Un papá lucha para evitar accidentes como el que le arrebató a su hijo

Un papá lucha para evitar accidentes como el que le arrebató a su hijo

Hace dos años la Navidad cambió para Luis Alejandro Acosta, cuando perdió a su hijo por culpa de un conductor borracho.

30 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

Juan Sebastián Acosta, de 23 años, iba con su novia, Gloria Fernanda Gómez, de 21, en la vía que conecta a Cali con Jamundí, al sur de la ciudad, cuando de repente su automóvil fue embestido por una camioneta que venía a toda velocidad y se les metió en el carril. Los dos jóvenes murieron en el sitio.

Eso ocurrió el 13 de diciembre del 2007 y, desde ese momento, Luis Alejandro decidió no quedarse con las manos cruzadas.

Ayudado por los amigos de su hijo y de un grupo de defensa de los animales, desde el año pasado las familias de Juan Sebastián y de Gloria Fernanda llevan a cabo la campaña ‘No más borrachos al timón. Exigimos justicia por nuestros amigos’, que se lee en vallas y volantes que distribuyen en muchos puntos de la ciudad, sobre todo donde hay una agitada actividad rumbera.

“Además de no consumir ningún producto ni alimento derivado de los animales, mi hijo estaba en contra del consumo de las drogas y el alcohol”, explicó Acosta.

El grupo ha hecho acercamientos con las organizaciones de establecimientos nocturnos para tratar de comprometerlos en acciones que permitan controlar el consumo entre quienes manejan. Algo así como no servirle trago al conductor elegido o prestar el servicio de conducción a quien se haya pasado de copas.

Su mayor dolor desde que ocurrió el accidente fue comprobar lo laxas que son las normas en Colombia.

“Desafortunadamente, en ese momento, tanto el Código Penal como el de Tránsito calificaban este tipo de homicidio como culposo, es decir, sin intención, lo cual es una impunidad abierta para hechos tan graves y más cuando las personas tienen poder económico y social”, afirma Luis Alejandro.

Lo dice porque dos años después del accidente, al responsable “no le ha sucedido nada”.

Explica que le dictaron una medida de aseguramiento, según la cual no puede salir del país, pero asegura que en este tiempo lo ha hecho 10 veces con el consentimiento del ente investigador. “En la práctica no tiene ninguna restricción”, se queja.

Pide resarcimiento social La esperanza de tener frutos en su nuevo empeño están puestas en la Ley 1322 del 2009, iniciativa del congresista vallecaucano Roy Barreras, quien tomó su caso como uno de los más críticos para defender el proyecto en el Congreso, apoyado por organizaciones de víctimas.

Sin embargo, cree que el Congreso fue muy blando, porque, por ejemplo, si bien establece que el responsable de una muerte en un accidente de tránsito puede pagar hasta 25 años de cárcel, estas penas pueden ser rebajadas porque se consideran los antecedentes del causante.

“Para nosotros, desde el punto de vista social y espiritual es un gran soporte el tratar de prevenir un solo accidente, así creemos que estamos aportando algo a esta situación tan grave contra la salud pública”, puntualiza.

Y afirma que sólo descansará cuando haya resarcimiento social, más que económico, sin desechar, eso sí, los derechos constitucionales y legales a los que tienen derecho las familias de Juan Sebastián y Gloria Fernanda.

Control a velocidad y curvas Los cerca de millón y medio de conductores que se movilizarán desde hoy por las carreteras nacionales, para celebrar la noche de Año Nuevo y disfrutar del último puente festivo del 2009, tendrán que manejar con mucho cuidado, sobre todo, sin exceder la velocidad ni adelantar peligrosamente en las curvas.

Estas han sido dos de las principales causas de los 1.343 accidentes de tránsito registrados entre el primero y el 28 de diciembre de este año, que han dejado 267 muertos y 1.626 heridos, según el informe de la Subdirección de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional y el Fondo de Prevención Vial.

Aunque esas cifras marcan un descenso del 20 por ciento en los reportes de accidentalidad, comparados con los del mismo periodo del año pasado (345 accidentes menos), los 28 mil agentes y patrulleros de tránsito que vigilan las carreteras tienen una misión: agudizar el control para sancionar a los conductores que excedan el límite de velocidad de 80 kilómetros por hora fijados en las vías nacionales y el adelanto en curva.

El subdirector de Tránsito y Transporte de la Policía Nacional, coronel Jaime Enrique Moreno, advirtió que “en ninguna carretera del país está permitido transitar a más de 80 kilómetros”.

Quienes infrinjan esta prohibición se expondrán a una multa de 248.500 pesos. Peor les irá a los que adelanten en curva o rebasen los carriles de adelanto, porque el comparendo les valdrá 497.000 pesos.

“La mezcla de las campañas y los controles han servido para reducir, hasta ahora, la accidentalidad que ha mostrado una tendencia al descenso en los últimos años”, dijo el Fondo de Prevención Vial. Entre enero y noviembre del 2007 hubo 186.252 accidentes viales en el país; en el 2008, 186.252, y este año, en el mismo lapso, 152.594.

Ahora, la preocupación de las autoridades es que en estos últimos días de diciembre, por culpa de la irresponsabilidad de algunos conductores, esa tendencia se revierta.

''Para nosotros, desde el punto de vista social y espiritual, es un gran soporte el tratar de prevenir un solo accidente, así creemos que estamos aportando algo a esta situación tan grave contra la salud pública”.

Luis Alejandro Acosta, perdió a su hijo en un accidente

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.