‘Reality’ escogió a ‘trans’ recepcionista

‘Reality’ escogió a ‘trans’ recepcionista

Era jueves en un bar de Chapinero. En la entrada dos provocativas modelos vestidas con blusa y pantalón negro –ceñidos al cuerpo– repartían condones a los primeros visitantes.

27 de febrero 2010 , 12:00 a.m.

Adentro, el público esperaba la elección de la primera recepcionista transgenerista del país.

Para escogerla, el portal en Internet Miau, especializado en audiovisuales Lgbt, había hecho una convocatoria desde el pasado mes de enero.

“Queríamos demostrar con este proyecto que los transgeneristas en Colombia son muy vulnerables. Están condenados a trabajar en peluquería o en el mundo de la prostitución”, aseguró Juan Florián, fundador del sitio web.

Las cuatro finalistas lucían ‘nerviosas’ antes del fallo del jurado, compuesto por Marcela Cabrera, Señora Colombia; Efraín Quintero, Mister Colombia y Édgar Robles, candidato a la Cámara.

Las participantes tuvieron que desfilar prendas del diseñador César Bernal y contestar varias preguntas, sumamente importantes para el veredicto final.

“¿Por qué quiere ser recepcionista?”, le preguntaron a Katherine.

Ella, muy nerviosa, pero siempre sonriente, envió un mensaje de superación a las demás transgeneristas de Bogotá: “Para demostrar que somos capaces de hacer otras cosas diferentes a vendernos en las esquinas”.

Esa respuesta y su actitud durante el mes que duró el proceso de selección sirvió para que ganara el reality.

Katherine se encontraba desempleada desde hace varios meses por ser transgenerista. Durante el desarrollo del proyecto fue la que más demostró capacidades para asumir el cargo de secretaria en una empresa de comunicaciones. Se le facilita el manejo de los programas de computación que son claves en una oficina y, además, sabe atender al público con calidez.

Otra de las finalistas destacadas fue Luisa Verónica, una trabajadora sexual del barrio Santa Fe que vende su cuerpo de 5 a 11 de la mañana y confiesa sin pudor que al día atiende a 10 hombres. Tiene 27 años, los ojos miel y sus cejas son apenas un hilito de pelo.

Dentro del grupo de opcionadas también había un transformista: Laura Noccetti, un joven de 21 años, que de lunes a viernes es conocido entre los estudiantes y profesores de la Universidad Jorge Tadeo Lozano como Andrew, pero que en fiestas de la comunidad Lgbt es una atractiva jovencita de pelo negro intenso que embute su cuerpo de varón en un vestido de gala. Para convertirse en una fémina se demora 45 minutos.

“Me enteré del reality por Facebook. Creo que esto es una oportunidad para crecer como persona. Sí es posible que existan secretarias trans”, afirmó Laura, ‘sentada’ en una silla tipo teatro en la que era posible verle sus alargadas piernas forradas en medias veladas.

- TRANSGENERISTAS SIN TRABAJO Ser trangenerista en Bogotá es sinónimo de desempleo. EL TIEMPO habló con uno de ellos, que no quiso revelar su nombre, pero que sí relató la situación que viven algunos de ellos. “No nos dan trabajo en ninguna parte por nuestra condición sexual”, aseguró.

La mayoría de los transgeneristas encuentra en la prostitución una forma de empleo. Otros, en cambio, se dedican a la peluquería. Así lo confirmó Juan Florián, del portal en Internet Miau, quien piensa que ya es hora que la sociedad les dé oportunidades a los transgeneristas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.