Secciones
Síguenos en:
LA MODA A TONO CON LA CULTURA

LA MODA A TONO CON LA CULTURA

Martha Senn entonó muy bien las diversas interpretaciones que incluyó dentro del sobrio programa. El pianista Pablo Arévalo estuvo perfecto. El saxo de Antonio Arnedo no dejó escapar ni una sola nota fuera de lugar. La coreografía y el montaje estuvieron a la altura del certamen.

Irónicamente, lo único que destempló la fría noche bogotana del lunes fueron algunos atuendos de la presentación del desfile de Hugo Boss que no iban a tono con toda la parafernalia con que se presentó esta colección.

Aunque, como siempre, la firma alemana mostró unos atuendos elegantes, en materiales muy finos y sobrios, algunas de las fachas que presentaron no eran propiamente de la última colección como ocurre a veces con este tipo de firmas europeas cuando llegan a latinoamérica.

La sobria noche de Hugo Boss tuvo todos los elementos para ser, como ya es costumbre con esta firma alemana, un desfile espectacular. Alemania en pleno se unió a este acontecimiento y de esta manera bajo un marco germano en el que firmas como Audi, Lufthansa, Mont Blanc y Boss Elements se juntaron para que todo saliera perfecto, se inauguró el nuevo almacén de Boss, ubicado en el Centro Andino.

Y fue allí mismo donde se hizo este certamen que reunió lo más selecto de la moda y de la cultura nacional. Todo empezó despuntando las nueve de la noche cuando Jaime Sánchez Cristo, quien sirvió de maestro de ceremonias, anunció el matrimonio ya preestablecido entre la moda y la cultura.

Luego, la mezzosoprano Martha Senn salió al escenario para entregarse en un hermoso recital acompañada del pianista Pablo Arévalo, quien estuvo a la altura de aquella pasarela.

De nuevo Sánchez Cristo, algunos videos de los patrocinadores y un saxo que anunció la primera salida de los modelos. De esta manera, de en medio del público salieron una especie de apariciones vestidos al mejor estilo Boss, como para rescatar ese espíritu de cultura y buen gusto que tanto anunciaron.

Los seis modelos que desde el inicio estaban de espectadores se convirtieron en protagonistas al subirse a la pasarela luciendo informales atuendos de la colección de Hugo Boss.

Lo último y penúltimo Desde ese momento empezaron a salir todos los modelos de Stock Models luciendo las diversas fachas que armaron los productores del desfile con la colección de Boss.

Los colores tierra, chalecos en diversos materiales, uno que otro pantalón claro y uno que otro rojo ocre se constituyeron en la primera propuesta que pusieron en escena. Unas camisas con motivos étnicos en materiales muy suaves y colores muy vivos se destacaron sobre toda esta historia inicial con la que arrancó el desfile.

La propuesta también incluyó vestir a las mujeres con atuendos masculinos como para que los hombres que estaban en el desfile no se desilusionaran al ver puros hombres y también para demostrar que en este momento hombres y mujeres pueden lucir igual. Que ellas también se ven muy bien con la ropa de ellos y, de hecho, que esta será una tendencia para el segundo semestre de este año.

Continuaron pintas un poco más formales en las que los modelos lucieron unas chaquetas tipo Nehrú en materiales de mucha caída. Los vestidos en dos colores muy clásicos, con blaizer cruzado y corbatas de rayas o puntos demostraron que esta línea de la firma alemana es algo conservadora para los ejecutivos más tradicionales.

Luego, la presentación de los vestidos más osados, con chaquetas sin cruzar, de tres o dos botones y solapas altas. Acá se destacaron los colores elegantes como grises oscuros, negros o azul.

La parte más moderna correspondió a los trajes de tres piezas, uno que otro tono pastel pero sobrio; trajes unicolores con pantalones con guardapolvos muy elegantes, y mucho paño gabardina o paño cachemir, ideal para esta temporada.

Las gabardinas y los abrigos no podían faltar, pues al fin de cuentas en la colección otoño-invierno se requiere siempre de este imponente accesorio que hace ver a los hombres muy masculinos.

Para finalizar, una gran diversidad de esmóquines para todos los gustos. Algunos cruzados, otros rectos, algunos con fajín y otros sin él. La mayor novedad: los corbatines en todo tipo de estampado como para verse realmente distinto, pero siempre muy elegante.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.