Secciones
Síguenos en:
LA INVERSIÓN DIRECTA REGRESA A EE.UU.

LA INVERSIÓN DIRECTA REGRESA A EE.UU.

Los inversionistas internacionales, que redujeron marcadamente su participación en Estados Unidos a principios de la década, ahora vuelven a mostrarse optimistas. Eso es especialmente cierto en el caso de las inversiones de grandes empresas europeas y asiáticas.

Durante la primera mitad de 1995 se observó un desfile de deslumbrantes supernegocios por parte de compañías como Hoechst AG, de Alemania, que compró el laboratorio farmacéutico Marion Merrill Dow, de EE.UU., por US$7.100 millones. Inversionistas de Corea del Sur, Suiza, Gran Bretaña, Canadá y otros países también han comprado empresas, construido plantas o han adquirido otros activos estadounidenses a un ritmo récord.

Hace poco KPMG Peat Marwick contabilizó US$39.000 millones de este tipo de compras de compañías de EE.UU. durante el primer semestre, un aumento del 43% en relación con US$27.700 millones del año anterior. Además, podría haber mucha más actividad durante los meses venideros.

La inversión en EE.UU. va a ser realmente fuerte , dice Edward Kangas, presidente del directorio de Deloitte Touche Tohmatsu International, de Nueva York. Cuando uno mira los planes de nuestros clientes, en particular de los europeos y canadienses, hay mucho en desarrollo .

Esta ola de inversión extranjera difiere de la de fines de los años 80, cuando los inversionistas japoneses inyectaron US$10.000 millones o más anualmente en instituciones estadounidenses muy conocidas, como las propiedades frente a la playa de Waikiki, en Hawai, edificios famosos de Nueva York y estudios de cine de Hollywood. Hoy en día, el valor de muchas de esas propiedades se ha derrumbado y algunas de las inversiones se han convertido en fracasos embarazosos. Así que no sorprende que el flujo de inversión directa de Japón haya caído a unos US$2.000 millones anuales.

Ahora muchas de las inversiones son en operaciones manufactureras o importantes proveedores de servicios, no símbolos de estatus.

Esta es una distinción relevante porque sugiere un nuevo papel para EE.UU. en la economía mundial: el de plataforma de producción de bajo costo y alto valor para productos que se venden en las Américas o en el resto del mundo.

Uno de los propulsores de este cambio es la debilidad crónica del dólar. Para los inversores en los mercados de divisas fuertes como Alemania y Suiza, los activos estadounidenses parecen regalados cuando se miden en marcos alemanes o francos suizos. La debilidad del dólar también dota a las exportaciones de EE.UU. de una ventaja de costos para muchos mercados internacionales y por lo tanto las hace altamente competitivas.

Está claro que no hay ninguna garantía de que el dólar siga barato. Pero en un mundo de grandes fluctuaciones del valor de las divisas, algunas compañías internacionales intentan crear una cobertura natural al diversificar la ubicación geográfica de sus plantas y los flujos de divisas que reciben de sus clientes y que envían a sus proveedores.

BMW, el fabricante de autos alemán, prepara una fábrica en Spartanburg, Carolina del Norte, donde con el tiempo fabricará 90.000 vehículos por año. Helmut Panke, presidente del directorio de BMW of North America Inc., dice que la compañía exportará dos tercios de la producción, principalmente a Europa y Asia. BMW continuará importando de Alemania a EE.UU.

Nuestra estrategia es equilibrar el producto con el flujo de divisas , dice Panke.

Mirar con buenos ojos También hay motivos más sutiles por los cuales las empresas internacionales ven con buenos ojos la expansión en EE.UU. Si se compara con la mayoría de las sociedades europeas o asiáticas, despedir empleados es más fácil en EE.UU. Si la demanda cae, el sistema estadounidense es más flexible. Así como Japón perfeccionó su sistema de inventario justo a tiempo, EE.UU. está en camino a perfeccionar la fuerza laboral en el momento preciso, a pesar de lo que le cuesta a los empleados. La dura verdad es que se trata de una importante ventaja desde el punto de vista de la productividad.

Por último, el argumento a favor de comprar o edificar una compañía o planta en EE.UU. es que el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLC) favorece a sus integrantes. Si el TLC se amplía a otras economías crecientes de América Central y del Sur, las compañías sin presencia en la región sentirán una mayor presión para instalarse en el continente.

LOS EUROPEOS Y asiáticos ven en EE.UU.

una plataforma para llegar a América Latina.

Para los economistas, el crecimiento del flujo de inversión directa hacia EE.UU. tiene implicaciones importantes. Cuando los extranjeros compran propiedades en EE.UU., ayudan a reducir el déficit de la balanza de pagos. En Japón, el auto importado de mayor venta es el Honda hecho en EE.UU. , dice Carl Weinberg, jefe de economistas de High Frequency Economics, de Nueva York. Menciona que el 70% de las piezas de estos Honda que se envían a Japón es de fabricación estadounidense y por lo tanto constituye una exportación estadounidense.

Lo que es más, dice, los Honda que quedan en EE.UU. reducen las importaciones japonesas, lo que gradualmente ayuda a reducir el déficit comercial y acelera el traslado de empleos de Japón, que se ha vuelto prohibitivamente caro. Las mismas fuerzas operan entre EE.UU. y otros países de divisas fuertes, entre los que se destaca Alemania.

Puede ser exagerado sugerir que EE.UU. se está convirtiendo en la principal plataforma exportadora del mundo. Pero la tendencia ciertamente apunta en esa dirección. Además, el aumento de las inversiones por parte de empresas extranjeras resalta las ventajas estratégicas de estar bien instalado en EE.UU.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.