Secciones
Síguenos en:
EN OCASIONES, LA DEPRESIÓN ES VERDE

EN OCASIONES, LA DEPRESIÓN ES VERDE

Lisa Wessan está acostumbrada a hablar sobre sus problemas y, desde que salió de la universidad, ha pasado varias veces por el diván.

Pero cuando esta neoyorquina de 37 años trató de explicarse a su terapeuta la depresión que le producía pensar en la contaminación del agua potable o ver fotografías de aves atascadas en petróleo, éste la paró. Me dijo que yo utilizaba lo de la ecología para evadir mis problemas reales como la falta de un novio , dice Wessan, escritora y productora de radio.

Wessan cambió de terapeuta y ahora visita a uno que contempla los aspectos ecológicos de la psicología humana. Su tratamiento incluye caminar unos 8 kilómetros al día por el Parque Central de Nueva York. Me siento mucho mejor de lo que me he sentido en años , dice.

Todos saben que una caminata por el bosque hace bien al espíritu. Pero ahora una cantidad de terapeutas lo ven como algo clave para la salud mental. Este nuevo campo hasta tiene un nombre moderno: la ecopsicología. En vez de enfocarse en los sentimientos del paciente por su trabajo, su vida amorosa o su familia, estos terapeutas ponen en consideración la relación del paciente con la naturaleza, a fin de determinar las causas de los problemas.

Esa depresión permanente será producto de los problemas matrimoniales, o será realmente un lamento por las especies extintas? Movimiento marginal Es probable que una gran cantidad de lo que surge en terapia, como sueños, temores y tristeza, tenga orígenes medioambientales , dice Theodore Roszak, profesor de historia de la Universidad de California y uno de los maestros del movimiento ecopsicológico.

Roszak ha publicado varios libros y publica un boletín sobre el tema. Dice que además de los terapeutas, muchos ambientalistas también acogen la ecopsicología como forma de entender mejor la opinión de la gente sobre los temas ecológicos.

Pero la ecopsicología todavía es un movimiento marginal. No sé de ningún caso en que el problema de alguien haya surgido directamente por el ambiente, salvo que haya provenido de un veneno o una toxina , dice Norman Clemens, psicoanalista de Cleveland, Ohio.

Añade que permitiría que un paciente hablara de los problemas ecológicos pero aún así esperaría encontrar que el verdadero problema tiene algo que ver con las relaciones humanas o las experiencias del paciente .

Allen Kanner, un ecopsicólogo de Berkeley, California, utiliza un método diferente. Cuando uno de sus pacientes se quejó de sueños en los que los árboles gritaban de dolor, el no lo redujo de inmediato a un sueño que simbolizaba una relación humana , dice. No le dije que los árboles representaban a su madre .

Kanner investigó el problema y descubrió lo que creyó eran las ansiedades profundas del paciente sobre la destrucción del mundo natural. Con el tiempo cambió su modo de vida, pasó a hacer menos compras, tiró la ropa que le sobraba y comenzó a reciclar más. Hace rato que no sueña esas cosas , dice Kanner, pero sigue muy preocupada por el ambiente .

Mientras que algunas de estas cosas suenan a que son de sentido común, algunas de las técnicas asombran a algunos. En ocasiones, Kanner incita a sus pacientes a utilizar algunos aspectos del chamanismo, una religión basada en la creencia de espíritus buenos y malos que pueblan el mundo de la naturaleza. Por ejemplo, los pacientes aprenden a consultar con ancestros animales para recibir consejos sobre los problemas que los aquejan.

A algunos psiquiatras les preocupa que la ecopsicología se pueda utilizar para imponer valores ambientales sobre los pacientes.

Randall White, psiquiatra de Atlanta, dice que las técnicas parecen ayudar a ciertas personas, pero que todavía son poco experimentadas . Por ejemplo, algunos ecopsicólogos ven el consumo en exceso como un tipo de adicción, como el alcoholismo. Es una noción muy seductora , pero no existen conocimientos científicos para respaldarlo, dice White.

Por su parte, los ecopsicólogos se ven a sí mismos en el mismo punto en que se encontraban los terapeutas familiares en los años 60.

En ese entonces, traer a los miembros de la familia a una sesión de tratamiento psicológico era revolucionario; hoy día es rutina.

Con especialidades Es probable que muchos de mis pacientes ni sepan que me refiero a mi misma como ecopsicóloga dice Sarah Conn, psicóloga de West Newton, Massachusettes, que también enseña un curso de ecopsicología en el Cambridge Hospital de la Facultad de Medicina de Harvard. Trato de no permitir que el nombre interfiera . agrega.

Muchos ecoterapeutas se especializan. Algunos ofrecen tratamientos en medio de la naturaleza que pueden durar semanas. Los terapeutas llevan pequeños grupos al bosque, y estimulan a cada persona a dedicar un poco de tiempo a acercarse más a la naturaleza.

Otros terapeutas tratan de llevar la ecopsicología a un escenario urbano.

Hasta con gente que no tiene casi contacto con la naturaleza, hago énfasis en que aún hay un vínculo, como el aire que respiramos que viene de las plantas , dice Wiliam Calahan, un terapeuta eco-gestalt que vive y trabaja cerca del centro de Cincinnati.

Uno de los pacientes de Calahan, un científico de laboratorio que sufría de fuertes ataques de ansiedad, dice que lo mejor de sus dos años de terapia fue un renovado interés por la jardinería orgánica.

La jardinería está muy orientada hacia los procesos , explica el paciente, y esos procesos reflejan los procesos de la vida . Así que le resultó más fácil enfrentar la muerte de varios amigos de su iglesia, dice. Pude superar sus muertes porque logré comprender que era parte del proceso de la naturaleza .

Mientras tanto, Wessan, la neoyorquina, dice que su nuevo terapeuta la motivó a actuar de acuerdo a sus sentimientos respecto al ambiente. Ahora escribe cartas a los políticos y los grandes empresarios para expresar sus opiniones sobre los problemas ecológicos, y en sus caminatas, le da el buen día a una caída de agua en particular.

También ha salido con una respuesta tajante para cualquiera que cuestiona sus actividades. Dice Wessan: solo les digo, es mucho mejor que tomar antidepresivos .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.