La gripa puso a prueba al mundo

La gripa puso a prueba al mundo

Ocho meses son poco para saber cómo evolucionará un virus como el causante de la gripa pandémica. Pero pocos dudan de que si hubiera sido más agresivo, los muertos por este mal hoy se contarían por millones. No es para menos, pues una de las características más notables del AH1N1 es su fácil transmisión. Desde que los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC), de Estados Unidos, confirmaron el 17 de abril los primeros casos de la enfermedad en dos niños californianos, el mundo no ha dejado de hablar de este virus que no sólo puso a prueba los sistemas de salud del planeta; también a los medios de comunicación –que debían informar sin sembrar pánico– y a la gente y su capacidad para autocuidarse. (VER INFOGRAFÍA: LA COMPOSICIÓN DEL VIRUS)

21 de diciembre 2009 , 12:00 a.m.

El virus, que en seis semanas llegó a todo el globo, ha infectado a millones de personas, y todo indica que las muertes sobrepasan las diez mil señaladas en el último reporte de la OMS. En Colombia, el Instituto Nacional de Salud (INS) habla de 3.098 casos confirmados (incluidos 190 fallecimientos).

Nunca como ahora fue evidente que las disparidades económicas y sociales marcan la diferencia entre el éxito y el fracaso en el control de una epidemia de este tipo. Vale decir, por ejemplo, que mientras el avanzado sistema de vigilancia epidemiológica de Estados Unidos reporta que más de 50 millones de sus ciudadanos han sido infectados (10.000 han muerto), hubo naciones centroamericanas que registraron sus primeros enfermos bien entrada la pandemia.

“Quedó demostrado –dice Rodrigo Córdoba, presidente electo de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas– que el número de infectados y muertos depende de la capacidad del sistema de salud de cada país para detectarlos”.

Por eso pese a que países como Colombia contaron desde el comienzo con protocolos claros de prevención de infecciones y de manejo de casos, se conocieron denuncias de personas que aunque tenían los síntomas, eran devueltas a su casa –donde exponían a toda la familia– y obligadas a reconsultar.

Aunque muchos afectados logran superar la gripa, algunos son diagnosticados demasiado tarde.

Primera pandemia del siglo, también un negocio La primera pandemia del siglo XXI deja otra lección, y es que sólo los sistemas de salud de las naciones ricas hoy pueden garantizar atención adecuada y acceso a tratamientos para sus ciudadanos.

Pese a los constantes llamados de las naciones en vías de desarrollo y de las autoridades mundiales de salud, sobre la necesidad de encontrar mecanismos para lograr una distribución equitativa de antivirales y vacunas entre ricos y pobres, eso no ocurrió en este caso. Por el contrario, la venta de estos medicamentos a los gobiernos se convirtió este año en un gran negocio para las casas farmacéuticas.

En un informe del diario Le Monde, Thierry Verrecchia, analista de la Sociedad de Inversión Raymond James Equities, estimó que “sólo con la venta de Tamiflú (oseltamivir) se generaron negocios por 1.300 millones de euros”, con utilidades del 40 por ciento. Fue inevitable que las naciones desarrolladas acapararan la producción mundial de vacunas contra la gripa pandémica. Por esa razón, mientras en Europa y Estados Unidos la vacunación masiva de la población está muy adelantada, América Latina y el Caribe apenas están negociando la compra de estos biológicos en bloque, a través del Fondo Global de la Organización Panamericana de la Salud. Diego Palacio, ministro de la Protección Social, estima que Colombia podría acceder a 1,9 millones de vacunas, “que no llegarían antes de febrero”.

Expertos estiman que para abril del 2011 toda la población mundial habrá tenido contacto con el AH1N1, que además de empezar a presentar resistencia al oseltamivir, ya está mutando (como ocurre con los virus de la influenza).

Esto generará la necesidad recurrente de nuevos fármacos y vacunas.

Veinte días de agonía Desde el domingo 6 de septiembre, cuando se quejó por primera vez de tos, fiebre y malestar, hasta el día en que recibió el diagnóstico de gripa AH1N1, pasaron 19 amargos días, los últimos para Lidia Marina Rosas, de 54 años.

El lunes esta mujer, madre de dos hijos, amaneció con vómito y diarrea. El martes 8, sintiéndose muy mal, Lidia llamó a su EPS, que le asignó una cita prioritaria para el viernes 11; pero su familia la vio tan deteriorada, que a las 9 de la noche de ese día la llevaron a urgencias de la Clínica El Bosque, de Bogotá. Allí la atendieron a las 3:00 de la madrugada del miércoles.

Sus hijos recuerdan que le pusieron suero, le hicieron unos exámenes que no mostraron anomalías, le recetaron un medicamento y la mandaron para la casa.

Pero Lidia no mejoró. Su familia la acompañó el viernes a la cita prioritaria; ese día le diagnosticaron bronquitis, le formularon antibióticos, analgésicos, un broncodilatador, terapias respiratorias y la mandaron para la casa. El sábado 12 siguió mal y sus hijos la llevaron a urgencias de la Clínica Nueva; allí el neumólogo le dijo a la familia que podría tratarse de la gripa AH1N1 y empezaron a darle Tamiflú.

En la tarde del domingo fue remitida a Méderi; fue hospitalizada en urgencias y, como su estado empeoró, fue enviada a cuidados intensivos, donde respiraba gracias a un ventilador; los médicos le dijeron a la familia que ya no luchaban contra la enfermedad de Lidia sino por salvarle la vida.

El jueves sufrió un paro cardiorrespiratorio y el viernes sus riñones empezaron a fallar. Para el martes 22 de septiembre ya estaba en coma. El jueves, un día antes de morir, confirmaron que Lidia tenía AH1N1. “Desde que empezaron los síntomas –dice su hijo, Ricardo Morera– sospechamos que era esa gripa, pero no la EPS ni los médicos que la vieron esa primera semana.

Ni siquiera nos oyeron. Para ellos fue importante cuando no había remedio”

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.