Secciones
Síguenos en:
PERIODISTAS

PERIODISTAS

La profesión del periodismo, noble para unos, vil para otros, depende de quien la ejerza. Se puede convertir en la más altruísta de las tareas o asimilarla con esa que ciertas mujeres ejercen hace miles de años. Trabajar en el oficio del periodismo, consagrarse a él, luchar por sus postulados con fe y dignidad, con coraje y sin ambiciones, merece el galardón de una carrera altruista, dedicada a una finalidad social, de utilidad pública. Claro está que la de la prensa es una actividad vinculada al comercio, en cuanto cubre el honesto propósito de servir como medio publicitario. Pero si esos límites se respetan y el periodista se ciñe a la premisa moral de crear en lugar de destruir, cualquier elogio a su condición es más que justo. Este 9 de febrero celebran los periodistas su jornada anual. Infortunadamente lo que ayer era una labor tranquila, que no amenazaba la seguridad y la tranquilidad de sus oficiantes, hoy es para ellos un riesgo que muchas veces aterra y otras sobrecoge, per

El mundo de la información ha crecido en forma jamás imaginada hace algunos años. Se informa por la radio, por la televisión, por los periódicos y revistas, y todo ello crea una serie de nuevos manejos completamente diferentes a los que ejercían solamente los periódicos con la sana intención de guiar imparcialmente y sin prejuicios a la opinión pública. Infinidad de colegas pululan por los diversos medios de comunicación. Los hay muy buenos, regulares, y otros que aprovechan de su actividad para crear una carrera comercial, defender intereses proclives o servir de trampolín político. Todo ello es condenable. Pero debe reconocerse que el periodismo colombiano es uno de los de mejor calidad en la América de habla castellana. Y al mencionar el habla española, sí que se debe recomendar, aun al periódico en que aparecen estas líneas, el cuidado del lenguaje. Hay locutores o reporteros de prensa que olvidan por completo el buen uso del idioma.

De igual manera creemos que los medios informativos pueden constituirse en diversas entidades, pero en nada es aconsejable el monopolio como condición de unificar la información en cualquier medio, ya sea revista, periódico, radio o televisión, siguiendo las orientaciones de una sola entidad o un grupo de personas. Este día es ocasión por sí grata y debe servir para reafirmar los objetivos de una prensa libre de sombras oscuras, ya sean presiones morales o simples amenazas legales; o lo que es peor, el terror físico.

También el 9 de febrero reafirmamos la necesidad de ejercer el periodismo con cabeza serena, con espíritu tranquilo, con el máximo de tranquilidad, tratando de que en los periódicos prevalezca una luz que oriente y no una tea que incendie todo lo que alcance. Muchos son los males que aquejan a Colombia y el periodismo puede servir para mitigarlos, o también, desgraciadamente, para excitarlos o inflamarlos. No podríamos olvidar en esta jornada a los colegas que han caído cumpliendo su deber o que han sido secuestrados por el hecho de trabajar en un periódico. Son héroes no olvidados jamás, a quienes hay que reconocer cada día con más fervor su condición de valientes, corajudos, en una palabra, buenos colombianos y buenos periodistas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.