Secciones
Síguenos en:
EL TEMOR A LA ALTURA

EL TEMOR A LA ALTURA

Junior apenas comienza a pulir sus armas para la entrante versión de la Copa Libertadores de América y, sin embargo, ya se escuchan las primeras voces --equivocadas, claro está-- sobre el famoso tema de la altura, que el conjunto rojiblanco deberá sortear en territorio boliviano.

La ignorancia es atrevida, pero valga la ocasión para aclarar que la educación física, al igual que la medicina, es fuente de constantes progresos. Los métodos para la preparación del deportista avanzan todos los días y el caso en mención no es propiamente la excepción de la regla.

Enfrentar el terrible problema de altura, hace cinco o seis años, era poco menos que un suicidio a domicilio. En La Paz, por ejemplo, todos los equipos del mundo perdían los partidos antes de jugarlos. El soroche se convirtió, sin llegar a exagerar, en el eterno drama de casi todos los futbolistas del planeta apenas pisaban el suelo boliviano.

Es más, para no ir tan lejos, jugar en Bogotá era hasta hace algún tiempo ( o es, pese a todo?) la excusa perfecta para esconder la falta de un entrenamiento serio, metódico, ideal para la ocasión. Sólo que esa mentira ha quedado vuelta trizas ante los ojos del mundo, pues el mismo Junior se encargaría de demostrar que sí es posible pasar sobre Santa Fe o Millonarios, para hablar del balompié colombiano, siempre que se recurra a la fórmula adecuada.

En nuestro caso particular, hemos recogido una serie de enseñanzas y apuntes, luego de extensas charlas con reconocidos profesionales de la materia que ya vivieron la experiencia en carne propia. Diego Barragán, por ejemplo, conoce el asunto a la perfección. Lo mismo ocurre con el médico y técnico español Xavier Askargorta, otro excelente intérprete de la especialidad. A ello le sumamos lo aprendido durante nuestro paso por la Facultad de Educación Física de La CUC. Veamos: --Lo primero que hay que aceptar, es que la altura existe y que, como tal, hay que contrarrestarla de manera eficaz. Un plan acorde, puede disminuir su efecto real hasta en un cincuenta por ciento. Otro veinte por ciento es psicosomático: pasa por la cabeza, por la mente. Y el treinta por ciento restante es, desde luego, inevitable: por muy buena que sea la preparación, nunca se podrá neutralizar completamente la altura. Esa es la causa por la cual un futbolista impreparado siempre será perdedor de entrada en La Paz, por citar sólo al terror de los directores técnicos.

--Un equipo integrado por grandes jugadores, como el Junior, puede superar en una buena parte el impasse si toma en cuenta las medidas señaladas. No será fácil, por supuesto, pero el doctor Fernández y Juan Carlos Arrubla saben bien de qué se trata. Recuerdo una anécdota al respecto, contada por Diego Barragán a propósito de Copa Libertadores: Apenas llegamos a La Paz, los muchachos del América entraron en permanente contacto conmigo. Casi todos estaban bien informados sobre esto. De Avila fue el que mejor lo asimiló: corrió como nunca, se lo aseguro. Pero hubo un par de jugadores que no habían bajado del avión y ya tenían el corazón en la garganta. No se murieron de milagro. La clave fue muy sencilla: les di una bebida normal, sencilla, de uso común, y les dije que eso era precisamente para colocarlos a salvo del soroche. A los diez minutos caminaban como si nada hubiese pasado. Gran parte del drama comienza en la cabeza...

--Ante la imposibilidad de viajar veinte días antes al lugar de la competencia, que sería lo ideal, se recomienda hacerlo el mismo día para evitar profundos cambios a nivel orgánico. Se debe tener en cuenta que el balón es más rápido allí que al nivel del mar y, por eso, es fundamental saber manejar con prudencia el trámite del juego. Askargorta dice que, a su juicio, es peor enfrentar el calor y la humedad de una ciudad como Barranquilla o Santa Marta en pleno día. Y afirma que, en este caso, prefiere darle la cara a la altura...

--Esta es, apenas, una minúscula parte de una receta que amerita amplio estudio. De seguro le servirá a hinchas, dirigentes y periodistas, como punto de partida para manejar con más criterio la participación del Junior en la próxima edición de la Copa Libertadores, a principios del año entrante en Bolivia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.