colorados en Santa Marta, se propuso la construcción de un telesférico hasta Ciudad Perdida, pero lo indígenas dijeron tajantemente que eso no era posible.

No obstante, se permite el turismo científico, ecológico, practicado por pequeños grupos que piden un permiso especial a las autoridades indígenas, y cuando lo obtienen, la visita debe incluir un guía permanente y les prohiben contaminar el recurso natural.

Nosotros somos muy respetuosos y tenemos la obligación de hacerlo, de esas creencias, esa concepción de la vida. Sabemos que se puede hacer un turismo con grupos muy pequeños, pues las comunidades son celosas , expresa Durán Escalona.

Destaca que en el momento hay dos sitios en donde no hay problemas para que lo visiten un buen número de turistas y es Atánquez, asentamiento de la comunidad kankuama, y Pueblo Bello. Sin embargo, en la primera localidad, desde hace dos años se realiza un trabajo etnológico y lo más probable es que se coloquen restricciones a la presencia de visitantes.

Por otra parte, el dirigente también descarta la posibilidad de despertarle la inquietud al indígena de que a través del turismo mejore su modo de vida vendiéndole artesanías a los visitantes, por la concepción de su economía es diferente. Todavía utilizan el trueque y eso no lo entiende la civilización.

Alternativas Ante las dificultades para el turismo a gran escala en la Sierra Nevada de Santa Marta, Santander Durán Escalona, sostiene que el Fondo Mixto de Promoción Turística del Cesar, trabaja en el diseño de una estrategia que permita atraer turistas a este departamento.

Se incluyen visitas a la Ciénaga de Zapatosa en el occidente del departamento, considerado el mar interior del Cesar por sus 40 mil kilómetros cuadrados de espejo de agua. Algo para ver, admirar y disfrutar .

Hacia el sur se puede aprovechar el trabajo cultural que vienen adelantando varios grupos culturales para conocer la forma de ser de las comunidades negras ribereñas del río Magdalena, calificada como la Cultura del Magdalena . También es para mostrar Río de Oro y González, con sus costumbre interioranas y su arquitectura colonial.

Igualmente se trabaja en un proyecto que va desde Bosconia (Cesar) hasta Riohacha (La Guajira), denominado la Ruta del Acordeón y la Leyenda , para ilustrar sobre el origen de la música vallenata.

Por último, Durán Escalona manifestó que buscan unir esfuerzos con los fondos mixtos de turismo de La Guajira y el Magdalena, para trazar políticas de aprovechamiento de la multiplicidad de lugares que existen en los tres departamentos que antes formaron el Magdalena Grande y que tiene en sus entrañas todos los sistemas tropicales, desde nevados hasta el desierto y el mar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.