Secciones
Síguenos en:
RENUNCIAS

RENUNCIAS

Es una coincidencia infortunada que en la misma semana hubieran presentado renuncia de sus cargos los máximos dirigentes de gremios privados tan importantes y representativos para el país como la Asociación Nacional de Iindustriales, Andi, y la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC. Ambos, los doctores Carlos Arturo Angel y César De Hart, cumplieron con su tarea en una época de transición política y económica que les exigió esfuerzos especiales. Sobre todo para convencer a sus afiliados de que lo que venía con el cambio de modelo económico iría a ser mejor para ellos y no peor que en el pasado.

El doctor Carlos Arturo Angel Arango tenía frente a sí una gestión difícil. No era sencillo suceder en el cargo a Fabio Echeverri Correa, quien se desempeñó al frente del gremio de los industriales por 15 años o algo más. Su labor fue responsable, seria y menos polémica que la de su antecesor. Entendió bien el momento y realizó un cambio de fondo en la institución, lo cual no dejó de granjearle opositores. Su figura se recordará con reconocimiento por los industriales. Estamos seguros, además, de que el doctor Angel seguirá influyendo, desde sus actividades particulares, en la discusión económica interna y que probablemente le esperan nuevos desafíos en el sector privado, en el público, o en la política.

Al doctor César De Hart le correspondió, tal vez, el más difícil período en la historia reciente de la SAC: pasar de la sobreprotección excesiva a la apertura en un sector en el cual son notorias las distorsiones de precios a nivel internacional. Defendió a su gremio a capa y espada, lo cual siempre se le reconocerá, discutiendo con los ministros de Agricultura de turno y subrayando la dificultad de las menguadas labores agrícolas en un país carcomido por la guerrilla. Regresará a sus actividades privadas para seguir haciendo patria.

Las renuncias de los doctores Angel y De Hart deberían dar lugar a un debate profundo, dentro de los gremios, sobre la naturaleza de su gestión. Porque el sector privado necesita diseñar una estrategia inteligente que le permita abrirse un mayor espacio y evitar que el excesivo tamaño del Estado termine por erosionar el espíritu empresarial de los colombianos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.