Secciones
Síguenos en:
LOS CLUBES DE AUTOMÓVILES

LOS CLUBES DE AUTOMÓVILES

Sabe usted cuál es la mejor herramienta que se debe portar en la guantera, en caso de un desperfecto mecánico?

Si está pensando en el gato, la cruceta, un embudo o la imagen de la Virgen del Carmen, se equivoca.

Estar afiliado a un club de automóviles es el instrumento de batalla que hoy día se impone en las calles y carreteras colombianas.

Según Carlos García, gerente de mercadeo y ventas del Automóvil Club de Colombia, la historia de estos clubes se inicia con el nacimiento de esa entidad en el año de 1940, cuando un grupo de amigos se reunieron para fundar el Colombia el análogo de la FIA (Federación Internacional del Automóvil), con el objetivo de fomentar el automovilismo y el turismo por carretera.

Aún se recuerda con orgullo el paseo a Villeta en 1941, en el cual el entonces presidente de la República, doctor Eduardo Santos y la primera dama se vararon en su flamante Cadillac presidencial.

Fue allí cuando los voluntarios del Automóvil Club acudieron en ayuda de la familia y los sacaron del apuro.

Por otra parte, hace poco menos de 10 años se fundó Vehiclub, una compañía de similares características, con el objetivo de ampliar la oferta en esta clase de servicio.

Para Julio Eduardo Barriga, gerente de Vehiclub, en nuestro país existen varias instituciones que afilian a miles de automovilistas.

Los estudios estadísticos de las compañías visitadas indican que sólo en Bogotá hay más de 20.000 personas que se benefician de este servicio.

Los costos están alrededor de los 200.000 pesos por la afiliación vitalicia, más 70.000 pesos de la cuota anual de mantenimiento.

La diferencia entre una y otra radica en la calidad del servicio que les prestan a sus abonados.

Qué se ofrece La compañía a la cual usted piensa afiliarse debe tener como mínimo el servicio de desvare, las 24 horas del día, sin importar la causa del inconveniente.

Es decir, desde la atención a un humilde pinchazo hasta la solución al olvido de las llaves dentro del carro.

Por otra parte, el servicio de grúa debe ser de carácter nacional y 24 horas, en vista de que una varada, un accidente o, peor, una volcada, pueden ocurrir en cualquier lugar y sin importar la hora.

Además, un buen club de automóviles debe contar con grúas de diferente tecnología para cada exigencia, y deben ofrecer descuentos especiales en almacenes de repuestos, centros de servicio y mantenimiento, y tiendas de accesorios y lubricantes.

De otro lado, algunos afiliados se enfrentan al reto de soltarle el carro a los hijos adolescentes.

Para esto, un buen club debe tener escuela de conducción, en la que les enseñen las técnicas de manejo defensivo, los reglamentos del tránsito, los principios de seguridad vial, primeros auxilios y mecánica básica.

Otra característica que deben incluir es la asesoría jurídica y en seguros que, sin costo alguno, en caso de accidente le prestan asistencia en la Unidad Judicial, le aceleran los trámites para la devolución del vehículo y apoyo en el proceso para la primera indagatoria.

Para quienes tienen que enfrentarse con los trámites ante las autoridades de tránsito, estos establecimientos le ayudan en el pago de impuestos y el certificado de movilización, traspasos, constitución y cancelación de prendas, obtención, refrendación y duplicado de la licencia de conducción, tanto nacional como internacional.

El servicio de ambulancia, para atención en caso de accidente, debe incluirse también, en la lista de servicios ofrecidos.

Asimismo, los traslados especiales, en caso de que se presente una enfermedad imprevista y, en consecuencia, no se pueda conducir.

Por último, deben tener asistencia vial y turística, para conocer el estado de las carreteras por donde se piensa viajar, los sitios de interés, turísticos y de emergencia de la ruta y los alojamientos más convenientes.

El norte de los clubes Ante la cantidad de quejas por mal servicio y corrupción, que las autoridades de tránsito han sido objeto, los clubes de automovilismo han ofrecido asesoría y consejo a los organismos gubernamentales del ramo.

Tanto es así, que estos establecimientos ya están facultados para emitir las licencias de conducción, el certificado de movilización y realizar los exámenes médicos pertinentes.

Como parte de su filosofía es la de promover el turismo terrestre, las compañías que tienen convenios internacionales con la FIA, la AIT (Alianza Internacional de Turismo) y la FITAC (Federación Interamericana de Touring y Automóviles Clubes), actualmente ofrecen el servicio internacional de asistencia mecánica.

Si se vara, por ejemplo, en la ruta que lleva de Miami a Jacksonville, con solo mostrar el carnet que lo acredita como socio del club de automóviles, le ayudarán.

Además, se han realizado alianzas estratégicas con compañías de seguros de carácter internacional para amparar al automovilista en más de 100 países.

Por último, los clubes de automóviles esperan fortalecerse lo suficiente, como para llegar a proteger y respaldar a sus afiliados en caso de un servicio deficiente en los talleres de mecánica.

Casos como el de la Asociación Americana del Automóvil (AAA), que cuenta con el sustento legal para sancionar talleres de servicio automotor, por abusos o calidad deficiente en el servicio, son el ejemplo que las compañías colombianas siguen con atención.

El servicio es la clave La relación costo-beneficio de afiliarse a un club de automóviles es de gran atractivo para los usuarios.

Si se tiene en cuenta el reducido costo de la afiliación y la cuota de mantenimiento anual, que le da derecho a auxilio mecánico sin costo adicional, cuantas veces el carro se vare, la ventaja de pertenecer a un club salta a la vista.

En Bogotá, estas compañías ofrecen el servicio de grúa en un radio aproximado de 200 kilómetros. Si el desvare sobrepasa este límite, se cobra 200 pesos por cada kilómetro adicional.

Hoy día cuentan con seccionales en la mayoría de las capitales de departamento, en las que el radio de acción es de 60 kilómetros.

Si se interesa en afiliarse a un club, pregunte primero por la calidad y cantidad de servicios que le ofrezcan. Mire la infraestructura, la flota de servicio de desvare y el número de grúas y cama-bajas que tengan.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta es que, si se es propietario de un vehículo de inyección y encendido computarizado, los auxilios mecánicos se limitan a halar el carro con una grúa, rumbo a su taller de confianza.

Esto tiene como sustento las nuevas y exclusivas tecnologías que funcionan en cada marca de vehículo, lo cual haría imposible contar con un equipo de diagnóstico para cada modelo.

De todas formas, sea en horas pico o no, el auxilio o la grúa deben aparecer antes de una hora, después de que se ha llamado a pedir ayuda.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.