EL BLOQUEO NO ALCANZA EL IDIOMA

EL BLOQUEO NO ALCANZA EL IDIOMA

En la tierra del bolero, donde se inventaron las canciones más arrulladoras para los escarceos amorosos, un joven enamorado pone ojos tiernos, suspira hacia el infinito y luego dice: Mi pastilla me desordena . Quien así se expresa no es una víctima de las drogas, ni un adicto a fármacos, sino un muchacho que declara, más o menos, que su pareja le vuelve loco.

10 de febrero 1994 , 12:00 a. m.

Para no ser menos, su interlocutor afirma: Mi pastilla es mortal , lo cual, en este código juvenil habanero, equivale aproximadamente a insuperable.

Como en otros lugares del mundo, en La Habana los jóvenes se recrean y se reconocen en su propia jerga, que aquí nace y se desarrolla exclusivamente en la calle, a veces con expresiones de un depurado spanglish, otras con términos procedentes de la cultura africana y hasta del caló, y otras de origen indescifrable.

Ojos que te vieron go (ir), nunca te verán come back (volver) , expresa un novio o novia contrariado, y con ello quiere advertir que, si te vas, no vuelvas.

A veces una chica se resiste más alla de lo esperado y, entonces, el impaciente caballero se desespera y exclama: La piel esa se me está haciendo la larga .

El término compañero , con el que se igualaba al camarero y al ministro, hace tiempo que quedó desterrado de este léxico y sustituido por un omnipre sente asere , que equivale a algo así como hermano o socio entre los miembros de la secta abakua, de origen africano.

Cuando un joven se aburre porque no tiene una pincha , es decir, un trabajo, y tampoco estudia, se pasa el día floreando , o sea, vagando por ahí para matar el aburrimiento.

A veces uno puede decir: Cuadré una pincha que está suave , incomprensible afirmación para los no iniciados con la que simplemente informa de que encontró un trabajo que no está mal.

En los momentos de desesperación y harto de florear , se llega a estar obstinado y con deseos de echarse un pomo , habitualmente de ron casero, hecho a base de alcohol, con denominaciones tan tentadoras como chispa de tren o Facundo busca lío .

Ocurre después que uno llega al gao un tanto ajumao y , si por casualidad, la madre le sorprende y reprende, corta el sermón con un pura, refresca o pura, desmaya , que aunque parezca mentira, significa algo así como vieja, quédate tranquila y déjame en paz .

Como en el resto del mundo, la pura se ocupa de la intendencia, tarea a menudo muy difícil que no siempre consigue resolver con éxito en la mesa. Esta jama está en candela , protesta entonces el joven y ya, si la porción es mínima, clama con rabia: está descarao el buque .

En el colmo de las desdichas y de la mala suerte, o sea, cuando uno está obstinado , sin pincha , ni pastilla que le consuele y le permita despeinarse , entonces no hay más remedio que hacerse un trabajo porque seguro que tiene un muerto oscuro atrás .

Así que irá al santero para que le limpie o le haga un despojo que ahuyente los malos espíritus.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.