Secciones
Síguenos en:
Conjura en el Gimnasio

Conjura en el Gimnasio

Transcribo la carta que he dirigido a Juan Carlos Bayona, rector del Gimnasio Moderno, establecimiento donde estudia mi hijo.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
13 de enero 2010 , 12:00 a. m.

Estimado rector: Asistí días pasados al lanzamiento del libro de Vladdo, Una semana de quince años, y le oí decir que el secreto del éxito de los ‘Confidenciales’ de la revista –sabia estrategia de Felipe López– consistía en que eran redactados en tal forma que nunca se prestaran para una rectificación. Y ayer leí lo siguiente: “Se anticipa la renuncia del rector del Gimnasio Moderno, Juan Carlos Bayona, y uno de los que podría reemplazarlo es el ex procurador Edgardo Maya, quien hace parte del Consejo Superior de esa institución…”.

Así no hubieras renunciado –como estoy seguro de que no lo has hecho, ni lo harás, ni tienes por qué hacerlo–, el encabezado era incontrovertible: “Se anticipa”, porque, y el día esté lejano, se llegará el momento en que debas renunciar a tu cargo. Se acusa la pifia en el complemento: “… podría reemplazarlo Edgardo Maya, quien hace parte del Consejo Superior de esa institución”. No creo que Semana esté interesada en conseguirle puesto al doctor Maya y por eso haya soltado adrede el infundio. Más bien pienso que cayeron como ‘ganchociego’ en la trama urdida por los integrantes del Consejo Superior, que no fueron ratificados por la Sala Plena, entre ellos el señor ex procurador. Quienes se despacharon con una carta cuestionadora de los manejos con que ellos no están de acuerdo, buscándote la caída, a través de un golpe mediático.

Siento tanto respeto por el doctor Maya que tengo la seguridad de que de él no nace la componenda, que no casa con su elegancia, sino de sus pares excluidos del Consejo Superior, que se aprovechan de su prestancia y reciente desempleo para postularlo a reemplazarte en la rectoría del Gimnasio. Desafortunadamente para ellos, ya se les venció el período y con ello su oportunidad de ‘tumbarte’, sin desestimar el que tengan la posibilidad de propiciar un río revuelto.

Como padre de estudiante, como columnista, como poeta, como ciudadano, quiero manifestarte mi solidaridad porque te considero un rector idóneo y entregado a hacer cumplir los objetivos de nuestro egregio colegio. Comparto la ‘disciplina de confianza’ que has impuesto en el claustro, en lugar del amenazante garrote, lo que permite a cada alumno formarse de manera autónoma. También estoy de acuerdo en que no conviertas el colegio en un fortín tecnocrático. Sigue con tu posición humanista, a la sombra del pensamiento de don Agustín, con la que has logrado convertir el claustro en un centro cultural de primera magnitud, celebrando congresos literarios, de filosofía, exposiciones de arte, conciertos, presentaciones de libros, ofreciendo una gran biblioteca, unos grandes laboratorios y un gran cuerpo docente.

Desde la ventana de mi estudio miro todos los días el Gimnasio, su cancha de fútbol, donde mi hijo Salvador patea la pelota, y al fondo las instalaciones de la rectoría, y te adivino, quizás preocupado por lo que pueda pasar frente a un arrollador embate político. Y me preocupo también de que un humanista, que llegue a ser considerado incómodo para el sistema, vaya a ser reemplazado por un político, que es el sistema en sí mismo. Te recuerdo el refrán español que dice: “Sólo se le tiran piedras al árbol que da frutos”.

Y el párrafo final de los Ideales del Gimnasio: “Mala humorada han tenido quienes han querido ver en el Gimnasio un colegio de aristócratas, de prosapias decadentes, pues el Gimnasio se fundó para ver nacer entre nosotros una nueva aristocracia, la de la hombría de bien, la de la rectitud y el decoro, la del amor por Colombia”.

Lo que pasa con el Gimnasio Moderno pasa con los estudiantes y pasa con los padres de familia y, por lo tanto, pasa conmigo. Preferiría ver el diploma de bachiller de mi hijo este fin de año firmado por el ‘Ovejo’ y no por ningún ex procurador.

jmarioster@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.