Secciones
Síguenos en:
UN BERLIOZ DESCONOCIDO :

UN BERLIOZ DESCONOCIDO :

El concierto de la Orquesta Filarmónica de Bogotá del pasado sábado 29 de julio, en el Auditorio de la Universidad Nacional, se inició con una breve obra del compositor antioqueño Sergio Mesa, residente en Bogotá, denominada Estratos y convergencias para orquesta. En las notas al programa de Ellie Anne Duque se dice que esta obra... tiene como temática musical principal un rico contrapunto que se amalgama con el colorido orquestal para ofrecer una obra atractiva e inteligente. La primera parte, según descripción del mismo compositor, parte de dos estratos yuxtapuestos (de ahí el título): acordes lentos tomados de la primera frase que se escucha en la flauta, el corno inglés y el arpa que conviven con siete pasajes o comienzos que, de alguna manera, reflejan hasta finalizar su discurso cromático... . A lo largo de la obra agrega la comentarista el oyente encuentra centros tonales establecidos mediante notas pedales, o las mismas convergencias de las cuales nos habla la obra. Todas estas notas, decimos a nuestro turno, serían aclaratorias para una repetida serie de audiciones de un trabajo breve y arduo .

Vino en seguida un Concierto para timbales de Berlioz, así simplemente, como si se tratara del gran Héctor, del mismo modo que cuando se dice Bach se entiende Juan Sebastián y no cualquiera de sus muchos antepasados o hijos. En la enunciación del programa sí se aclara un poco el enigma, pues se afirma Gabriel-Pierre Berlioz, sin ninguna nota aclaratoria sobre el autor del Concierto para timbales. Lo único que hemos podido averiguar es que el posible lejano relacionado con el Berlioz por excelencia nació en 1916, ignorando si aún viva, y autor, además, de dos sinfonías, un trío para piano, violín y violonchelo, y canciones. Además, es parisiense y fue discípulo de Woollett (?) y del gran Albert Roussel. Esos es todo. Humberto Ortiz, timbalero de la Filarmónica, interpretó fielmente su concierto para cuatro timbales, con ovación reiterada.

La obra grande del programa fue la final, el muy hermoso Divertimento para orquesta de cuerdas, de Bartók, cuya brillante reaparición bajo el maestro Francisco Rettig celebramos vivamente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.