Lo que dejó el 2009 y lo que nos espera en 2010

Lo que dejó el 2009 y lo que nos espera en 2010

América Latina termina el 2009 con evidentes signos de recuperación y estabilización.

24 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

La actividad económica se ve favorecida por la mejora de las condiciones en los mercados financieros mundiales y los productos básicos, así como la recuperación de las exportaciones.

El repunte se ha basado en los marcos de política más fuerte que se desarrollaron durante la última década, los cuales permitieron la implementación de respuestas oportunas para contrarrestar la crisis.

Sin embargo, varias características de mediano plazo de la región de América Latina todavía generan incertidumbre sobre la fortaleza de la recuperación que se avecina.

Para el Observatorio Financiero Internacional de la Universidad Nacional, Ofin, el 2010 será un año crítico para América Latina. Muchos países aún encaran importantes retos, entre los que se encuentran la menor inversión, la baja productividad, la dependencia excesiva de materias primas con precios altamente volátiles y la reducción del flujo de remesas enviadas por los emigrantes.

LO QUE DEJA EL 2009 América Latina ha sido sacudida severamente por la desaceleración mundial desde finales de 2008 y durante todo el 2009. Según los cálculos del Ofin, el conjunto de PIB se contraería considerablemente en 2009, alrededor del 1,8 por ciento para el total de la región, terminando de esta manera con 6 años de ininterrumpido crecimiento.

La región del Caribe será la que se lleve la peor parte en la contracción.

La principal razón de ello es la fuerte baja en las remesas recibida de inmigrantes, lo que en algunos países representa cerca del 10 por ciento del PBI, y la abrupta caída del turismo, por la crisis financiera internacional y por la epidemia de influenza AH1N1.

En toda América Latina, las exportaciones registraron una fuerte caída, que comenzó en la segunda mitad del 2008, tanto en volumen como en valor, no sólo por la caída esperada en la demanda de los países desarrollados, sino también por la ola de medidas proteccionistas de estos países, lo que restringió aún más el comercio internacional.

Un menor nivel de actividad global y la contracción del comercio tuvieron un impacto negativo sobre los precios de los productos básicos y sobre los términos de intercambio.

Finalmente, la crisis afectó negativamente el mercado laboral. El desempleo sufrirá un aumento con respecto a 2008. Se estima que en 2009 llegará a un 8,3 por ciento de la población activa regional, con un deterioro en la calidad de los puestos de trabajo generados.

Sin embargo, la desaceleración de la inflación causada por la menor actividad económica contribuyó a resguardar los ingresos reales de los trabajadores.

LO QUE VIENE PARA COLOMBIA Según el Ofin, la recuperación de Colombia será de las más lentas de América Latina por factores políticos (año electoral) y el conflicto con Venezuela.

El mayor reto que tiene la economía colombiana es la diversificación de sus mercados de exportación, pues sus principales socios comerciales, Estados Unidos, la Unión Europea y Venezuela, el próximo año tendrán niveles de recuperación lentos y una disminución del crecimiento en el caso de Venezuela, con lo que se afectará de la misma manera la economía interna.

Al parecer, el principal problema generado por la fuerte caída del producto en 2009 ha sido el desempleo. En el mercado laboral se ha observado un aumento del desempleo que a nivel nacional pasó del 11,3 por ciento en 2008 al 11,8 por ciento en el año móvil entre octubre 2008 y septiembre de 2009, mientras que la de desempleo urbano se elevó del 11,5 al 12,6 por ciento.

Esta mayor tasa de de-socupación obedece a que la oferta laboral crece más rápido que la tasa de ocupación. La expansión de la oferta se atribuye al efecto del “trabajador adicional” propio de las crisis en Colombia, según el cual más miembros de la familia buscan insertarse en el mercado laboral y así compensar la pérdida de ingresos. A su vez, el incremento de la tasa de ocupación, se registra principalmente en actividades informales .

Para 2010 se espera una recuperación de la actividad económica y un crecimiento cercano al 2,5 por ciento, impulsado por el repunte del consumo.

* Economista, analista de Research de Openworld Investment Bank Consulting Para 2010 se espera una recuperación de la actividad económica y un crecimiento en torno al 2,5 por ciento”.

'' El mayor reto que tiene la economía colombiana es la diversificación de sus mercados de exportación.

'' Varios factores todavía generan incertidumbre sobre la posible recuperación de la América Latina.

Lo que viene para el año entrante.

A pesar de lo sufrido en 2009, la perspectiva económica de la región para 2010 es positiva. Con un 75 por ciento del PIB regional calificado como ‘investment grade’ (calificación desde AAA a BBB), el crecimiento económico inicia un repunte, lo que permite a A. Latina emerger de la crisis más rápido que la mayoría de los países desarrollados.

El ritmo de recuperación lo determinarán en parte, las condiciones globales, pero también la capacidad de cada país para estimular la economía a través de una política sostenible

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.