El languido papel de la OMC y el clima

El languido papel de la OMC y el clima

Siempre que se habla de comercio exterior, a lo primero que se refieren los especialistas es al papel que la Organización Mundial del Comercio (OMC), establecida sobre el legado del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (Gatt), cumple en la creación de unas condiciones apropiadas para hacer más expedito y organizado el intercambio multilateral de mercancías y servicios. De acuerdo con los irredentos optimistas, el Gatt y la OMC han contribuido a consolidar los progresos conseguidos en el pasado a través del comercio multilateral y la liberación; y, además, aducen que el sistema de comercio debe su sólido desarrollo a la existencia de instituciones bien arraigadas tal como ocurre con la aludida organización.

24 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

Dentro de las posibilidades con que cuenta para promover y mantener regímenes de comercio liberales, hay una que llama poderosamente la atención porque, supuestamente, aplicaría bien al caso que estamos viviendo con las medidas unilaterales impuestas por Venezuela. Es el mecanismo de examen de políticas comerciales creado en 1989, en teoría, para lograr mayor transparencia.

Según la cuota correspondiente a cada país en el total del comercio mundial, sus políticas se examinan cada dos, cuatro o seis años y los representantes de los Estados miembros debaten los resultados de esos exámenes y analizan las prácticas utilizadas. En apariencia, ese proceso reduce el incentivo de los gobiernos a adoptar y a conservar medidas de política comercial que contravengan las normas internacionales. Y aún más; dicen que estos mecanismos convencen a los gobiernos que deben cumplir los compromisos contraídos en el marco del Tratado y reducen las tensiones entre los miembros. Vaya a ver si esto es cierto y si se cumplen los románticos enunciados de los defensores a ultranza. Infortunadamente, las cosas no funcionan así, pues la falta de autoridad del organismo conspira en contra de los buenos propósitos.

En el caso de Venezuela, apuesto que su actitud atrabiliaria y prepotente no producirá ninguna reacción en la entidad creada para ordenar el intercambio comercial.

Pasando al capítulo de la frustrante conferencia de Copenhague, es bueno repetir hasta el cansancio que el cambio climático se está produciendo a un ritmo sin precedentes, debido a las enormes cantidades de dióxido de carbono, metano y otros gases de efecto invernadero que se depositan en la atmósfera diariamente. Las temperaturas en el mundo han subido poco a poco desde 1800. El siglo XX fue el más caluroso de los 600 últimos años y la primera década del XXI muestra una tendencia más intensa. Los datos recibidos por satélite confirman ahora una elevación semejante de las temperaturas en la atmósfera superior. Además, la temperatura de las aguas marinas situadas al norte de los 45º de latitud ha subido 0,5º C desde los ochenta. En consecuencia, la presencia de hielo marino en las vías de navegación de grandes barcos ha disminuido. Pero aún más; la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera ha subido de 280 partículas por millón en 1760 a 360 en 1990 y se estima que llegará a 600 en el año 2100.

Con todo, lo más grave de esto es que, a pesar de que todo el mundo lo sabe y lo reconoce, los encargados de hacer las políticas estúpidamente cierran los ojos a la realidad. Para los amables lectores, felices navidades y la mayor ventura para el nuevo año, son mis deseos.

'' En el caso de Venezuela, apuesto que su actitud atrabiliaria y prepotente no producirá ninguna reacción en la entidad creada para ordenar el intercambio comercial.’’

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.