Con extinción de dominio buscan frenar ‘fiebre de oro’

Con extinción de dominio buscan frenar ‘fiebre de oro’

La extinción de dominio de los equipos que están usando para romper la cuenca del río Dagua es la última herramienta que estudian las autoridades para frenar una avalancha humana por la fiebre de oro.

31 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

El anuncio de un desalojo se aplazó hasta comienzos del 2010. Si no retiran las dragas y retroexcavadoras de las orillas, la Fiscalía entrará a incautarlas y los equipos pasarán a extinción de dominio, advirtió el alcalde de Buenaventura, José Félix Ocoró Minotta, quien se ha mostrado molesto porque le han cargado la responsabilidad al municipio cuando la situación desbordó sus alcances en el sector de Zaragoza, a 20 minutos del puerto.

En abril, cuando surgió el revuelo de una riqueza oculta entre la arena y piedra a orillas del Dagua, eran decenas de personas, en unos 300 metros, las que se reunían frente al caserío de Zaragoza. Ahora pueden concentrarse allí más de 5.000 en una franja de más de 10 kilómetros.

“Hemos logrado que la Fiscalía, el Icbf, el Ministerio de Minas y Energía e Ingeominas (Instituto Colombiano de Geología Minera) se interesen en el caso de los mineros de Zaragoza, que no es único del Distrito”, dijo el alcalde Ocoró.

El director de gestión ambiental de la Corporación Autónoma Regional del Valle (CVC), Eugenio Cifuentes, alertó sobre el impacto a la riqueza acuática del Dagua, sobre la alteración del cauce y los daños a la doble calzada Cali-Buenaventura –en construcción–, y a la misma bahía de Buenaventura.

“Esto puede generar avalanchas. Además, el permanente laboreo de material de arrastre implica mayores sedimentos que caen a la bahía de Buenaventura, disminuye su profundidad y afecta la navegabilidad”, dice.

Además, advierte, el Invías ha señalado que la fiebre de oro no respeta el talud sobre la carretera y en invierno el río puede llevarse la banca de la doble calzada. Otra preocupación se relaciona con el material de arrastre y sedimentos sobre la riqueza acuática del Dagua.

“Estuvimos en una inspección y la explotación ya llega a la reserva de San Cipriano”, refiere. El secretario general de la Alcaldía, José Luis Bernat, dijo que además está listo un decreto para prohibir la venta de licor en toda esa zona, tendiente a evitar riñas.

“Un desalojo implicaría riesgos para los niños y mujeres embarazadas.

Además, hay huecos muy profundos con grandes rocas en las orillas y una intervención abrupta puede dejar muchas víctimas”, admitió.

Y es que allí no sólo han muerto 15 personas accidentalmente en derrumbes de la mina a cielo abierto. También se han ahogado o han muerto por las alteraciones del orden público.

Entre las víctimas está un miembro de la Policía que fue acribillado a tiros cuando investigaba un doble crimen. Otro agente quedó herido.

Además, se levantaron improvisadas cantinas y con el oro llegó la prostitución y venta de estupefacientes.

Unos pocos miembros de las 300 familias de Zaragoza están involucrados en la explotación de oro, pero la mayoría prefiere mantenerse al margen de esa actividad o de los negocios establecidos en el lugar. En esa localidad sienten que el oro alteró la tranquilidad de todos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.