UNIDAD LIBERAL EN BOYACÁ

UNIDAD LIBERAL EN BOYACÁ

La candidatura del ex ministro Jaime Castro a la Asamblea Constituyente, logró el milagro en Boyacá: todos los sectores liberales le ofrecieron su respaldo. El consenso en torno de Castro, único aspirante liberal a la Asamblea por Boyacá, puso fín a varios años de enfrentamientos entre la dirigencia política de ese departamento.

11 de noviembre 1990 , 12:00 a.m.

Jorge Perico Cárdenas, Zamir Silva, Ricardo Mendieta, María Izquierdo, Jairo Calderón, Alfonso Salamanca, Fruto Mejía, Alí Dalel, Héctor Elí Rojas y Héctor Moreno Rojas, expidieron ayer una declaración formal de apoyo a la lista de Castro.

Ayer mismo Castro viajó a Boyacá con el propósito de celebrar el clima de unidad logrado y, en compañía de los firmantes del documento, visitó algunas poblaciones.

En esta primera salida a Boyacá como candidato a la Constituyente, el ex ministro se dedicó por completo a explicar las propuestas que llevará a la Asamblea.

Democratización de la vida nacional, modernización y organización del Estado y legitimidad del orden constitucional que expida la nueva Constitución, son las tres preocupaciones básicas de Castro.

Según Castro, la democratización de la vida nacional se logrará mediante la creación de espacios e instrumentos que permitan a la población participar directamente en la toma de decisiones sobre la marcha del Estado.

En este sentido se mostró partidario de establecer constitucionalmente la soberanía popular, la revocatoria del mandato y la circunscripción nacional.

En cuanto a la modernización y organización del Estado, dijo que propugnará por cambiar lo anacrónico, lo desueto, estableciendo en su reemplazo normas que interpreten la actualidad de la nación.

Dijo que el Estado debe asumir la plena responsabilidad en la prestación de los servicios públicos esenciales y avanzar en la respuesta a otras necesidades sociales urgentes de hoy como la salud, la educación y la recreación de la población.

Dijo que a través de la Asamblea se debe lograr la redistribución del ejercicio del poder público entre las diversas entidades territoriales (nación, departamentos, municipios) y de los recursos del Estado entre esas mismas instancias.

Planteó por ejemplo la posibilidad de que la explotación de las minas y los baldíos deje de ser una facultad únicamente de la nación.

Por último, Castro pidió a sus seguidores votar masivamente en las elecciones del 9 de diciembre próximo para no dejar dudas sobre la legitimidad de la Asamblea y de las instituciones que de ella salgan.

No es lo mismo una Constituyente con 10 millones de votos que con 2 millones. Ahí comienza a definirse la legitimidad de la Asamblea , dijo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.