Secciones
Síguenos en:
LA PELÍCULA

LA PELÍCULA

Renglones abajo les cuento la verdad de por qué cayó Miguel Rodríguez. En tanto, hagan memoria: preso Santiago Medina, publican su indagatoria, renuncia Fernando Botero. Tres bombazos. Sigue la película.

Cae Miguel Rodríguez a la madrugada en la casa de la legítima, que es su primera esposa con matrimonio católico. Mi General Serrano, con mi General Montenegro dan parte de victoria. Habla Samper al país: de siete duros tiene a seis en la cárcel. Tomamos agua, el gobierno toma aire.

Lunes por la noche: brinca un casete y ojalá que no sea cierto. Tiemblan los adúlteros porque están de moda los pinchazos telefónicos y les corre el pánico de que de pronto la esposa legítima esté haciendo espionaje. Un valium para los nervios. Prendemos el radio de Caracol a R.C.N. pasando por Viva F.M. que Julito tiene la última chiva de Palacio... Leemos Semana, La Prensa, EL TIEMPO, cinco periódicos más. Rin-rin, suena el teléfono: supiste la última? Tírala rápido. Quién prendió este incendio que ya nadie puede apagar? El padre Melguizo, capellán del Palacio Presidencial dice que el morboso periodismo y al santo padrecito no le creo y le perdono su inocencia.

Qué país! Pugnas en la cúpula. Medina canta más que lo que ha cantado Julio Iglesias en 25 años. Muchos se alegran, otros sentimos pena ajena y como las señoras católicas, decimos: los siento por él, lo siento por la mamá, qué vaina con la esposa... demasiado zanahorios para meterse en asuntos tan serios...

Qué país: la primera dama a la Fiscalía? Por favor, esto es la revolución, el mundo de la ficción. Ni Almodóvar ni Woddy Allen imaginaron este alucinante guión, esta película trágica, dolorosa y cómica a la vez.

Miguel Rodríguez lleva tres noches en la cárcel y han sido sus mejores dormidas en los últimos veinte años. Adiós a los escondites, a las llamadas en clave, a las citas secretas. Se acabó el pánico. Se cayó la estantería. Ahora lo visitan su adolorida madre en la cárcel, sus hermanas y sus muchos hijos. Cada una de sus cuatro esposas pasará a verlo y tendrá lo que gusta en Cali: pandebonos y arequipe. Ganó la ley.

Por qué cayó Miguel Rodríguez? Por buen marido. Por arrepentirse de su vida sentimental en la que hay cuatro matrimonios y varios romances con lindas reinas. Volvió al primer amor, a vivir a la casa de Amparo Arbeláez, su primera esposa por lo católico. Moraleja: el amor lo arrastró. Cayó por buen marido. Mi General Montenegro, que sabe mucho de boleros, se iluminó y dijo: Un viejo amor... ni se olvida ni se le aleja y al viejo amor le siguió la pista y allí lo pilló.

Sigue la película. Zumba la adrenalina. No hay final a la vista. Corren rumores, hay pesimismo y... cuidado con los teléfonos que hoy por hoy son el hara-kiri para los adúlteros y para los que juegan la torcida.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.