ACABARON CON EL CARTEL DE CALI

ACABARON CON EL CARTEL DE CALI

El 9 de junio de 1995 comenzó el fin del denominado Cartel de Cali. Ese día a las 3 de la tarde en una casa del barrio Santa Mónica residencial de la capital del Valle era capturado Gilberto Rodríguez Orejuela, el hombre sindicado como el cabecilla del Cartel.

07 de agosto 1995 , 12:00 a.m.

Diez días más tarde se entregó a las autoridades Henry Loaiza, el séptimo en la escala de mando; cinco días más tarde el turno fue para Víctor Patiño Fómeque, señalado como el quinto hombre del Cartel; transcurridos 11 días la Policía capturó a José Santacruz Londoño, el tercero en el organigrama; el 8 de julio resolvió entregarse Phanor Arizabaleta, el sexto en importancia y ayer, 6 de agosto en cercanías del cerro de Las Tres Cruces, el Bloque de Búsqueda detuvo a Miguel Rodríguez Orejuela, el segundo hombre del Cartel de Cali.

Solo falta dar con el paradero del cuarto en la lista, Helmer Herrera, para desintegrar en su totalidad la cúpula de la organización delictiva.

El denominado Cartel de Cali surgió en la década del 70, manejó el 80 por ciento de la cocaína que entraba al mercado de los Estados Unidos, el 85 por ciento de la droga que llegaba en forma ilegal a Asia y Europa y logró permear la economía regional y nacional.

También se le atribuye haber logrado el control desde la venta de automóviles, hasta la industria química, pasando por los sectores hotelero y de la construcción. Al estilo de las organizaciones criminales de Italia, el Cartel de Cali se había erguido ante la justicia colombiana como una pirámide con bases firmes e indestructibles, dijo la Policía. Su organización era casi que perfecta, Los expertos la calificaban como una multinacional exitosa.

Hace siete meses el Bloque de Búsqueda llegó a la ciudad con el objetivo de acabar con el Cartel. Fuentes del Estado indicaron que el Comando Especial Conjunto, los grupos especializados del Ejército y la Policía encargados de las acciones contra el narcotráfico, tuvieron que recurrir a un esquema diferente al utilizado en Medellín cuando prepararon la caída del cartel de Medellín.

Allá el objetivo era capturar un hombre, mientras en Cali se trataba de conseguir documentación e intentar desarticular el negocio , dijo en su momento una fuente oficial. La estrategia consistía en desarticular el organigrama. Con los máximos jefes tras las rejas se generaba el caos y de paso las operaciones quedaban destruidas.

Se acaba el Cartel Después de siete meses de allanamientos, el comandante de la Policía Nacional, general Rosso José Serrano coordinó el operativo que dio con la captura de Gilberto Rodríguez Orejuela. Escondido en una caleta se encontraba el primer hombre del Cartel de Cali. La organización comenzaba a derrumbarse por arriba. El ajedrecista como se le conocía fue vinculado por la DEA en 1976 con actividades de narcotráfico.

El cerco y la presión ejercida por el Bloque de Búsqueda llevó a la entrega el 19 de junio de Henry Loaiza Ceballos alias El alacrán , vinculado con cinco masacres, entre ellas las de Riofrío y Trujillo; comenzó como guardaespaldas de los traficantes mayores hasta escalar la séptima posición en el organigrama. El alacrán se presentó en las instalaciones de la Décimatercera Brigada en Bogotá.

El 24 de junio se sometió a la justicia en Bogotá Víctor Patiño Fómeque, alias El papi . Es acusado de enriquecimiento ilícito y de manejar las rutas de envío de droga al exterior que controlaban traficantes del norte del Valle.

El papi trabajó en el F-2 de Buenaventura, en donde según los archivos de las autoridades comenzó su carrera delictiva.

José Santacruz Londoño, el tercer hombre en importancia del Cartel de Cali fue capturado por la Policía el 4 de julio en un restaurante localizado en el norte de Bogotá; se le sindica de ingresar 3.307 kilos de cocaína a los Estados Unidos.

El 8 de julio se entregó al DAS en Bogotá Phanor Arizabaleta Arzayús. Sobre él pesaban dos órdenes de captura, una por narcotráfico y otra por secuestro.

Ayer a las 4:30 de la mañana en el edificio Hacienda de Buenos Aires , localizado en el noroeste de Cali, el Bloque de Búsqueda capturó al segundo del organigrama, Miguel Rodríguez Orejuela.

De los siete hombres que hacían parte del Cartel de Cali, seis están tras las rejas. Solo uno queda prófugo, el cuarto en importancia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.