Secciones
Síguenos en:
UNA RED PARA RESCATAR EL DISEÑO

UNA RED PARA RESCATAR EL DISEÑO

En momentos en los que se habla de globalización e interculturación en el panorama mundial, y de apertura e internacionalización en el ámbito interno, la Asociación Latinoamericana de Diseño (ALADI), ha propuesto la creación de una red nacional de diseño para la industria. A la iniciativa se vincularon como instituciones promotoras la Universidad Nacional y la Asociación de Diseñadores Industriales egresados de la misma que cuentan con el apoyo de universidades, asociaciones de diseñadores, los gremios que han sido sensibles a la necesidad del diseño y entidades del Estado.

La respuesta que ha tenido la iniciativa es satisfactoria y compensa el trabajo que por cerca de dos años han realizado trazando los lineamientos generales del proyecto, diseñadores y directivos de las instituciones vinculadas a la ALADI, soñadores que insisten en construir una Colombia mejor.

Si se quisiera ilustrar las ideas que motivaron el proyecto mencionaría tres: sentido común, enlace y acciones.

Sentido común Por más de 30 años el diseño nacional ha construido una base sólida, a partir de la cual es posible realizar acciones de beneficio para el desarrollo industrial y la comunidad en general. Por qué no utilizarla? Sentido común porque la Red no es otra institución más sino que pretende poner a funcionar las que tenemos, reorientando las practicas institucionales en torno a propósitos comunes, y porque si la Red funciona, es la alternativa más económica posible para tener resultados en el mediano plazo.

Sentido común porque se propone evitar la duplicación de acciones y esfuerzos en un país cuya precaria economía debe evitar excesos.

Los costos de la investigación que apoya el desarrollo del producto son elevados en su inversión inicial.

Por qué no pensar en conjugar intereses para montar centros vitales y laboratorios que permitan una utilización más eficiente de los recursos de las entidades?.

No es extraño encontrar en las reuniones, que las instituciones guardan con mucho celo proyectos para la realización de laboratorios de evaluación de prototipos o de ergonomía, o para el desarrollo de centros o unidades de apoyo al diseño.

Resulta, tal vez extraño, que los proyectos son los mismos, que tienen los mismos propósitos, que en muchos casos las fuentes de información son las mismas y que siguen rutas paralelas que no se encuentran.

De todas esas propuestas, creo, no hay ninguna en funcionamiento. Ninguna institución sola, ha logrado sacarlas adelante.

Enlace La Red propone una interacción múltiple en la que el beneficio es directo o indirectamente para todos.

La Red podría entenderse como puente entre el diseño y al industria para comprender si las diferencias que tradicionalmente acusamos son un mito o para identificar en dónde se fundamentan, pues es también habitual escuchar quejas de los diseñadores, que acusan de ser incomprendidos por parte de los empresarios, y de los empresarios que consideran la formación del diseñador demasiado académica y desorientada respecto de la practica necesaria del diseño de la empresa.

Puente entre los diseñadores y las empresas, entre la academia y la producción con miras a una definición de la profesión más acorde con las circunstancias presentes y con las nuevas realidades económicas y culturales; entre la política del Estado y los diseñadores para aunar esfuerzos en la medida en que encuentran afinidad de intereses.

Acciones Eso definirá el espíritu central de la Red. Queremos realizar proyectos, más que divulgación, más que propuestas, demostración y resultados.

La Red no parte de un estudio exhaustivo ni de un diagnostico, en un país tan estudiado y diagnosticado como el nuestro.

Se aparta intencionalmente de férreas metodologías, confundidas ingenua y equivocadamente con lo académico, porque por razones del momento debemos acometer accione simultáneas.

No pierde la visión de largo plazo, pero sin acciones inmediatas nuestro papel en el siglo venidero será secundario o quizá no podamos desempeñarlo.

Por eso este proyecto que causara escalofrío a los académicos puros, se mueve en diferentes frentes simultáneamente, no sigue una metodología lineal. Tiene múltiples posibilidades de ajuste, en la medida en que es en conjunto una acción estratégica.

El diseño está abierto a la modificación, a la innovación y al cambio porque el mundo afuera está cambiando.

Si el país quiere participar dignamente de los procesos de internacionalización de la economía y de globalización e interculturación contemporáneos debe procurar un cambio de mentalidad en todos los frentes.

Mirar hacia el próximo siglo y reconocer nuevas sensibilidades y nuevos elementos antes subvalorados.

Como por ejemplo, la idea cada vez más difundida de que el desarrollo de nuevos productos tiende a depender cada vez menos de la pontencialidad de la oferta productiva, y en cambió está cada vez más influenciada por la efectiva posibilidad de consumo.

Es aquí donde juega el diseño, como factor de diferenciación y afirmación cultural, de calidad, productividad y competitividad.

Por su parte el diseño del país y de Latinoamérica en general, debe dar paso a lo que se ha llamado el diseño de la segunda generación o cuyos factores pueden considerarse la segunda generación del diseño.

Esa se caracteriza por su compromiso en la inserción del diseño en la instancia productiva. Cabe aquí mencionar que l diseño no puede ser ajeno al entorno ambiental y cultural y que su compromiso básico es con el bienestar y con la edificación de un ambiente material más amable y coherente con el hombre.

Pero sin puritanismos, de lo que se trata ahora es de enfatizar su relación con la lógica industrial con la que está indisolublemente ligado.

En ese marco se formula la Red cuyo propósito central es desarrollar los componentes de información, institucionales, de fomento y de gestión que permitan el fortalecimiento del diseño en el país y aumentar progresivamente participación del diseño en la industria.

Así será el soporte para la interacción del sector industrial, los profesionales del diseño y los centros académicos y de investigación, en pro de desarrollar, mediante el aporte del diseño, la capacidad de innovación de los colombianos y la competitividad de los productos nacionales.

Como tal la Red está constituida por un conjunto de instituciones con afinidad de objetivos en interés frente al diseño, que actuarán como instituciones ejecutoras de proyectos e instituciones de enlace encargadas de coordinar la realización de los mismos. Los proyectos previstos para este año, a la fecha son: -Misión del diseño -Programa Nacional de intercambios Y pasantías en instituciones académicas y de diseño.

-Estudio del estado de desarrollo e inserción del diseño en el país.

-Laboratorio Multinodal de Ergonomía.

-Sistema nacional de consultoría en diseño para las PYMES.

-Banco de información para el diseño.

Para el inicio de actividades se está conformando un comité ejecutivo, y se ha designado una dirección que actuará, provisionalmente en el Departamento de Diseño de la Universidad Nacional en Bogotá.

*Director ejecutivo de la Red Nacional de Diseño para la Industria y catedrático de la U. Nacional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.