Secciones
Síguenos en:
SI HUBO FILTRACIÓN, LA CAMPAÑA SERÍA VÍCTIMA, NO CULPABLE : R. PARDO

SI HUBO FILTRACIÓN, LA CAMPAÑA SERÍA VÍCTIMA, NO CULPABLE : R. PARDO

Rodrigo Pardo, actual canciller de la República, formó parte de la campaña en la parte de comunicaciones. Ha asesorado a Samper desde los inicios de su movimiento político. En 1990, cuando perdieron la consulta interna para escoger candidato a la Presidencia, el ganador, César Gaviria, lo llamó de inmediato. Ya en el Gobierno fue asesor internacional, viceministro y embajador en Caracas. Su ponderación y prestigio intelectual llevaron, incluso, al excandidato Andrés Pastrana a decir que de ganar la Presidencia lo incluiría en su equipo de trabajo.

Pardo es uno de los asesores más cercanos del Presidente. Y lo ha sido aún más en los últimos días, en que ha tenido que suspender buena parte de su agenda para atender las reuniones en Palacio. En entrevista con EL TIEMPO dio sus puntos de vista sobre la coyuntura. Hoy publicamos esa parte y mañana la que tiene que ver con las relaciones con Estados Unidos y Venezuela, y el balance de su gestión.

Qué repercusiones internacionales van a tener los hechos que han ocurrido esta semana para el manejo de la política exterior colombiana? Habría dos maneras de ver el asunto. Me parece que es un poco temprano para que la opinión pública internacional haya podido discernir la complejidad del problema de lo que ha ocurrido. Creo que existe una gran perplejidad. No es muy fácil entender por qué el ministro de Defensa, que ha producido los mayores resultados en la lucha contra el narcotráfico, se cae o renuncia a su cargo. Me parece que ese mismo hecho ha llevado a que el cubrimiento (internacional) que han tenido los eventos de esta semana haya sido menor. Entonces creo que, en cuanto a ese punto, tenemos que, en el curso de los próximos días, explicar cómo el país sigue adelante y el Gobierno sigue gobernando.

El otro punto que hay que analizar es la lucha contra el narcotráfico, porque hay muchos países que tienen su atención fijada en la lucha en Colombia, porque forman parte de este fenómeno y por consiguiente se ven afectados por los resultados de nuestra política. En primer lugar los Estados Unidos. Pero no sólo ellos. También otros países latinoamericanos, europeos y asiáticos donde hay mucho consumo de drogas.

Lo importante es lo que el presidente Samper ha venido diciendo: que la lucha contra el narcotráfico sigue, que tenemos que seguir produciendo resultados, y que esos resultados que se han producido y se seguirán produciendo (porque aquí no habrá cambios de política contra el narcotráfico) van a generar unos efectos en todo el tráfico de drogas en el mundo. Ya hay una incidencia en los precios de la pasta de coca y de la cocaína en algunos países consumidores, y obviamente se van a producir cambios en la medida en que hay una gran dificultad entre los narcotraficantes colombianos para mantener su nivel de actividad.

Usted cree que existe una percepción de inestabilidad política de Colombia en el exterior? Creo que el sentimiento persistente es el de una gran confusión. Nadie entiende que por razones del narcotráfico tenga que salir el ministro que ha combatido el narcotráfico. Eso no es un síntoma de inestabilidad sino de una situación difícil, compleja, que requiere de mayor claridad.

Pero habría que diferenciar dos partes en su respuesta. Una, es una lucha, con resultados contra el narcotráfico, y otra, unas acusaciones que hacen personas que estuvieron vinculadas a la campaña sobre filtración de dineros del narcotráfico.

Cuál es la noticia de esta semana? La noticia internacionalmente de lo que ha pasado esta semana es de muy difícil lectura porque lo que ha tenido muchísimo mayor impacto han sido los éxitos de Colombia en la lucha contra el narcotráfico. Y de hecho, si uno compara el número de centímetros, de titulares, de primeras páginas, de minutos que han recibido los hechos de esta semana en comparación a lo que recibieron los éxitos de la lucha contra el cartel de Cali, los primeros son mucho menores que los segundos. De manera que internacionalmente la gente está es en los éxitos alcanzados por Colombia en la lucha contra el narcotráfico.

Y por eso veo una gran dificultad de comprensión de lo que ha pasado últimamente.

En el plano de la confusión interna, no cree que ha faltado de parte del Gobierno más claridad sobre todas las acusaciones que se le han venido haciendo, en lugar de emitir una directriz de silencio absoluto frente a las decisiones judiciales? No. Creo que lo que el Gobierno ha buscado desde hace un año es precisamente que se haga claridad. El presidente pidió que la Fiscalía investigara las primeras denuncias, después pidió que se reabriera el caso, después pidió que la Comisión de Acusación de la Cámara estudiara las denuncias. Lo que pasa es que la Constitución y las leyes prevén unas instancias para que eso se lleve a cabo y esas son las instancias a las cuales hay que acogerse. Si uno está en desacuerdo con esas instancias hay fórmulas para cambiar la Constitución y la ley, pero al Gobierno lo que le corresponde es actuar estrictamente en el marco de la Constitución y la ley que están vigentes y esa es la razón por la cual lo que ha buscado el Gobierno es precisamente que los organismos previstos hagan claridad.

Usted hizo parte de la campaña samperista cree que hubo un manejo acertado del ingreso de dineros? Claro que sí. Soy testigo de que se adoptaron los controles y las prácticas que en su momento se conocían como las más eficaces para garantizar la transparencia de la financiación de la campaña y del manejo administrativo. Esta fue una campaña bastante moderna, en la cual se separó totalmente del manejo. La campaña tuvo un manejo de empresa privada, muy moderno, en el cual los funcionarios teníamos unas funciones muy específicas, como en cualquier empresa del sector privado.

Si es así cómo se podría explicar que haya habido irregularidades en la recepción de dineros, como por ejemplo el cheque de los 40 millones de pesos? Todas esas son denuncias que están por comprobarse y les corresponde a los organismos judiciales hacerlo. Me parece que no es conveniente hablar sobre hipótesis que no se han comprobado. Pero lo que me parece es que se debe ir avanzando en la lectura correcta de todas estas situaciones. Cuando comenzó la campaña y se adoptaron estos controles, se actuó porque sabíamos que le interesaría al narcotráfico infiltrar a las campañas políticas y porque conocíamos experiencias anteriores en Colombia, en que otras campañas trataron de ser infiltradas por el dinero del narcotráfico.

Si el narcotráfico logra introducir dinero a una campaña y si las campañas adoptan controles para evitarlo, es porque ese hecho al que le conviene es al narcotráfico y no a la campaña. Por eso considero es totalmente absurdo pensar que una campaña como la del presidente Samper pudiera desear algo que no le convenía a la campaña sino al narcotráfico.

Me parece que es importante entender que si se llegara a comprobar la eventual infiltración, la campaña no sería culpable sino víctima de una acción del narcotráfico. Eso es lo que no se ha dicho con mucha claridad, pero es la verdad.

Por último, usted sí sabe quién recomendó a Medina? No. Realmente no recuerdo. Yo no tuve mucho que ver en esa parte de la campaña. Yo estuve en la parte de comunicaciones.

Consideraría entonces que la crisis es más bien interna? De alguna manera sí. Yo lo vería así: los temas más importantes en la agenda internacional de Colombia hoy son también los más importantes en el proceso interno de nuestra sociedad. O dicho de otra manera: nuestros problemas internos más angustiosos tienen todos una dimensión internacional. Entonces, nuestra situación de violencia se refleja en la manera como internacionalmente se ve la situación de derechos humanos; el problema del narcotráfico afecta la relación con E. U. y otros países que están afectados por ese problema. Incluso la situación económica está vinculada a procesos como el de México y otros países. Es una característica propia de los tiempos actuales en las relaciones internacionales, que las fronteras entre lo interno y lo externo tienden a borrarse.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.