Secciones
Síguenos en:
CROATAS TOMAN ÚLTIMO BASTIÓN SERBIO EN KRAJINA

CROATAS TOMAN ÚLTIMO BASTIÓN SERBIO EN KRAJINA

El último bastión de los secesionistas serbios en Krajina, Dvor (120 km al sureste de Zagreb) cayó ayer en poder de los croatas al tiempo que un acuerdo de cese al fuego avalado por la ONU aceleraba el éxodo serbocroata hacia Bosnia.

Tal y como se había pactado el martes, los combatientes serbios comenzaron en la tarde del miércoles a entregar sus armas a representantes de las Naciones Unidas a cambio de un salvoconducto para poder huir hacia Bosnia. La ONU organizó dos centros para registrar las armas (de todo tipo) en Topusko y Glina (sur de Zagreb).

El único territorio de Croacia que permanece en manos serbias es Eslavonia oriental (extremo este de Croacia). Una zona fronteriza con Yugoslavia que el ejército croata ha evitado atacar para no correr el riesgo de involucrar al ejército federal (dominado por Serbia) en su conflicto con los serbocroatas. No obstante, la ONU señaló que la situación era extremadamente tensa en esta región.

Funcionarios de Naciones Unidas y la Cruz Roja dijeron que alrededor de 90.000 refugiados han arribado a territorio bajo control serbio en Bosnia, mientras que otros 50.000 están en Croacia tratando de salir.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) informó en Ginebra que decenas de miles de serbios que huyen de Krajina (Croacia) se encuentran bloqueados en un monumental trancón de cientos de kilómetros en la carretera que une la ciudad croata de Bijeljina y la región bosnia de Banja Luka.

El trancón se debe a que varios de los miles de automóviles, buses y tractores que los refugiados usan como medio de transporte en su huida, y colman la autopista, se han quedado sin combustible.

El Acnur informó que reparte gasolina, agua y alimentos para superar la situación.

En el plano diplomático, el presidente croata, Franjo Tudjman, anunció que no se reunirá hoy en Moscú con su homólogo serbio, Slobodan Milosevic para alcanzar una solución global en la ex Yugoslavia, si el presidente bosnio, Alija Izetbegovic, no es invitado.

Esta petición despejó ayer los temores de los musulmanes de Bosnia, quienes temían un acuerdo entre Serbia y Croacia para repartirse a Bosnia y echó por tierra las esperanzas rusas de lograr una paz en los Balcanes.

El presidente de Rusia, Borís Yeltsin, advirtió ayer en una entrevista al diario japonés Nihon Keizai, que su país se considerará libre de suministrar armas a los serbios, si Washington levanta unilateralmente el embargo de armas a Bosnia.

La crisis bosnia no tiene solución militar o de fuerza , dijo el líder ruso, quien criticó la tolerancia de los países occidentales con la ofensiva croata en Krajina.

Por último, el presidente de Serbia, Slobodan Milosevic, responsabilizó al líder político de los serbios de Bosnia, Radovan Karadzic, por la caída de Krajina en manos croatas y anunció nuevas medidas más enérgicas para forzarlo a aceptar el plan de paz internacional.

La declaración tiene lugar un día después de que Karadzic acusara a Milosevic de haber traicionado a las minorías serbias de Croacia y Bosnia y exigiera al Ejército de Yugoslavia (Serbia y Montenegro) que intervenga en Croacia y Bosnia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.